“TEN­GO EL DON DE LA PER­SE­VE­RAN­CIA”

Tie­ne ape­nas 27 años pe­ro ya vi­vió de to­do, pri­me­ro jun­to a la dan­za (fue par­te del pres­ti­gio­so Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre de Nue­va York) y lue­go con la mo­da, mun­do al que lle­gó si­guien­do los con­se­jos de Ca­ro­li­na He­rre­ra y Nao­mi Camp­bell. In­quie­ta y apa­sio­na

Perfil (Domingo) - Luz - - MODA - -PA­BLO STEINMANN.

De Bahía Blan­ca a Bue­nos Ai­res, Nash­vi­lle, Nue­va York, Lon­dres y Tokio, en­tre otros des­ti­nos. Los se­llos en sus pa­sa­por­tes po­drían dis­pa­rar mil pre­gun­tas y qui­zá nin­gu­na re­suel­va la más esen­cial de to­das: ¿quién es en esen­cia Melisa Garat? “Una apa­sio­na­da in­can­sa­ble”, di­ce ella y en­se­gui­da re­cuer­da sus pri­me­ros pa­sos en la dan­za en una Bahía Blan­ca que se sor­pren­día de su te­són. “Te­nía 8 años pe­ro ya sa­bía que eso era lo que que­ría ha­cer a to­da cos­ta”, agre­ga la figura de Mul­ti­ta­lent. Una be­ca la tra­jo a Bue­nos Ai­res y lue­go, al fa­mo­so Tea­tro Co­lón, al que ac­ce­dió tras una ri­gu­ro­sí­si­ma pre­pa­ra­ción en los ta­lle­res de Ma­xi­mi­li­ano Gue­rra y Ju­lio Boc­ca. El ca­za ta­len­tos Paul Vas­ter­ling se la lle­vó lue­go al Nash­vi­lle Ba­llet de Ten­nes­se, com­pa­ñía que ter­mi­nó ca­ta­pul­tán­do­la al Ame­ri­can Ba­llet Thea­tre de Nue­va York y al Ro­yal Ba­llet de Lon­dres. “Me be­ca­ron en las dos es­cue­las pe­ro ter­mi­né en la de Nue­va York por­que en la bri­tá­ni­ca, al ser ex­tran­je­ra, ne­ce­si­ta­ba apro­ba­ción de la Rei­na. Cuan­do me di­je­ron que era así, pen­sé que era un cuen­to, pe­ro no, fi­nal­men­te lle­gó esa car­ta, aun­que a esa al­tu­ra yo ya es­ta­ba ins­ta­la­da en Man­hat­tan”, re­cuer­da. A los 17 en­ton­ces, co­men­zó su lar­ga aven­tu­ra neo­yor­ki­na, que du­ró ocho años y tu­vo de to­do: ru­ti­nas sú­per es­tric­tas de dan­za y una gra­dua­ción a to­do dar en el Me­tro­po­li­tan Mu­seum of Art (MET) fren­te a la en­ton­ces pa­re­ja pre­si­den­cial de Ba­rack y Mi­che­lle Oba­ma. De a po­co, ade­más, Melisa fue des­cu­brien­do nue­vos mun­dos. “Siem­pre tu­ve la vir­tud de sa­ber es­cu­char a los de­más, así que cuan­do dos per­so­na­li­da­des co­mo Ca­ro­li­na He­rre­ra y Nao­mi Camp­bell me di­je­ron tras un des­fi­le al que ha­bía­mos si­do in­vi­ta­das co­mo bai­la­ri­nas que yo tam­bién de­bía mo­de­lar, el gus­to por la pa­sa­re­la se ins­ta­ló en mi ca­be­za”. Con la agen­cia NY Mo­dels, y ba­jo el en­tra­dor seu­dó­ni­mo de “la bai­la­ri­na de la mo­da”, tra­ba­jó pa­ra fir­mas co­mo Cha­nel, Louis Vuit­ton >>

“ME HA TO­CA­DO ES­TAR EN GALAS Y EVEN­TOS CON FI­GU­RAS CO­MO LEO­NAR­DO DICA­PRIO, ADAM LE­VI­NE, MARC JA­COBS O RIHANNA Y A NIN­GUNO LES PE­DÍ UNA FO­TO. PRE­FIE­RO UNA CHAR­LA IN­FOR­MAL A UNA SEL­FIE PA­RA LAS RE­DES”.

y Ste­lla McCart­ney, hi­zo edi­to­ria­les pa­ra Vo­gue y pro­ta­go­ni­zó una me­ga pu­bli­ci­dad de Sony don­de bai­ló El pá­ja­ro azul a pu­ro sal­to y grand je­té. “Se ro­dó en Ja­pón y fue una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble”, re­cuer­da.

En pa­ra­le­lo, la jo­ven em­pe­zó a rea­li­zar ca­da vez más cas­tings pa­ra pro­yec­tos pu­bli­ci­ta­rios y ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. “Es­tu­ve a pun­to de que­dar en la re­ma­ke de Fa­ma, de 2009, y por suer­te que no lo lo­gré, la pe­lí­cu­la ter­mi­nó sien­do des­tro­za­da por la crí­ti­ca y el público”, co­men­ta con una pí­ca­ra son­ri­sa.

Due­ña de un es­ti­lo ecléc­ti­co y cosm­po­li­ta, muy an­cla­do en el fa­mo­so “street sty­le” que tan­to la cau­ti­vó en Nue­va York, Melisa afir­ma que es “ce­ro cho­lu­la”. “Me ha to­ca­do es­tar en galas y even­tos con fi­gu­ras co­mo Leo­nar­do DiCa­prio, Adam Le­vi­ne, Marc Ja­cobs o Rihanna y a nin­guno les pe­dí una fo­to. Pre­fie­ro una char­la in­for­mal a una sel­fie pa­ra las re­des”, com­ple­ta.

Ha­ce tres años que em­pren­dió su vuel­ta de­fi­ni­ti­va al país, don­de se con­vir­tió en Ma­xi­me, la bai­la­ri­na afran­ce­sa­da de Hei­di, Bien­ve­ni­da a ca­sa (Nic­ke­lo­deon) y, en la vi­da real, en la no­via de Patricio Sar­de­lli, el gui­ta­rris­ta y can­tan­te de Air­bag. “Cuan­do lo co­no­cí no te­nía idea de quién era. Re­cuer­do que en nues­tra pri­me­ra ci­ta se le acer­ca­ron unas chi­cas a pe­dir­le au­tó­gra­fos y yo no en­ten­día na­da. Fi­nal­men­te lo goo­gleé y ahí caí en la cuen­ta de con quién es­ta­ba sa­lien­do. Es­ta­mos jun­tos ha­ce ca­si cua­tro años ya, un tiem­pi­to fue a dis­tan­cia y aho­ra ple­na­men­te ins­ta­la­dos acá, muy fe­li­ces y enamo­ra­dos”, sentencia an­tes de con­cluir: “Sien­to que en mi vi­da to­do se dio de a po­co y de una ma­ne­ra muy na­tu­ral. Ten­go el don de la per­se­ve­ran­cia y eso me ayu­dó mu­cho a ir con­si­guien­do tan­tas co­sas. Y en mun­dos tan dis­tin­tos ade­más. La cla­ve su­pon­go que es­tá en te­ner un apo­yo real –y mi fa­mi­lia lo fue en to­do sen­ti­do- y las ga­nas in­tac­tas de se­guir ex­plo­ran­do ca­mi­nos. En eso es­toy”.

FO­TOS: @ALEXBASCUAS. PRO­DUC­CIÓN: MA­RIA­NA GAIBISSO.

Ca­mi­sa am­plia ($2700, Jua­ni­ta Jo), fal­da con vo­la­do (con­sul­tar pre­cio, Ca­ro­li­na Mü­ller) y san­da­lias ($6750, Val­dez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.