SA­LUD. ENEMI­GOS ÍNTIMOS.

He­rra­mien­tas pa­ra de­tec­tar y ven­cer a los vi­rus men­ta­les.

Perfil (Domingo) - Luz - - SUMARIO - -SO­LE­DAD DE LA TO­RRE

Así co­mo un vi­rus en el or­ga­nis­mo afec­ta la sa­lud y uno que se pro­pa­ga en In­ter­net, in­fec­ta una compu­tado­ra, los vi­rus men­ta­les - un con­cep­to de­ri­va­do de la Pro­gra­ma­ción Neu­ro­lin­güís­ti­ca (PNL) -es­tán con­for­ma­dos por ca­de­nas de creen­cias y pa­ra­dig­mas que se ha­cen pre­sen­tes ge­ne­ral­men­te des­de la in­fan­cia y ac­túan en for­ma no­ci­va ha­cia nues­tras emo­cio­nes, nues­tro com­por­ta­mien­to y, en de­fi­ni­ti­va, re­du­cien­do nues­tra ca­li­dad de vi­da.

En ma­yor o me­nor me­di­da, es­tas creen­cias li­mi­ta­do­ras afec­tan a to­das las per­so­nas, y aten­tan con­tra los sue­ños y pro­yec­tos. Sin em­bar­go, re­co­no­cer­las, tra­ba­jar­las y, fi­nal­men­te, des­ac­ti­var­las es po­si­ble. En es­ta no­ta, los es­pe­cia­lis­tas dan la fór­mu­la pa­ra lo­grar­lo y be­ne­fi­ciar­se con una vi­da en equi­li­brio.

PRI­MER PA­SO: CO­NO­CER­LOS En su obra Iden­ti­fi­ca­ción y cam­bio de creen­cias, Ro­bert Dilts (pio­ne­ro en PNL) pa­re­ce ser el pri­me­ro en re­fe­rir­se a los vi­rus men­ta­les al men­cio­nar la exis­ten­cia de es­tra­te­gias que con­du­cen a si­tua­cio­nes au­to­des­truc­ti­vas cu­yo fin es sa­bo­tear los es­fuer­zos pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos. Más tar­de, en Eli­mi­na los vi­rus men­ta­les con PNL, Do­nald Lo­fland desa­rro­lla y am­plía el con­cep­to. Si­guien­do a es­tos au­to­res, Axel Per­se­llo, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano de For­ma­ción e In­ves­ti­ga­ción (IAFI), ex­pli­ca que “un vi­rus men­tal es una creen­cia que no pue­de ser ac­tua­li­za­da. Es de­cir, que por más que la per­so­na to­me da­tos de la reali­dad y de sus ex­pe­rien­cias o mo­di­fi­que sus va­lo­res, no lo­gra dar­se cuen­ta de que pue­de ser cues­tio­na­da. Así, la creen­cia li­mi­tan­te, no le per­mi­te pro­gre­sar, me­jo­rar ni acep­tar. Por ejem­plo, la idea de que siem­pre hay que agra­dar, pue­de ser re­for­mu­la­da por quien se da cuen­ta de que de es­ta for­ma no con­si­guió re­sul­ta­dos. Sin em­bar­go, si es un vi­rus, en­con­tra­rá ex­pli­ca­cio­nes pa­ra se­guir cre­yen­do lo mis­mo e in­ten­tan­do agra­dar per­ma­nen­te­men­te”.

Da­niel Co­lom­bo, coach ex­per­to en CEO y al­ta ge­ren­cia, aña­de que, en ge­ne­ral, los vi­rus men­ta­les apa­re­cen “por apren­di­za­jes que ca­da uno hi­zo has­ta los sie­te años de vi­da. Ellos con­for­ma­ron al­gu­nos pa­tro­nes que trans­for­man en for­ma ne­ga­ti­va los re­sul­ta­dos de lo que se quie­re lo­grar”, ase­gu­ra el es­pe­cia­lis­ta.

Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de las creen­cias li­mi­ta­do­ras es que, co­mo cual­quier otro vi­rus, se con­ta­gian. “Ge­ne­ral­men­te, de los pa­dres y el en­torno. Y tam­bién po­de­mos in­fec­tar a quie­nes te­ne­mos al­re­de­dor. Así, los vi­rus men­ta­les re­co­rren el ár­bol ge­nea­ló­gi­co, impidiéndonos co­rrer­nos del lu­gar que nos fue de­ter­mi­na­do al ha­ber ab­sor­bi­do man­da­tos en la ni­ñez. Es­tas fór­mu­las men­ta­les nos em­po­bre­cen y nos in­fra­va­lo­ran, ge­ne­ran­do com­por­ta­mien­tos au­to­des­truc­ti­vos”, se­ña­la la li­cen­cia­da Ma­ria­na Kersz, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pias de pa­re­ja. TRANS­FOR­MA­CIÓN PO­SI­BLE Se­gún ex­pli­can los pro­fe­sio­na­les con­sul­ta­dos, es muy di­fí­cil es­ca­par de las creen­cias ya que siem­pre ter­mi­na­mos to­man­do una in­for­ma­ción co­mo si fue­ra la ver­dad ab­so­lu­ta. “Es­to se de­no­mi­na in­tro­yec­to o man­da­to, y tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca de con­ver­tir­se en vi­rus. En los úl­ti­mos años, por ejem­plo, se ins­ta­ló la idea de que, pa­ra ser lin­da, la mu­jer tie­ne que es­tar fla­ca. Y, aun­que po­da­mos dar­nos cuen­ta de que no es así, la so­cie­dad si­gue con­su­mien­do la delgadez co­mo si­nó­ni­mo de be­lle­za”, ase­ve­ra Per­se­llo.

Co­mo pue­de ver­se, los vi­rus in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en las per­so­nas. “La cul­pa, el re­sen­ti­mien­to, el mie­do, el pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo, la que­ja per­ma­nen­te, la in­ha­bi­li­dad pa­ra co­nec­tar con otros, la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y de em­pa­tía, son al­gu­nos de ellos. Al ser tan fre­cuen­tes, se los acep­ta so­cial­men­te co­mo nor­ma­les cuan­do, en ni­ve­les que pa­sen los um­bra­les to­le­ra­bles, se con­vier­ten en al­go li­mi­tan­te”, ad­vier­te Co­lom­bo.

La bue­na no­ti­cia es que, con cons­cien­cia, cons­tan­cia y per­se­ve­ran­cia, trans­for­mar lo ne­ga­ti­vo en po­si­ti­vo es po­si­ble. La cla­ve es­tá en re­co­no­cer­los vi­rus men­ta­les que nos afec­tan, des­ac­ti­var­los y re­em­pla­zar­los por los an­tí­do­tos apro­pia­dos. “Exis­ten va­rias he­rra­mien­tas efec­ti­vas, co­mo téc­ni­cas de afron­ta­mien­to, vi­sua­li­za­ción crea­ti­va, mo­de­los men­ta­les, neu­ro­coa­ching 4D, ma­ne­jo y con­trol del es­trés y la an­sie­dad y la re­pro­gra­ma­ción con PNL”, ase­gu­ra Co­lom­bo. Per­se­llo, en tan­to, re­sal­ta la im­por­tan­cia del rol del coach: “Cuan­do las per­so­nas to­man con­tac­to con su tris­te­za, de­bi­do a lo que él les mues­tra, de­ci­den de­jar de la­do sus vi­rus, aún a cos­ta de sa­ber que es­tán cam­bian­do par­te de su iden­ti­dad”, sin­te­ti­za el ex­per­to.

“UN VI­RUS MEN­TAL ES UNA CREEN­CIA QUE NO PUE­DE SER AC­TUA­LI­ZA­DA. ES DE­CIR, QUE POR MÁS DE QUE LA PER­SO­NA TO­ME DA­TOS DE LA REALI­DAD Y DE SUS EX­PE­RIEN­CIAS O MO­DI­FI­QUE SUS VA­LO­RES, NO LO­GRA DAR­SE CUEN­TA DE QUE PUE­DE SER CUES­TIO­NA­DA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.