JU­BI­LA­DOS

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES -

Mu­chas ex­pli­ca­cio­nes acu­die­ron en bus­ca de una de­fi­ni­ción que en­cua­dra­se to­das las ra­zo­nes por las cua­les una per­so­na que lle­ga a una edad avan­za­da to­ma la de­ci­sión de qui­tar­se lo po­co que le que­da de vi­da. Ca­da una po­see­ría una par­te de cer­ti­dum­bre, se­gu­ra­men­te. Sin pre­ten­der avan­zar res­pec­to “al opor­tu­nis­mo” que pue­da ha­ber es­con­di­do al­guno de esos opi­nó­lo­gos que arre­cia­ron tras el he­cho, hay al­go que no ad­mi­te du­das: los ju­bi­la­dos son una po­bla­ción de ries­go, pe­ro muy po­co cui­da­da. Car­gan con las de­pre­sio­nes que la cer­ca­na fi­ni­tud les pro­du­ce, más la in­com­pren­sión de los fun­cio­na­rios “to­dos, sin ex­cep­ción”, que di­ri­gie­ron y di­ri­gen la An­ses, gen­te que es­tá en­fras­ca­da en que los nú­me­ros les cie­rren, más que en sa­tis­fa­cer las an­gus­tias de los abue­los. Nin­guno de esos directores o po­lí­ti­cos de turno se han preo­cu­pa­do ni se preo­cu­pan por ali­viar­los de los en­go­rro­sos (y mu­chas ve­ces in­com­pren­si­bles pa­ra ellos) trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos, co­mo po­dría ser la “su­per­vi­ven­cia”, que de­ben acre­di­tar ca­da 2 me­ses so can­ce­la­ción de to­da dis­po­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca pues se les blo­quea el in­gre­so con su tar­je­ta, de­ján­do­los a la in­tem­pe­rie. O los tur­nos en los hos­pi­ta­les, que de­ben tra­mi­tar y es­pe­rar no me­nos de un mes pa­ra su cum­pli­mien­to (to­do es­to sin des­cri­bir el mal­tra­to que mu­chas ve­ces re­ci­ben por­que las do­ta­cio­nes hos­pi­ta­la­rias es­tán sa­tu­ra­das, co­mo el áni­mo de los mal­pa­gos pro­fe­sio­na­les que de­ben aten­der­los). Tam­po­co des­de la An­ses ni des­de la po­lí­ti­ca se die­ron pau­tas cla­ras al de­par­ta­men­to de le­ga­les pa­ra que agi­li­za­ra el pa­go, en los tér­mi­nos y pla­zos que fi­ja la ley, de las sen­ten­cias fa­vo­ra­bles a los ju­bi­la­dos, ge­ne­ran­do en es­tos la sen­sa­ción de que nun­ca van a dis­fru­tar de sus me­re­ci­das ac­tua­li­za­cio­nes, equi­va­len­tes a sus apor­tes rea­li­za­dos. Es­ta­ría bueno que, más allá de las con­clu­sio­nes a las que po­da­mos arri­bar, es­ta tra­ge­dia nos in­ter­pe­la­ra, a po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios, a la so­cie­dad to­da, res­pec­to de los vie­jos y a có­mo que­re­mos des­pe­dir­los los que aún es­ta­mos vi­vos.

Juan Jo­sé de Guzmán jj­de­guz@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.