TEN­DEN­CIA. POR UN PLA­CARD FE­LIZ.

Dos ex­per­tas nos ayu­dan a re­pen­sar el guar­da­rro­pa de ma­ne­ra in­te­gral y or­de­na­da.

Perfil (Domingo) - Luz - - SUMARIO - –PA­BLO STEINMANN.

La ma­gia del or­den, ti­tu­ló la ja­po­ne­sa Ma­rie Kon­do a su pri­mer li­bro, un au­tén­ti­co best se­ller glo­bal que la lle­vo a dar con­fe­ren­cias y en­tre­vis­tas en to­do el mun­do. Su mé­to­do -au­to­de­no­mi­na­do Ko­nMa­ri- se trans­for­mó en ten­den­cia ba­jo una pre­mi­sa que en prin­ci­pio pa­re­ce sen­ci­lla: “des­ha­cer­se de to­do aque­llo que no usa­mos”.

En ma­te­ria de mo­da, sin em­bar­go, esa má­xi­ma pa­re­ce ser bas­tan­te más di­fí­cil de lle­var a ca­bo y es por eso que ca­da vez más ex­per­tas ofre­cen sus ser­vi­cios pa­ra re­pen­sar, reor­de­nar y des­in­to­xi­car el guar­da­rro­pa. Co­no­ci­da en re­des co­mo @gu­ru­del­pla­card, Ale­jan­dra Jo­se­vic es una de ellas. “Mi pro­pia ex­pe­rien­cia de vi­da me lle­vó a es­to. Tra­ba­jé du­ran­te dos dé­ca­das en la mo­da (pri­me­ro co­mo pro­duc­to­ra, lue­go co­mo en­car­ga­da de com­pras de un im­por­tan­te re­tai­ler y fi­nal­men­te co­mo di­se­ña­do­ra) y siem­pre es­tu­ve en mo­vi­mien­to: vi­ví en Nue­va York y Mia­mi y en Bue­nos Ai­res me mu­dé in­con­ta­ble can­ti­dad de ve­ces. Ar­mé mi­les de clo­sets en to­do ese tiem­po y siem­pre res­pe­té la mis­ma con­si­ga: só­lo guar­do lo que uso”, sin­te­ti­za. Ene­mi­ga de la ob­se­sión por el or­den, Ale­jan­dra ofre­ce un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do que bus­ca in­da­gar en las par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da es­ti­lo. Sus prin­ci­pa­les enemi­gos, di­ce,

son los “por­si”: “Por si adel­ga­zo, por si lo ne­ce­si­to más ade­lan­te, por si vuel­ve a es­tar de mo­da… To­das esas ex­cu­sas que nos po­ne­mos pa­ra re­te­ner tal o cual pren­da no son más que una men­ti­ra que só­lo ter­mi­na sien­do fun­cio­nal al des­or­den del pla­card”, apun­ta.

En esa mis­ma lí­nea ar­gu­men­ta­ti­va se ano­ta la bra­si­le­ra Da­ni Re­gis (@daniregis.imagenpersonal), que des­de 2010 tra­ba­ja en nues­tro país co­mo ase­so­ra de ima­gen, in­cor­po­ran­do siem­pre el guar­da­rro­pa co­mo ins­tan­cia cla­ve de su tra­ba­jo. “Al pla­card de ca­da clien­ta lle­go des­pués de un lar­go re­pa­so teó­ri­co y prác­ti­co so­bre qué sig­ni­fi­ca y pa­ra qué pue­de ser­vir ca­da pren­da. To­do lo que ves­ti­mos trans­mi­te una in­for­ma­ción so­bre no­so­tros, eso es lo que se ana­li­za en con­jun­to y so­bre un im­por­tan­te pro­ce­so de in­da­ga­ción per­so­nal, so­bre el es­ti­lo e ima­gen ac­tual de ca­da una”, afir­ma.

Re­cién con esa in­for­ma­ción a mano, Da­ni avan­za so­bre lo que ca­li­fi­ca co­mo un com­ple­to “detox” de clo­set. Ade­más de las pren­das “por­si”, la ex­per­ta sue­le en­con­trar­se con un im­por­tan­te cau­dal de ro­pa emo­cio­nal, li­ga­da a im­por­tan­tes mo­men­tos de la vi­da per­so­nal. “Pa­ra ellos, sue­lo ape­lar a lo que lla­mo la ‘va­li­ja de las emo­cio­nes’, un equi­pa­je pa­ra fu­tu­ro des­car­te don­de en­tran des­de aque­llos ves­ti­dos que ‘me com­pré en la In­dia’ has­ta esa pren­da que me ‘re­ga­ló mi ami­ga o mi no­vio’ y que com­par­te con las an­te­rio­res un mis­mo signo: hoy no nos re­pre­sen­tan pa­ra na­da”, sentencia.

Y ahí, en esa mu­ta­ción de es­ti­lo es don­de ella po­ne su ma­yor én­fa­sis. “Te­ne­mos que pensarnos no co­mo un ár­bol, estático y cons­tan­te, sino co­mo un río, que flu­ye sin pa­rar y que va­ría con el tiem­po. Nues­tra ro­pa tie­ne que acom­pa­ñar ese mo­vi­mien­to”, sentencia y en­se­gui­da agre­ga que no por eso, la con­sul­ta de­be ser re­gu­lar: “no ne­ce­si­tan de mí ca­da tem­po­ra­da. Al fi­na­li­zar el pro­ce­so ca­da clien­ta ya sa­be ele­gir y prio­ri­zar por sí so­la”.

A con­tra­mano de Ale­jan­dra, Da­ni cree que no exis­ten los im­pres­cin­di­bles del pla­card. “No to­das ne­ce­si­ta­mos un ves­ti­do ne­gro o una ca­mi­sa blan­ca. De­pen­de del co­lor de piel de ca­da mu­jer, de su figura y de mu­chí­si­mas co­sas más. In­sis­to: yo só­lo acon­se­jo guar­dar lo que real­men­te se ajus­ta al ti­po de ima­gen que esa per­so­na quie­re brin­dar”, en­fa­ti­za.

Rea­cia a las re­glas fi­jas, Da­ni ac­ce­de a pen­sar cier­tas pau­tas ge­ne­ra­les pa­ra guiar a los es­pí­ri­tus más des­or­de­na­dos. “El ojo hu­mano siem­pre se po­sa en la par­te de arri­ba por eso los ‘bot­toms’ (po­lle­ras, pan­ta­lo­nes y has­ta al­gu­nos ves­ti­dos) de­be­rían ocu­par en­tre un ter­cio y un cuar­to del pla­card, en com­pa­ra­ción con los ‘tops’ (ca­mi­sa, re­me­ras, blu­sas y abri­gos). Arries­gan­do ci­fras di­ría que en­tre 15 y 20 ‘bot­toms’ y unos 45 o 50 ‘tops’ es una me­di­da acep­ta­ble de pla­card. ¿Cal­za­do? De­pen­de la ac­ti­vi­dad, pe­ro en ge­ne­ral di­ría que guar­dar más de diez pa­res (en­tre za­pa­tos y za­pa­ti­llas) es in­ne­ce­sa­rio”, co­men­ta.

Ale­jan­dra se su­ma y apor­ta más tips: “Or­de­nar la ro­pa por ca­te­go­ría siem­pre es un buen con­se­jo, lo mis­mo que uti­li­zar las per­chas (blan­cas e igua­les, en lo po­si­ble) só­lo pa­ra las pren­das su­pe­rio­res. Los pan­ta­lo­nes se pue­den do­blar sin arru­gar­se, so­bre to­do si son ‘pe­sa­dos’, de jean o ga­bar­di­na. En los ca­jo­nes, es cla­ve usar se­pa­ra­do­res que evi­tan el clá­si­co re­vol­ti­jo de me­dias y ro­pa interior”.

Am­bas ex­per­tas coin­ci­den en que dar­se tiem­po y es­pa­cio pa­ra el pro­ce­so de pur­ga es esen­cial. “So­las o con una ex­per­ta, pe­ro no con ami­gas o fa­mi­lia­res que sue­len apor­tar más caos que cla­ri­dad”, co­men­ta Ale­jan­dra an­tes de ce­rrar: “Co­mo siem­pre di­go, el guar­da­rro­pa es lo pri­me­ro con lo que nos to­pa­mos a la ma­ña­na. Si esa ima­gen en con­fu­sa, des­or­de­na­da y con na­da lin­do a la vis­ta, es muy pro­ba­ble que nues­tro día tam­bién ter­mi­ne sien­do así”.

“TE­NE­MOS QUE PENSARNOS NO CO­MO UN ÁR­BOL, ESTÁTICO Y CONS­TAN­TE, SINO CO­MO UN RÍO, QUE FLU­YE SIN PA­RAR Y QUE VA­RÍA CON EL TIEM­PO. NUES­TRA RO­PA TIE­NE QUE ACOM­PA­ÑAR ESE MO­VI­MIEN­TO”, -DA­NI RE­GIS (@DANIREGIS. IMAGENPERSONAL).

“POR SI ADEL­GA­ZO, POR SI LO NE­CE­SI­TO MÁS ADE­LAN­TE, POR SI VUEL­VE A ES­TAR DE MO­DA… TO­DAS ESAS EX­CU­SAS QUE NOS PO­NE­MOS PA­RA RE­TE­NER TAL O CUAL PREN­DA NO SON MÁS QUE UNA MEN­TI­RA QUE SÓ­LO TER­MI­NA SIEN­DO FUN­CIO­NAL AL DES­OR­DEN DEL PLA­CARD”, -ALEJANDA JO­SE­VIC (@GU­RU­DEL­PLA­CARD).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.