El nue­vo vi­ce de Tra­ba­jo fue abo­ga­do en cau­sas po­lé­mi­cas

Perfil (Domingo) - - POLITICA - M.C.

Ho­ra­cio Ber­nar­dino Pi­trau fue ofi­cia­li­za­do el vier­nes co­mo vi­ce­mi­nis­tro de Tra­ba­jo de la Na­ción. El abo­ga­do pe­na­lis­ta lle­gó pa­ra re­em­pla­zar a Eze­quiel Sa­bor, re­mo­vi­do por Mau­ri­cio Ma­cri, en un ac­to de ven­gan­za con­tra los sin­di­ca­tos, lue­go de la mar­cha de la CGT del mar­tes pa­sa­do.

Sa­bor era un hom­bre vin­cu­la­do fuer­te­men­te al mun­do sin­di­cal, y el Pre­si­den­te lo des­pla­zó del car­go, a pe­di­do de Jor­ge Tria­ca, pa­ra man­dar­le un men­sa­je a la cen­tral obre­ra. El mi­nis­tro de Tra­ba­jo pi­dió por la lle­ga­da de Pi­trau. En pa­ra­le­lo, fue re­mo­vi­do el ad­mi­nis­tra­dor de los fon­dos de las obras so­cia­les sin­di­ca­les.

Pi­trau –que ya te­nía un car- go de di­rec­tor na­cio­nal en el Go­bierno– tu­vo un pa­so, co­mo abo­ga­do en la ac­ti­vi­dad pri­va­da, en dos cau­sas pe­na­les po­lé­mi­cas. El úl­ti­mo ca­so me­diá­ti­co en el que in­ter­vino fue Sue­ños com­par­ti­dos, de­fen­dien­do a Ser­gio Scho­klen­der, acu­sa­do de frau­de y de ma­ne­jo irre­gu­lar de fon­dos pú­bli­cos, des­ti­na­dos a la cons­truc­ción de vi­vien­das so­cia­les. Re­nun­ció a la re­pre­sen­ta­ción de Scho­klen­der en 2011, por di­fe­ren­cias en la es­tra­te­gia pro­ce­sal.

Pe­ro unos años an­tes de­fen­dió a Va­len­tín Te­mes Co­to, un em­pre­sa­rio ar­gen­tino al que la Jus­ti­cia Fe­de­ral le de­co­mi­só un car­ga­men­to de tres to­ne­la­das de co­caí­na, cuan­do se dis­po­nía a lle­var­las en bar­co a Es­pa­ña, es­con­di­das en ca­jo­nes de man­za­nas. El ope­ra­ti­vo se de­no­mi­nó “Man­za­nas blan­cas”, y Co­to re­ci­bió una con­de­na a 20 años de pri­sión, ra­ti­fi­ca­da por Ca­sa­ción.

Lo lla­ma­ti­vo de es­te úl­ti­mo ca­so es que Pi­trau de­bió de­cla­rar co­mo tes­ti­go en la cau­sa, ade­más de ser el abo­ga­do de Co­to, por su apa­ren­te par­ti­ci­pa­ción en una trans­fe­ren­cia de 500 mil dó­la­res a una per­so­na en Es­pa­ña, a pe­di­do de su clien­te Te­mes Co­to. De to­dos mo­dos, no sur­gió nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción por esa de­cla­ra­ción y Pi­trau no que­dó in­vo­lu­cra­do de nin­gún mo­do.

En un blog per­so­nal, Te­mes Co­to hi­zo un des­car­go so­bre la cau­sa. De­nun­ció que es­ta­ba “ar­ma­da”, y que su “ami- go per­so­nal” Pi­trau tra­tó de in­ter­ce­der an­te la jue­za de pri­me­ra ins­tan­cia, y que lla­ma­ti­va­men­te fue brus­ca­men­te echa­do del des­pa­cho.

PER­FIL qui­so sa­ber los de­ta­lles de la par­ti­ci­pa­ción de Pi­trau, co­mo abo­ga­do, en esas dos cau­sas. Pe­ro el vi­ce­mi­nis­tro no qui­so ha­cer comentarios so­bre su pa­so por la ac­ti­vi­dad pri­va­da. “No va­mos a ha­cer nin­gu­na re­fe­ren­cia a su pa­sa­do en el ám­bi­to pri­va­do”, di­je­ron vo­ce­ros de la car­te­ra la­bo­ral a es­te diario. Sí acla­ra­ron, des­de el Mi­nis­te­rio, que Pi­trau tie­ne una ex­ten­sa tra­yec­to­ria en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, por­que fue je­fe de lo que hoy es la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción, que con­du­ce Lau­ra Alon­so.

CEDOC PER­FIL

ABO­GA­DO. Ho­ra­cio Pi­trau fue de­fen­sor de Scho­klen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.