TEN­DEN­CIA. TEA­TRO POR­TE­ÑO: RE­VO­LU­CIÓN SIN FIN.

El tea­tro se re­nue­va e in­no­va con­ti­nua­men­te con pro­pues­tas tan atrac­ti­vas como sin­gu­la­res.

Perfil (Domingo) - Luz - - SUMARIO - >>

Bue­nos Ai­res, ca­pi­tal del tea­tro. Mez­cla de slo­gan, con efec­ti­va mar­ca de iden­ti­dad, esa má­xi­ma ya se ha me­ti­do con fuer­za en la ca­be­za de los por­te­ños (ca­si tan­to como el psi­coa­ná­li­sis po­dría de­cir­se…). Con un nú­me­ro de sa­las siem­pre en as­cen­so (se cal­cu­lan que hoy hay unas 200 en to­tal, con­tan­do el cir­cui­to ofi­cial, el co­mer­cial y el ca­da vez más pro­lí­fi­co cir­cui­to off), la ca­pi­tal por­te­ña se ha equi­pa­ra­do ha­ce ra­to (y en al­gu­nos ca­sos, su­pe­ra­do) a otras pla­zas tea­tra­les como Nue­va York, Lon­dres, Berlín y Pa­rís.

Lo bueno es que le­jos de dor­mir­se en los lau­re­les,

la ciu­dad pa­re­ce de­ci­di­da a in­no­var ca­da vez más en la ma­te­ria, ape­lan­do a nue­vos for­ma­tos, ideas y, so­bre to­do, a un nue­vo ti­po de es­pec­ta­dor.

“Es muy gra­ti­fi­can­te ver que en­tre el pú­bli­co que se acer­ca hay mu­cha gen­te no ha­bi­tua­da a ir al tea­tro”, co­men­ta Ju­lie­ta No­va­rro, due­ña y cu­ra­do­ra de Mi­cro­tea­tro, la pro­pues­ta que ha­ce po­co des­em­bar­co en el país y ya sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños con su com­bo de co­mi­da gour­met y “micro-obras” de ape­nas quin­ce mi­nu­tos de du­ra­ción, en sa­las de 15m2, don­de no en­tran más de quin­ce es­pec­ta­do­res.

“Con Pa­blo Bos­si, mi so­cio, co­no­ci­mos la pro­pues­ta en Es­pa­ña y nos que­da­mos des­lum­bra­dos, por lo dis­tin­to, lo dis­rup­ti­vo y lo in­no­va­dor”, cuen­ta y en­se­gui­da ad­mi­te que el es­pec­ta­dor mi­llen­nial, tan acos­tum­bra­do al for­ma­to on de­mand es par­te esen­cial de un tar­get que, de to­das ma­ne­ras, ya de­mos­tró una só­li­da he­te­ro­ge­nei­dad. “Vie­nen jó­ve­nes sí, pe­ro tam­bién gen­te muy gran­de y en to­dos los ca­sos ve­mos la mis­ma dis­po­si­ción a que­rer vol­ver y a com­ple­tar a su gus­to y ma­ne­ra la ex­pe­rien­cia. Hay una nue­va for­ma de con­su­mir en­tre­te­ni­mien­to y el tea­tro no pue­de ser ajeno a eso. Ha­ce diez años qui­zá hu­bie­se si­do im­pen­sa­da una idea como Mi­cro­tea­tro. Pe­ro hoy es ca­si in­dis­pen­sa­ble”, afir­ma.

Tam­bién con el nú­me­ro 15 como em­ble­ma (aun­que de ma­ne­ra bien dis­tin­ta) apa­re­ce Dia­rios de 15, la obra que la dra­ma­tur­ga Ana Al­va­ra­do creó jun­to a la Com­pa­ñía de Ti­ti­ri­te­ros de la UNSAM y que re­crea el vas­to mun­do ado­les­cen­te ba­sa­do en ex­trac­tos de dia­rios de chi­cas y chi­cos que atra­ve­sa­ron sus quin­ce en las dé­ca­das del ‘70, ‘80, ‘90 y 2000. “Se tra­ta de una pro­pues­ta tea­tral con ca­rac­te­rís­ti­cas per­for­má­ti­cas: el pú­bli­co de­be ha­cer un re­co­rri­do que es guia­do, y tam­bién par­ti­ci­pa­ti­vo ya que en va­rios tra­mos, los que fun­cio­nan de ne­xo en­tre ca­da se­cuen­cia (de unos ocho mi­nu­tos como má­xi­mo), se los in­vi­ta a bai­lar”, ex­pli­ca Al­va­ra­do, ex­per­ta lo­cal del lla­ma­do “tea­tro de ob­je­tos” (del cual Dia­rios de 15 tam­bién for­ma par­te). “Ac­tua­mos con títeres, pan­ta­llas, ca­jas y otros so­por­tes, y tam­bién in­da­ga­mos mu­cho en la pro­pias pro­yec­cio­nes del cuer­po en­ten­di­do como ob­je­to”, re­su­me.

En Rrom, por otra par­te, la in­vi­ta­ción es cla­ra des­de el va­mos: “Que­re­mos que to­dos los es­pec­ta­do­res for­men par­te de una fa­mi­lia gi­ta­na”, co­men­ta Ro­mi­na Sak,

una de las jó­ve­nes dra­ma­tur­gas de­trás de la com­pa­ñía que el año pa­sa­do es­tre­nó, y con mu­cho éxi­to, Us­ted es­tá aquí. Rrom (vo­ca­blo que iden­ti­fi­ca a la et­nia gi­ta­na dis­per­sa en to­do el mun­do) na­ció de he­cho de una es­ce­na de aque­lla obra que ter­mi­nó ad­qui­rien­do vi­da pro­pia: la de un ca­sa­mien­to gi­tano. “Nos in­tere­sa otor­gar­le cier­to po­der al es­pec­ta­dor, que de­je de ser testigo y pa­se a ser miem­bro ac­ti­vo de la obra. Lo bueno es que to­dos to­man el rol asig­na­do con mu­cha de­ci­sión, se ani­man a des­ple­gar a full los per­so­na­jes”. El bai­le, por su­pues­to, es una par­te cons­ti­tu­ti­va del es­pec­tácu­lo al igual que su ín­ti­ma in­ter­ac­ción con el es­pa­cio (la sin­gu­lar Sa­la de las Co­lum­nas, en el Ko­nex). “Es una pro­pues­ta cien­to por cien­to in­mer­si­va. Y fes­ti­va. En me­dio de tan­ta pá­li­da nos en­tu­sias­ma la idea de ‘ce­le­brar la vi­da’ jun­to a es­tos per­so­na­jes y al pú­bli­co”, se­ña­la.

Có­di­go 360: Au­top­sia, por úl­ti­mo, es el tí­tu­lo de la obra que lle­va­rá esa pre­mi­sa –la de la in­mer­sión- al má­xi­mo. ¿Cómo? Con la uti­li­za­ción por par­te del pú­bli­co de los mo­der­nos au­ri­cu­la­res inalám­bri­cos Si­lent Sounds, los mis­mos que se usa­ron du­ran­te el re­cor­da­do con­cier­to de Me­ta­lli­ca en la An­tár­ti­da. El di­rec­tor de es­ta no­ve­do­sa pues­ta, Mar­ce­lo Ro­sa, re­se­ña: “La tra­ma, un po­li­cial de sus­pen­so, trans­cu­rre en un fu­tu­ro cer­cano, en una suer­te de mun­do Black Mi­rror en el que par­te de la ac­ción se po­drá se­guir úni­ca­men­te a tra­vés del so­ni­do en­vol­ven­te de los au­ri­cu­la­res”, re­la­ta a la vez que ase­gu­ra que la bús­que­da de nue­vos es­pec­ta­do­res es una de sus pre­mi­sas: “Es nues­tra in­ten­ción –afir­ma-. La in­clu­sión de ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos, como los au­ri­cu­la­res o las pro­yec­cio­nes ti­po map­ping, ge­ne­ran un re­la­to mu­cho más di­ná­mi­co y nos per­mi­ten trans­por­tar al es­pec­ta­dor a mun­dos que an­tes só­lo el ci­ne se atre­vía a na­rrar”. Como los de­más en­tre­vis­ta­dos, Mar­ce­lo cree que es­tas nue­vas ma­ne­ras de re­la­tar his­to­rias lle­ga­ron pa­ra que­dar­se. “Si bien no es sen­ci­llo crear un es­pec­tácu­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas (no­so­tros lle­va­mos tra­ba­jan­do en él va­rios años), con­si­de­ra­mos que es un apor­te más pa­ra acer­car gen­te a las sa­las. No pen­sa­mos só­lo en me­ros efec­tos, sino en una bue­na his­to­ria y en cómo for­ta­le­cer­la a tra­vés de lo tec­no­ló­gi­co”, sen­ten­cia. Ju­lie­ta No­va­rro coin­ci­de: “Es im­por­tan­te trans­cen­der la no­ve­dad, la ‘mo­da’ y lo­grar que las pro­pues­tas se sos­ten­gan en el tiem­po. Y con ca­li­dad. Apos­ta­mos a eso”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.