In du­bio pro so­cie­ta­te

Perfil (Domingo) - - IDEAS - JU­LIO RAFFO*

En la Cons­ti­tu­ción la pa­la­bra “fue­ros” apa­re­ce un úni­ca vez, en su ar­tícu­lo 16, en don­de se pros­cri­ben los “fue­ros personales”, lo que no ex­clu­ye que los ha­ya en por ra­zo­nes fun­cio­na­les, en pro­tec­ción del fun­cio­na­mien­to de los Po­de­res del Es­ta­do. Y pa­ra ello el ar­tícu­lo 66 de la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que “nin­guno de los miem­bros del Con­gre­so pue­de ser acu­sa­do, in­te­rro­ga­do ju­di­cial­men­te, ni mo­les­ta­do por las opi­nio­nes o dis­cur­sos que emi­ta desem­pe­ñan­do su man­da­to de le­gis­la­dor”.

Por su par­te, el ar­tícu­lo 69 dis­po­ne: “Nin­gún se­na­dor o dipu­tado, des­de el día de su elec­ción has­ta el de su ce­se, pue­de ser arres­ta­do; ex­cep­to el ca­so de ser sor­pren­di­do in fra­gan­ti en la eje­cu­ción de al­gún cri­men que me­rez­ca pe­na de muerte, in­fa­man­te, u otra aflic­ti­va; de lo que se da­rá cuen­ta a la Cá­ma­ra res­pec­ti­va con la in­for­ma­ción su­ma­ria del he­cho.”

Y el ar­tícu­lo 70 es­ta­ble­ce las con­di­cio­nes en las cua­les la Cá­ma­ra pue­de ha­cer ce­sar esa pro­tec­ción del le­gis­la­dor: re­quie­re que “se for­me que­re­lla”, que sea “exa­mi­na­do el mé­ri­to del su­ma­rio en jui­cio pú­bli­co”, y que “con dos ter­cios de vo­tos” se sus­pen­da al acu­sa­do y se lo pon­ga a dis­po­si­ción del juez.

Fren­te a es­tas nor­mas se han plan­tea­do dos interrogantes. Vea­mos sus res­pues­tas, a la luz de la doc­tri­na y de una in­ter­pre­ta­ción axio­ló­gi­ca del De­re­cho.

¿Los fue­ros son de la Cá­ma­ra o del le­gis­la­dor? La fi­na­li­dad de esas pre­rro­ga­ti­vas es ase­gu­rar el fun­cio­na­mien­to y exis­ten­cia de las cá­ma­ras (Doc­tri­na de la Cor­te en el Ca­so Alem), pe­ro Hum­ber­to Qui­ro­ga La­vié, con agu­de­za, dis­tin­gue en­tre las in­mu­ni­da­des (o fue­ros) del Cuer­po y los pri­vi­le­gios de sus in­te­gran­tes, y se­ña­la que aque­llas ge­ne­ran, en ca­da le­gis­la­dor, un de­re­cho pú­bli­co sub­je­ti­vo con­sis­ten­te en los pri­vi­le­gios que la le­tra de la Cons­ti­tu­ción les brin­da. Y agre­ga que “no es co­rrec­to sos­te­ner que (los pri­vi­le­gios) per­te­ne­cen al cuer­po le­gis­la­ti­vo”, pues no se pue­de sos­te­ner, con con­sis­ten­cia, que las cá­ma­ras sean, a la vez, el ti­tu­lar de un De­re­cho y el Juez que de­ter­mi­na cuan­do el mis­mo de­be ex­tin­guir­se. Así re­sul­ta que los fue- ros -o in­mu­ni­da­des fun­cio­na­les- son del Cuer­po, las cua­les se ma­te­ria­li­zan co­mo pri­vi­le­gios de opi­nión y de de­ten­ción en ca­be­za del le­gis­la­dor.

Se­gun­da pre­gun­ta: ¿pue­den re­nun­ciar­se esos pri­vi­le­gios del le­gis­la­dor? Y cier­ta doc­tri­na sos­tie­ne que no, pe­ro tam­bién hay quie­nes que sos­tie­nen que sí. Nés­tor Sa­gues di­ce que “si se en­tien­de que el va­lor jus­ti­cia es el más exi­gen­te del mun­do

ju­rí­di­co-po­lí­ti­co pue­de con­cluir­se en que, si el le­gis­la­dor re­nun­cia por sí so­lo a sus pre­rro­ga­ti­vas pa­ra so­me­ter­se al pro­ce­so ju­di­cial, tal alla­na­mien­to de­be ser con­sen­ti­do”. Y Joa­quín V. Gon­zá­lez se­ña- ló que la afir­ma­ción de que esa re­nun­cia no es po­si­ble no de­ri­va de un prin­ci­pio ni de una prohi­bi­ción cons­ti­tu­cio­nal, sino de una prác­ti­ca, la cual, man­sa­men­te , bien po­dría ser sus­ti­tui­da por otra prác­ti­ca más ade­cua­da a la gra­ve si­tua­ción del país.

La re­nun­cia del le­gis­la­dor a sus pri­vi­le­gios, co­mo to­da re­nun­cia, de­be ser acep­ta­da, pe­ro tam­bién pue­de com­ple­men­tar­se con una pre­sen­ta­ción an­te el Juez de la cau­sa pa­ra con­sen­tir to­da me­di­da cau­te­lar que el juez quie­ra dic­tar -alla­na­mien­to, se­cues­tro de do­cu­men­ta­ción o pri­sión pre­ven­ti­va- to­da vez que la Cá­ma­ra ca­re­ce de fa­cul­ta­des pa­ra im­pe­dir­le al le­gis­la­dor abrir­le la puer­ta de su ca­sa a la po­li­cía, per­mi­tir­le que la re­gis­tre y lle­var­se lo que quie­ra o cons­ti­tuir­se en la co­mi­sa­ría si es con­vo­ca­do a ello.

Ha­bien­do doc­tri­nas que abren la puer­ta a la po­si­bi­li­dad de renunciar a esos pri­vi­le­gios y otras que las cie­rran, ca­be ele­gir en­tre ellas, y esa elec­ción ten­drá por re­sul­ta­do el sa­lir al en­cuen­tro del cla­mor so­cial que quie­re Jus­ti­cia, o el se­guir obs­ta­cu­li­zán­do­lo e im­pli­ca­rá es­tar de uno u otro la­do de la grie­ta que po­ne a los co­rrup­tos, y sus cóm­pli­ces, de un la­do y a los que no lo son del otro.

A aque­llo que ten­gan du­das so­bre es­tos te­mas les di­go que, en el Bra­sil del La­va Ja­to se ha le­van­ta­do el prin­ci­pio “in du­bio pro so­cie­ta­te”. Es de es­pe­rar que los ar­gen­ti­nos se­pa­mos ha­cer lo mis­mo. *Dipu­tado Na­cio­nal (FR). Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho.

CEDOC PERFIL

DUETO. Stol­bi­zer y Mas­sa, cuan­do anun­cia­ron que re­nun­cia­ban a esos pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.