Men­ti­ras im­pia­do­sas

Perfil (Domingo) - - IDEAS - BERNARDA LLORENTE* Y CLAU­DIO VILLARRUEL**

Cro­nis­tas de un tiem­po en el que la “emo­ción” se va apo­de­ran­do de los re­sa­bios de la ra­zón, los me­dios han ayu­da­do a mol­dear, y mu­chas ve­ces fal­sear, una reali­dad de la que no han sa­li­do in­dem­nes. Que­brar esa amal­ga­ma en la que men­ti­ras y ver­da­des for­man mu­chas ve­ces un to­do in­di­vi­si­ble, es uno de los gran­des desafíos pa­ra un pe­rio­dis­mo que ha di­la­pi­da­do en par­te su cre­di­bi­li­dad y no ter­mi­na de re­en­con­trar su esen­cia.

El si­glo XXI ter­mi­nó de po­ner en ja­que la ló­gi­ca car­te­sia­na sur­gi­da de la Ilus­tra­ción, y con ella una for­ma de mi­rar, in­ter­pre­tar y na­rrar la pro­pia épo­ca. So­lo bas­ta un pa­neo por al­gu­nos ti­tu­la­res, zó­ca­los, re­des o co­mu­ni­ca­do­res pa­ra de­tec­tar un fe­nó­meno do­ble­men­te ne­ga­ti­vo y pa­ra­dó­ji­co: la so­bre­abun­dan­cia de in­for­ma­ción re­dun­da, li­sa y lla­na­men­te, en ma­yor des­in­for­ma­ción. La can­ti­dad de da­tos, su frag­men­ta­ción y la ve­lo­ci­dad en la ge­ne­ra­ción cons­tan­te de con­te­ni­dos se im­po­nen co­mo la nor­ma de fun­cio­na­mien­to de un uni­ver­so me­diá­ti­co en transición y en cri­sis. En nin­gún tiem­po se ha pro­du­ci­do tan­ta in­for­ma­ción, de ca­li­dad tan di­sí­mil y cre­di­bi­li­dad al­ta­men­te du­do­sa. Hay una epidemia de “no­ti­cias fal­sas” que ge­ne­ral­men­te co­mien­zan en las re­des so­cia­les, pe­ro que si per­sis­ten sue­len en­con­trar re­bo­te en los me­dios tra­di­cio­na­les. Plan­tea­do co­mo uno de los gran­des pro­ble­mas del mo­men­to, las ver­sio­nes no che­quea­das y mu­chas ve­ces in­ven­ta­das, ter­mi­nan for­man­do par­te de una agenda pe­rio­dís­ti­ca que se fa­go­ci­ta en su ne­ce­si­dad de lle­nar tan­tos es­pa­cios.

En Ar­gen­ti­na, con­duc­to­res y panelistas de ra­dio y te­le­vi­sión re­pi­ten has­ta el har­taz­go o in­cre­pan a sus in­vi­ta­dos con re­ve­la­cio­nes o ru­mo­res ex­traí­dos de las re­des. Por­que si bien la fuen­te es des­co­no­ci­da o en­de­ble, el atrac­ti­vo re­si­de en el con­di­men­to a mo­do de re­la­to que vuel­ve una reali­dad pla­na o ador­mi­la­da, en un te­ma con otras aris­tas. La au­ten­ti­ci­dad es te­ma me­nor an­te cual­quier his­to­ria su­ges­ti­va y ve­ro­sí­mil. Su fuen­te se irá des­va­ne­cien­do a me­di­da que se re­pro­duz­ca y se vi­ra­li­ce. La re­vis­ta Wi­red plan­tea el axio­ma que “cuan­to mas erró­neo sea un ar­tícu­lo ma­yor po- pu­la­ri­dad al­can­za­rá en Fa­ce­book”. Da­to per­tur­ba­dor cuan­do ade­más, ad­vier­te, que las re­des so­cia­les son ya la se­gun­da fuen­te de in­for­ma­ción de los es­ta­dou­ni­den­se des­pués del ca­ble. Los me­dios con his­to­ria en la prác­ti­ca del che­queo de da­tos, co­mo el The New York Times o The Was­hing­ton Post, no lo­gran esas au­dien­cias.

La ge­ne­ra­ción y re­pro­duc­ción de no­ti­cias com­ple­ta­men­te fal­sas o al­ta­men­te dis­tor­sio­na­das no sue­le ser aza­ro­sa. El pun­ta­pié ini­cial se re­la­cio­na con in­tere­ses eco­nó­mi­cos o po­lí­ti­cos. Bas­ta re­pa­sar los ti­tu­la­res ten­den­cio­sos o en­ga­ño­sos de al­gu­nos dia­rios, que for­man opi­nión en lec­to­res que no su­pe­ran las dos pri­me­ras lí­neas.

La ló­gi­ca del éxi­to, el pa­rá­me­tro por an­to­no­ma­sia de la so­cie­dad pos­mo­der­na, le­gi­ti­ma una ca­rre­ra ha­cia me­tas in­cier­tas. En me­dio de una transición tec­no­ló­gi­ca que im­po­ne sus rit­mo, los me­dios tra­tan de ma­xi­mi­zar la ren­ta­bi­li­dad y aco­tar los ries­gos. For­ta­le­cer­se y con­cen­trar es vi­tal pa­ra los con­glo­me- ra­dos que hoy son pro­ta­go­nis­tas en las al­tas li­gas del po­der eco­nó­mi­co y de la po­lí­ti­ca.

Se mien­te pa­ra lle­nar es­pa­cios, pa­ra ha­cer atrac­ti­vo lo in­ven­di­ble, pa­ra ge­ne­rar au­dien­cia, por fal­ta de rigu­ro­sidad en las fuen­tes, por­que se abu­sa de Google, por­que la ma­ni­pu­la­ción y las ope­ra­cio­nes son par­te cons­ti­tu­ti­va de una so­cie­dad que se “in­for­ma” pa­ra re­afir­mar sus creen­cia. La idea de ver­dad po­co tie­ne que ver con los he­chos. Pa­ra mu­chos lec­to­res las no­ti­cias fal­sas son aque­llas con las que no es­tán de acuer­do. Los con­te­ni­dos in­tere­san por em­pa­tía emo­cio­nal o po­lí­ti­ca.

La co­rrec­ción y la ad­mi­sión del error po­co im­por­ta. El es­cán­da­lo es lla­ma­dor, las des­men­ti­das abu­rren. En tiem­pos de elec­cio­nes las cam­pa­ñas su­cias pe­gan so­bre vo­tan­tes pa­si­vos, in­de­ci­sos. Qué pro­ble­ma. Pa­ra­fra­sean­do al so­ció­lo­go fran­cés Pie­rre Bour­dieu, “la in­for­ma­ción es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra de­jar­la en ma­nos de los pe­rio­dis­tas”. */**Ex­per­tos en Me­dios, Con­te­ni­dos y Co­mu­ni­ca­ción. *Po­li­tó­lo­ga. **So­ció­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.