Sin li­cen­cia pa­ra en­ga­ñar

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - Ju­lio Pe­trar­ca

Aho­ra que es­tán en mar­cha las cam­pa­ñas preelec­to­ra­les y los prin­ci­pa­les can­di­da­tos han di­cho y ac­tua­do lo su­yo pa­ra cau­ti­var un elec­to­ra­do fluc­tuan­te, cre­ce la ne­ce­si­dad de ser muy cui­da­do­sos con el qué se di­fun­de pe­ro más aún en el có­mo se lo ha­ce. El lec­tor de PERFIL ha­brá no­ta­do en la edición de ayer –muy opor­tu­na, por­que pu­do re­co­ger lo su­ce­di­do con los ac­tos de lan­za­mien­to de la opo­si­ción y los nue­vos mo­vi­mien­tos en el ofi­cia­lis­mo, en un panorama com­ple­to y bas­tan­te equi­li­bra­do- que es­ta­ble­cer una pos­tu­ra ecuá­ni­me es ta­rea enor­me pa­ra los me­dios y sus pe­rio­dis­tas. Si se com­pa­ra la edición de es­te dia­rio con sus co­le­gas, se ve­rá que hay di­fe­ren­cias sus­tan­cia­les.

Los que han op­ta­do cla­ra­men­te por apo­yar a la ex pre­si­den­ta Cristina Fer­nán­dez, de­ve­ni­da pri­me­ra can­di­da­ta a se­na­do­ra na­cio­nal por la pro­vin­cia de Buenos Aires, subie­ron a la ca­te­go­ría de pue­bla­da mul­ti­tu­di­na­ria el ac­to de lan­za­mien­to de su cam­pa­ña en Mar del Pla­ta, den­tro de un tea­tro en el que en­tra­ron unas 1.400 per­so­nas se­lec­cio­na­das y con un pú­bli­co ca­lle­je­ro nu­me­ro­so, de al­re­de­dor de cin­co mil per­so­nas. Los me­dios grá­fi­cos, ra­dia­les y te­le­vi­si­vos cris­ti­nis­tas pri­vi­le­gia­ron las imá­ge­nes y las pa­la­bras de la can­di­da­ta, des­pla­zan­do a un se­gun­do o inexis­ten­te plano lo su­ce­di­do ca­si al mis­mo tiem­po en Ti­gre (Ser­gio Mas­sa) y en Ola­va­rría (Flo­ren­cio Ran­daz­zo). Po­co o na­da di­je­ron so­bre las ac­cio­nes pro­gra­ma­das por Cam­bie­mos, e ig­no­ra­ron los mo­vi­mien­tos de los can­di­da­tos de la iz­quier­da.

Los me­dios que res­pal­dan al Go­bierno y su coa­li­ción eli­gie­ron un ca­mino tam­bién si­nuo­so y ale­ja­do de lo que mar­can los más ele­men­ta­les prin­ci­pios de equi­li­brio pe­rio­dís­ti­co. El ac­to de Cristina ge­ne­ró más co­men­ta­rios acer­ca de los cam­bios de es­tra­te­gia ya ob­ser­va­dos en el pre­lan­za­mien­to de un mes atrás, que de las pa­la­bras de la ex pre­si­den­ta. No fue mu­cho lo que di­jo, pe­ro al­go di­jo. En cuan­to a los otros ac­tos en Ti­gre y Ola­va­rría, que­da­ron en­mar­ca­dos prin­ci­pal­men­te en la pu­ja in­ter­na por la cap­tu­ra de vo­tos pe­ro­nis­tas y no por las pro­pues­tas que Mas­sa y Ran­daz­zo te­nían pa­ra ofre­cer a sus se­gui­do­res pre­sen­tes y po­ten­cia­les. De los pla­nes en mar­cha ge­ne­ra­dos por Cam­bie­mos fue evi­den­te que sus da­tos fue­ron ad­mi­nis­tra­dos se­gún los tiem­pos y ne­ce­si­da­des de su co­mi­té de cam­pa­ña. En cuan­to a la iz­quier­da, fue mi­ni­mi­za­da.

Es­te om­buds­man de­be re­co- no­cer que fue muy in­tere­san­te la co­ber­tu­ra de PERFIL en su ta­pa y en sie­te páginas in­te­rio­res. Los es­pa­cios ad­ju­di­ca­dos a ofi­cia­lis­mo y opo­si­ción tu­vie­ron un loa­ble equi­li­brio y bue­na dis­tri­bu­ción cua­li­ta­ti­va, tan­to en con­te­ni­do co­mo en con­ti­nen­te. Re­co­mien­do a los lec­to­res de es­te dia­rio la lec­tu­ra de la edición sa­ba­ti­na y com­pa­rar­la con las de pu­bli­ca­cio­nes co­le­gas.

De aho­ra en más, será ne­ce­sa­rio ob­ser­var los mo­vi­mien­tos de los me­dios pa­ra no caer en ma­ni­pu­la­cio­nes o in­for­ma­cio­nes erró­neas. Es se­gu­ro que en el fu­tu­ro in­me­dia­to llo­ve­rán los re­sul­ta­dos de en­cues­tas que con­ta­bi­li­cen la opi­nión de la ciu­da­da­nía so­bre lo su­ce­di­do el vier­nes. Des­de es­ta co­lum­na ya se ha ad­ver­ti­do a los lec­to­res que será im­pres­cin­di­ble un aná­li­sis crí­ti­co de las ci­fras que se di­fun­dan. Y se reite­ra pa­ra los edi­to­res de PERFIL el re­cla­mo de una ne­ce­sa­ria acla­ra­ción acer­ca del ori­gen de esas en­cues­tas, de las re­la­cio­nes en­tre las con­sul­to­ras que las reali­cen y los fac­to­res de po­der (po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos) y los par­ti­dos y can­di­da­tos. Re­vi­san­do mi co­rreo, con­ta­bi­li­cé al me­nos una do­ce­na de mails de es­tu­dios de opi­nión rea­li­za­dos en­tre ma­yo y la se­ma­na pa­sa­da. Es alar­man­te ob­ser­var co­mo al­gu­nas con­sul­to­ras con cier­to pres­ti­gio apor­tan da­tos que ca­re­cen del sus­ten­to me­to­do­ló­gi­co im­pres­cin­di­ble pa­ra ana­li­zar­los se­ria­men­te. Y en nin­gún ca­so in­di­can qué o quién en­car­gó la en­cues­ta di­fun­di­da. Afor­tu­na­da­men­te, PERFIL vie­ne cum­plien­do con un pro­to­co­lo más que acep­ta­ble pa­ra di­fun­dir es­te ti­po de es­tu­dios. Es in­tere­san­te lo di­cho por la filósofa y experta en éti­ca ir­lan­de­sa Ono­ra O’Neill, en una con­fe­ren­cia que ti­tu­ló “Li­cen­cia pa­ra en­ga­ñar”. Sus pa­la­bras es­tán ci­ta­das en un am­plio in­for­me de la ONO (Or­ga­ni­za­tion of News Om­buds­men): “Na­die de­be im­po­ner lo que se pue­de pu­bli­car, más allá de es­ta­ble­cer unos re­qui­si­tos li­mi­ta­dos que pro­te­jan la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la de­cen­cia y qui­zás tam­bién la pri­va­ci­dad per­so­nal. Sin em­bar­go, la li­ber­tad de pren­sa no sig­ni­fi­ca te­ner una li­cen­cia pa­ra en­ga­ñar. Al igual que (John Stuart) Mill, que­re­mos que la pren­sa ten­ga la li­ber­tad de bus­car la ver­dad y po­ner en te­la de jui­cio pun­tos de vis­ta am­plia­men­te acep­ta­dos. Pe­ro pu­bli­car buscando la ver­dad, o (más mo­des­ta­men­te) tra­tan­do de no dis­tor­sio­nar o en­ga­ñar, re­quie­re cier­tas dis­ci­pli­nas y es­tán­da­res in­ter­nos que fa­ci­li­ten el aná­li­sis y la crí­ti­ca por par­te de los lec­to­res”.

FOTOS: CEDOC PERFIL

Un re­qui­si­to ex­clu­yen­te en es­tos tiem­pos.

ECUANIMIDAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.