SOL, MÚ­SI­CA, YO­GA Y MU­CHO MÁS.

La aho­ra DJ Vi­gi­nia Da Cun­ha pa­sea con no­so­tros por Ca­li­for­nia.

Perfil (Domingo) - Luz - - SUMARIO - >>

ali­for­nia girl, co­mo can­tan los Beach Boys des­de los años ‘60, o “gurl”, se­gún el ha­blar po­pu­lar y la más mo­der­na can­ción de Katy Perry. Eso po­dría ser Vir­gi­nia Da Cun­ha, la DJ y ex Ban­da­na que no tie­ne re­pa­ros en afir­mar que el Es­ta­do nú­me­ro 31 de los Es­ta­dos Uni­dos (co­no­ci­do por to­dos co­mo el Gol­den Sta­te) es su lu­gar en el mun­do. “Con­cen­tra to­do lo que más me in­tere­sa: el show bu­si­ness, la vi­da sa­na, el de­por­te, el sol... De ver­dad creo que es el des­tino per­fec­to pa­ra vi­vir, y no des­car­to ha­cer­lo en un fu­tu­ro”, co­men­ta. Co­no­ce­do­ra ex­per­ta de esas tie­rras, Vir­gi­nia aca­ba de vol­ver de una nue­va es­ta­día allá, mo­ti­va­da es­ta vez por la in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par co­mo DJ en el Lightning in a Bottle Fes­ti­val (LIB). “La ver­dad, no te­nía mu­cha idea de qué iba el fes­ti­val, de he­cho du­dé bas­tan­te en acep­tar. Fi­nal­men­te lo hi­ce y no pue­do es­tar más con­ten­ta ya que vi­ví ahí una de las ex­pe­rien­cias más inol­vi­da­bles de mi vi­da. Fue­ron cin­co días in­creí­bles, que su­pe­raron a cual­quier otro fes­ti­val que ha­ya co­no­ci­do, in­clui­dos Coa­che­lla (el me­ga fes­ti­val que se ce­le­bra en la lo­ca­li­dad de In­dio) o el pro­pio Lo­lla­pa­loo­za”, sen­ten­cia.

An­tes de lle­gar allí (al con­da­do de San Luis Obis­po, en la cos­ta Cen­tral de Ca­li­for­nia) Vir­gi­na pa­só unos días en Los Án­ge­les, ciu­dad que co­no­ce de me­mo­ria pe­ro que siem­pre la sor­pren­de con al­go nue­vo. “Ten­go ami­gos y pa­rien­tes vi­vien­do allá con los que sue­lo ha­cer de to­do”, cuen­ta y en­se­gui­da ex­pli­ca que su “de to­do” es tan li­te­ral co­mo abar­ca­ti­vo e in­clu­ye ac­ti­vi­da­des co­mo el surf, las ca­mi­na­tas por el Run­yon Can­yon Park (“un clá­si­co hi­ke por las Holly­wood Hills, bien cer­ca del fa­mo­so car­tel”) o el re­pa­so por los nue­vos lo­ca­les im­per­di­bles de ba­rrios co­mo Ve­ni­ce Beach, Be­verly Hills o West Holly­wood. Ca­si sin dar res­pi­ro, la jo­ven enu­me­ra va­rios de ellos: “Pa­ra ce­nar, re­co­mien­do Gje­li­na, un ex­qui­si­to res­tó de que­sos y piz­zas mien­tras que pa­ra el al­muer­zo creo que no hay na­da me­jor que Ca­fe Gra­ti­tu­de: co­mi­da or­gá­ni­ca y ju­gos na­tu­ra­les pe­ro muy ori­gi­na­les”, sen­ten­cia.

A con­tra­mano de mu­chos tu­ris­tas (y de la gran ma­yo­ría de los lo­ca­les) Vir­gi­nia sue­le ele­gir la bi­ci­cle­ta co­mo me­dio de trans­por­te fa­vo­ri­to en una ciu­dad do­mi­na­da por las au­to­pis­tas y las lar­gas dis­tan­cias. “Si te que­dás por la zo­na de West Holly­wood po­dés te­ner mu­chos atrac­ti­vos a mano”, di­ce y po­ne co­mo ejem­plo a The Far­mers Mar­ket (“ideal pa­ra un shop­ping re­ca­ta­do”) o el Cha­teau Mar­mont, el ho­tel que ha si­do de­cla­ra­do co­mo el más co­ol de la ciu­dad, re­ple­to de fa­mo­sos y le­yen­das de to­do ti­po. “En ese bar ha­cen el me­jor Mos­cow Mule (tra­go a ba­se de vod­ka que sue­le ser­vir­se en una ja­rra de co­bre) del mun­do”, afir­ma.

Con su idi­lio por Los Án­ge­les ple­na­men­te re­no­va­do, la jo­ven se di­ri­gió en­ton­ces al nor­te de la ciu­dad, a los al­re­de­do­res del La­go San An­to­nio, don­de se desa­rro­lló la edi­ción 2017 del Lightning

in a Bottle Fes­ti­val (LIB), un en­cuen­tro que na­ció co­mo un fes­te­jo de cum­plea­ños y que con el tiem­po se fue trans­for­man­do en una suer­te de “cum­bre sus­ten­ta­ble”, don­de do­mi­na la mú­si­ca pe­ro tam­bién el yo­ga, el ar­te, la me­di­ta­ción y el res­pe­to por el en­torno na­tu­ral (ma­yor­men­te de­sér­ti­co) don­de se desa­rro­lla. “Coa­che­lla qui­zá tie­ne to­do el marketing, pe­ro es­te fes­ti­val lo su­pera en to­do. En la ofer­ta ar­tís­ti­ca pe­ro tam­bién, y prin­ci­pal­men­te, en la “es­pi­ri­tual”, ya que en ca­da car­pa hay una pro­pues­ta real de au­to co­no­ci­mien­to, ya sea a tra­vés del yo­ga, el ar­te cós­mi­co, la me­di­ta­ción o la in­ter­pre­ta­ción de sue­ños”, co­men­ta a la vez que re­cuer­da al­gu­nas de sus pro­pues­tas gas­tro­nó­mi­cas: “Pro­bé de to­do pe­ro los pla­tos que más re­cuer­do son las so­pa de mi­so y el snack de al­gas”, re­la­ta.

El ca­lor, cla­ro, do­mi­nó las cin­co jor­na­das del en­cuen­tro, pe­ro pa­ra ella no fue un pro­ble­ma. “Yo soy muy so­lar y diur­na. Me en­can­tan los de­por­tes, la vi­da al ai­re li­bre y el con­tac­to cru­do con la na­tu­ra­le­za. Ade­más, sien­to que con es­te fes­ti­val en­con­tré la de­mos­tra­ción per­fec­ta de que el ar­te no tie­ne por qué es­tar siem­pre li­ga­do a la no­che y a las to­xi­nas. De he­cho, pa­ra mí de­be­ría ser exac­ta­men­te al con­tra­rio”, con­clu­ye.

“COA­CHE­LLA QUI­ZÁ TIE­NE TO­DO EL MARKETING, PE­RO ES­TE FES­TI­VAL LO SU­PERA EN TO­DO. EN LA OFER­TA AR­TÍS­TI­CA PE­RO TAM­BIÉN, Y PRIN­CI­PAL­MEN­TE, EN LA ‘ES­PI­RI­TUAL’”.

SURFIN’ USA. Vir­gi­nia en Ve­ni­ce Beach, una zo­na que co­no­ce ca­si de me­mo­ria y que si­gue sien­do una de sus fa­vo­ri­tas.

Las obras de ar­te son una cons­tan­te de to­do el fes­ti­val. Es­te año, cuen­ta Vir­gi­nia, las llu­vias pre­vias for­ma­ron un pre­cia­do la­go na­tu­ral en el pre­dio que mi­ti­gó el ca­lor de­sér­ti­co.

MELROSE AVENUE. Es­ta ar­te­ria prin­ci­pal, que une San­ta Monica con Be­verly Hills -y que atra­vie­sa to­do West Holly­wood- es uno de sus musts.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.