In­da­ga­rán a Gils car­bó y po­dría que­dar al borde del pro­ce­sa­mien­to

La je­fa de los fis­ca­les pre­sen­ta­rá un es­cri­to con do­cu­men­ta­ción pa­ra de­fen­der­se an­te la cau­sa que se le ini­ció por la com­pra de un edi­fi­cio. Las prue­bas que la com­pro­me­te­rían.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EMILIA DEL­FINO

Los tri­bu­na­les fe­de­ra­les vi­vi­rán una si­tua­ción iné­di­ta el jue­ves, cuan­do la je­fa de los fis­ca­les, Ale­jan­dra Gils Car­bó, in­gre­se al edi­fi­cio de Co­mo­do­ro Py 2002 pa­ra de­cla­rar co­mo impu­tada en una cau­sa so­bre su­pues­ta co­rrup­ción. Se in­ves­ti­ga si la com­pra del edi­fi­cio de la se­de de la Pro­cu­ra­ción, en Pe­rón 667, fue di­gi­ta­da pa­ra fa­vo­re­cer a los due­ños y si los pri­va­dos que in­ter­vi­nie­ron pa­ga­ron co­mi­sio­nes mi­llo­na­rias a fun­cio­na­rios del Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar­se el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio.

Es la pri­me­ra vez que un pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción es in­da­ga­do. El fe­nó­meno es par­te de una dispu­ta po­lí­ti­ca por el si­llón de Gils Car­bó, que el Go­bierno y un sec­tor de la Jus­ti­cia pe­lea des­de ha­ce más de dos años y que la pro­cu­ra­do­ra se niega a de­jar va­can­te. La cau­sa avan­zó en tiem­po ré­cord, en tan só­lo cua­tro me­ses.

El jue­ves, Gils car­bó pre­sen­ta­rá un es­cri­to con su de­fen­sa y do­cu­men­ta­ción pa­ra ava­lar sus di­chos. No des­co­no­ce­rá el he­cho de co­rrup­ción ba­jo in­ves­ti­ga­ción sino que ne­ga­rá cual­quier par­ti­ci­pa­ción su­ya en el he­cho. Fuen­tes li­ga­das a la fun­cio­na­ria de­ta­lla­ron que ha­rá én­fa­sis en que ella no fue par­tí­ci­pe de la su­pues­ta co­rrup­ción o co­bro de pla­ta o co­mi­sio­nes y que la li­ci­ta­ción pa­só por to­dos los con­tro­les in­ter­nos que ri­ge la ley. Tam­bién di­rá que no hu­bo de­frau­da­ción a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y que se eli­gió el edi­fi­cio con me­jor pre­cio y sin pa­go de co­mi­sión por par­te del Es­ta­do.

“Si no re­ci­bió di­ne­ro, no hay ra­zón pa­ra te­ner­la pro­ce­sa­da”, ase­gu­ra­ron.

El fis­cal Eduar­do Taiano tie­ne otra po­si­ción: fuen­tes ju­di­cia­les afir­man que cuen­ta con do­cu­men­ta­ción y testimonios que com­pro­me­te­rían a su je­fa. El fis­cal cree que Gils Car­bó no re­ci­bió di­ne­ro pa­ra apro­bar la com­pra pe­ro que ten­dría par­ti­ci­pa­ción en el he­cho de­bi­do a de­ci­sio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas que per­mi­tie­ron que la li­ci­ta­ción ter­mi­na­ra co­mo ter­mi­nó. Eso la pon­dría en la mi­ra por su­pues­tas ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca.

Las de­ci­sio­nes que com­pro­me­ten a la je­fa de los fis­ca­les es ha­ber fir­ma­do la ba­ja de una li­ci­ta­ción pre­via que es­ta­ba en desa­rro­llo pa­ra com­prar otro edi­fi­cio cuan­do ella lle­gó al car­go. Tam­bién la que ha­bi­li­tó una nue­va li­ci­ta­ción que ter­mi­nó fa­vo­re­cien­do a los due­ños del edi­fi­cio de Pe­rón 667, la fa­mi­lia Bem­berg. Otra de las de­ci­sio­nes que la com­pro­me­te­rían es que Gils Car­bó nom­bró, se­gún fuen­tes ju­di­cia­les, al prin­ci­pal sos­pe­cho­so a car- go de la li­ci­ta­ción. Hay en el ex­pe­dien­te, ade­más, testimonios de dos fun­cio­na­rios de ca­rre­ra de la Pro­cu­ra­ción que se­ña­lan que es­te fun­cio­na­rio res­pon­día su­pues­ta­men­te a la pro­cu­ra­do­ra y que só­lo él se en­car­ga­ba de la li­ci­ta­ción del edi­fi­cio. Se tra­ta de Guillermo Be­llin­gi.

Pe­ro la de­fen­sa de Gils Car­bó tam­bién ten­drá un com­po­nen­te po­lí­ti­co pa­ra sos­te­ner que la cau­sa es par­te de un ope­ra­ti­vo del Go­bierno pa­ra des­pla­zar a la pro­cu­ra­do­ra, “una cau­sa ar­ma­da” y que la de­ci­sión de Taiano y del juez Ju­lián Er­co­li­ni de “pro­ce­sar­la des­pués de la in­da­ga­to­ria es par­te de es­ta ma­nio­bra”.

“Si no re­ci­bió di­ne­ro, no hay ra­zón pa­ra te­ner­la pro­ce­sa­da”, di­cen en su en­torno

CEDOC PER­FIL

TRI­BU­NA­LES. Por pri­me­ra vez, una pro­cu­ra­do­ra se­rá in­da­ga­da. La cau­sa avan­zó en tiem­po re­cord.

CEDOC PER­FIL

PERON 667. El edi­fi­cio es eje del ca­so ju­di­cial en su con­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.