LA NO DIE­TA.

El pro­gra­ma de ali­men­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca pro­po­ne cam­biar la for­ma de in­ge­rir ali­men­tos pa­ra per­der ki­los.

Perfil (Domingo) - Luz - - SUMARIO -

Can­sa­da de las mil y una die­tas que hi­cis­te (y del re­bo­te pos­te­rior), de con­tar ob­se­si­va­men­te ca­da ca­lo­ría que in­ge­rís, de las ago­bian­tes cla­ses de spin­ning, pen­dien­te de no pa­sar­te de la por­ción re­co­men­da­da, ni de sal­tear­te nin­gu­na de las cua­tro co­mi­das o co­la­cio­nes, su­ma­do a la ru­mia men­tal que te pro­du­ce la cul­pa del subiba­ja de la ba­lan­za? En­ton­ces es ho­ra de asu­mir cier­tos desafíos con tu ali­men­ta­ción pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do dis­tin­to y du­ra­de­ro.

La idea es po­der des­te­rrar pa­ra siem­pre el per­ga­mino de ex­cu­sas que se po­nen de ma­ni­fies­to a la ho­ra de co­men­zar con un plan de ali­men­ta­ción que nos per­mi­ta ver­nos y sen­tir­nos me­jor. Por eso, es mo­men­to de su­bir la do­sis de mo­ti­va­ción y co­no­cer las claves de la ali­men­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca, que en muy po­co tiem­po te ayu­da a mo­di­fi­car cier­tos há­bi­tos y con­quis­tar nue­vas ru­ti­nas nu­tri­cio­na­les pa­ra con­quis­tar el cuer­po con el que siem­pre so­ñas­te de una ma­ne­ra sa­lu­da­ble y, lo me­jor, sos­te­ner­lo a tra­vés del tiem­po.

EL PRO­GRA­MA DE ALI­MEN­TA­CIÓN FI­SIO­LÓ­GI­CA PRO­PO­NE ABAN­DO­NAR LOS PLA­NES DE ADEL­GA­ZA­MIEN­TO, CAM­BIAR LA MA­NE­RA DE CO­MER Y HA­CER­LO CON FE­LI­CI­DAD PA­RA OL­VI­DAR­SE PA­RA SIEM­PRE DE LOS KI­LOS DE MÁS.

¿QUÉ ES?

Se­gún su crea­dor, el Dr. Luis Sa­na­nes, el con­cep­to de es­te mé­to­do –que es una al­ter­na­ti­va po­si­ble an­te el fra­ca­so de las die­tas- es tan sim­ple co­mo re­vo­lu­cio­na­rio: “Só­lo se tra­ta de apren­der a co­mer por ham­bre y has­ta la sa­cie­dad, res­ta­ble­cien­do la ha­bi­li­dad in­na­ta de co­mer fi­sio­ló­gi­ca­men­te pa­ra al­can­zar el equi­li­brio ali­men­ta­rio, me­ta­bó­li­co y es­té­ti­co pa­ra adel­ga­zar y man­te­ner­se sa­lu­da­ble”.

De he­cho, to­dos na­ci­mos sa­bien­do co­mer de ma­ne­ra fi­sio­ló­gi­ca, es de­cir, en res­pues­ta al ham­bre es­to­ma­cal, úni­ca­men­te ali­men­tos na­tu­ra­les y só­lo has­ta sa­ciar­nos. Sin em­bar­go, es­ta ha­bi­li­dad in­na­ta se anu­la pre­coz­men­te por las mo­da­li­da­des ci­vi­li­za­das de co­mer (ex­ce­sos y die­tas), pe­ro so­bre to­do por las con­duc­tas adic­ti­vas y los efec­tos tó­xi­cos que pro­du­cen los ali­men­tos ar­ti­fi­cia­les (re­fi­na­dos, in­dus­tria­li­za­dos y ela­bo­ra­dos) que nos im­po­nen des­de la in­fan­cia.

Es­ta nue­va al­ter­na­ti­va, en­ton­ces, di­fie­re de to­dos los de­más tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les. “Se ba­sa en un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble y pla­cen­te­ro, no ha­cer die­tas nun­ca más, co­mer en res­pues­ta al ham­bre es­to­ma­cal, en vez de lu­char contra él y re­cu­rrir a los ali­men­tos na­tu­ra­les pa­ra al­can­zar la sa­cie­dad. ¡Más sim­ple im­po­si­ble!”, des­cri­be el mé­di­co, quien ha plas­ma­do to­dos es­tos con­cep­tos en su li­bro Ali­men­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca (edi­to­rial Li­bros en Red) .

REAPRENDIZAJE

El pri­mer pa­so es reapren­der a ali­men­tar­se, es de­cir, es­pe­rar a que la ver­da­de­ra sen­sa­ción de ham­bre ne­ce­sa­ria­men­te apa­rez­ca. “Qui­zás lle­ve un cier­to en­tre­na­mien­to pre­vio de­tec­tar ese gru­ñi­do en el es­tó­ma­go, la sen­sa­ción de va­cío o lan­gui­dez es­to­ma­cal, ya que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos. Con­tra­ria­men­te, en la ma­yo­ría de las die­tas siem­pre nos in­cul­ca­ron que no es bueno sen­tir ham­bre”, acla­ra el Dr. Sa­na­nes.

La in­ges­ta se de­tie­ne cuan­do se per­ci­be la sa­cie­dad, “un sus­pi­ro in­vo­lun­ta­rio que siem­pre es­tá

“SE TRA­TA DE CO­MER CUAN­DO SE TIE­NE HAM­BRE Y HAS­TA LA SA­CIE­DAD PA­RA AL­CAN­ZAR EL EQUI­LI­BRIO ME­TA­BÓ­LI­CO”.

pre­sen­te en la mi­tad del pla­to y que sue­le no re­gis­trar­se, por es­te acos­tum­bra­mien­to a ter­mi­nar de co­mer to­da la por­ción”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

En­ton­ces, la cla­ve es­tá en apren­der a sin­cro­ni­zar la in­ges­ta de ali­men­tos na­tu­ra­les con el ham­bre es­to­ma­cal. “Ése es el mo­men­to exac­to en el que el tu­bo di­ges­ti­vo es­tá pre­pa­ra­do y re­cep­ti­vo, en esa cir­cuns­tan­cia, la ca­pa­ci­dad de apro­ve­cha­mien­to ener­gé­ti­co es la óp­ti­ma”, ase­gu­ra el crea­dor del con­cep­to de re­edu­ca­ción ali­men­ta­ria. Es de­cir, cuan­do se con­su­me por ham­bre es­to­ma­cal, la ener­gía pro­ve­nien­te del ali­men­to in­ge­ri­do se uti­li­za pa­ra los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos del or­ga­nis­mo y se con­su­me rá­pi­da­men­te. En cam­bio, cuan­do se co­me sin ham­bre, el me­ta­bo­lis­mo es­tá me­nos >>

re­cep­ti­vo y la ener­gía pro­ve­nien­te del ali­men­to in­ge­ri­do tien­de a acu­mu­lar­se co­mo re­ser­va de gra­sa den­tro del te­ji­do adi­po­so.

Ade­más, es­te pro­ce­so de ali­men­ta­ción tien­de a res­ta­ble­cer el ci­clo cir­ca­diano nor­mal de la ali­men­tac ión (el acom­pa­sa­mien­to del or­ga­nis­mo al ré­gi­men lu­mí­ni­co na­tu­ral que, a su vez, ri­ge pro­ce­sos ce­lu­la­res co­mo los ci­clos hor­mo­na­les, su pro­li­fe­ra­ción y su muer­te).

El se­gun­do pa­so es re­du­cir el con­su­mo de ali­men­tos re­fi­na­dos e in­dus­tria­li­za­dos e in­cor­po­rar a la ali­men­ta­ción dia­ria ali­men­tos na­tu­ra­les e in­te­gra­les y en lo po­si­ble or­gá­ni­cos. Es de­cir, aque­llos pro­duc­tos que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za, que po­seen to­dos los nu­trien­tes esen­cia­les que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta pa­ra es­tar sano y pro­te­gi­do de di­ver­sas en­fer­me­da­des.

Qui­zás, al prin­ci­pio, es­ta re­edu­ca­ción ali­men­ta­ria sea un desafío, com­pa­ra­ble a apren­der a ma­ne­jar un au­to, por eso, es ne­ce­sa­rio te­ner­se pa­cien­cia y no po­ner­le un freno a la an­sie­dad. Al co­mien­zo, nos so­le­mos en­con­trar con la ex­pec­ta­ti­va de las se­ña­les del or­gas­nis­mo que avi­sa cuán­do, qué y cuán­to co­mer. Pa­sa­do un tiem­po, se trans­for­ma­rá en un há­bi­to au­to­má­ti­co y co­ti­diano. En­ton­ces, la ha­bi­li­dad in­na­ta de co­mer fi­sio­ló­gi­ca­men­te pue­de ser res­ta­ble­ci­da. De es­ta for­ma. la con­duc­ta ali­men­ta­ria, el me­ta­bo­lis­mo y el pe­so re­tor­nan a sus cau­ces ori­gi­na­les, a un ré­gi­men nor­mo­ca­ló­ri­co, au­to­rre­gu­la­do. El mé­to­do, muy efec­ti­vo pa­ra cam­biar es­ti­los de vi­da y re­du­cir el pe­so en for­ma es­ta­ble, se con­vier­te en una va­lio­sa he­rra­mien­ta fren­te a la epi­de­mia de so­bre­pe­so y obe­si­dad. “Es una es­tra­te­gia útil en nu­tri­ción an­ti­en­ve­je­ci­mien­to, ali­men­ta­ción fun­cio­nal y or­to­mo­le­cu­lar por­que en­se­ña a pre­fe­rir los ali­men­tos na­tu­ra­les, a do­mi­nar el di­fí­cil ar­te de la fru­ga­li­dad y a man­te­ner un pe­so ade­cua­do”, con­clu­ye el Dr. Sa­na­nes.

CUAN­DO SE CO­ME SIN HAM­BRE, EL ME­TA­BO­LIS­MO ES­TÁ ME­NOS RE­CEP­TI­VO Y LA ENER­GÍA DE LOS ALI­MEN­TOS TIEN­DE A ACU­MU­LAR­SE CO­MO RE­SER­VAS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.