Ve­ne­zue­la se aso­ma al de­fault tras las san­cio­nes de ee.UU.

La me­di­da es­tran­gu­la el in­gre­so de di­vi­sas a ca­ra­cas. Ma­du­ro ten­drá que pa­gar 3.800 mi­llo­nes de dó­la­res de deu­da en oc­tu­bre y no­viem­bre.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - LEAN­DRO DA­RIO

Las san­cio­nes anun­cia­das es­ta se­ma­na por Es­ta­dos Uni­dos a los bo­nos de deu­da de Ve­ne­zue­la y Pdvsa bus­can as­fi­xiar fi­nan­cie­ra­men­te al go­bierno de Nicolás Ma­du­ro, sin ce­rrar­le del to­do el flu­jo de dó­la­res, ya que no blo­quea las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo bo­li­va­ria­nas, que re­pre­sen­tan el 96% del in­gre­so de di­vi­sas. Sin em­bar­go, im­pi­de que Ve­ne­zue­la to­me deu­da en el mer­ca­do de Nue­va York y for­ta­le­ce el en­fren­ta­mien­to po­lí­ti­co en­tre Washington y Ca­ra­cas.

Al res­trin­gir la ca­pa­ci­dad de en­deu­dar­se, cre­ce el fan­tas­ma del de­fault de Ve­ne­zue­la y de su pe­tro­le­ra es­ta­tal, que en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre ten­drán que pa­gar 3.800 mi­llo­nes de dó­la­res de ven­ci­mien­to de bo­nos. El de­cre­to fir­ma­do por Trump y di­vul­ga­do el vier­nes por la Ca­sa Blan­ca “prohí­be ope­rar nue­va deu­da emi­ti­da por el go­bierno de Ve­ne­zue­la y su em­pre­sa pe­tro­le­ra es­ta­tal”, Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (Pdvsa). Ade­más, im­pi­de “las transac­cio­nes en bo­nos pro­pie­dad del sec­tor pú­bli­co ve­ne­zo­lano, así co­mo los pa­gos de di­vi­den­dos al go­bierno de Ve­ne­zue­la”.

Pe­ro, ¿cuá­les son l as con­se­cuen­cias de es­tas me­di­das? La caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo des­de 2014 es­tran­gu­ló fi­nan­cie­ra­men­te a Ve­ne­zue­la y agu­di­zó la cri­sis eco­nó­mi­ca, ca­rac­te­ri­za­da por el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y me­di­ci­nas y por una se­ve­ra in­fla­ción que po­dría tre­par es­te año, se­gún el FMI, al 720%. En tan­to, la deu­da ve­ne­zo­la­na su­pera los 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras sus re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les ca­ye­ron por de­ba­jo de los 9.700 mi­llo­nes, de los cua­les só­lo mil mi­llo­nes son en dó­la­res y el res­to en lin­go­tes de oro.

“Ve­ne­zue­la ya es­tá tran- san­do sus bo­nos de deu­da a pre­cios de de­fault. El úl­ti­mo ven­ci­mien­to lo re­no­vó, es de­cir, no lo pa­gó. Ese es un de­fault en­cu­bier­to. La me­di­da de Trump pro­ba­ble­men­te lo po­ne más cer­ca de que no pa­gue los in­tere­ses de la deu­da, pe­ro Ve­ne­zue­la no tie­ne re­cur­sos pa­ra pa­gar. Lo que fal­ta es que di­ga ‘no te pa­go’”, ex­pli­có a PER­FIL Ga­briel Ho­land, es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les de la con­sul­to­ra HR Glo­bal.

La re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na no po­drá ‘re­pa­triar’ di­vi­den­dos des­de es­ta­dos Uni­dos

Pa­ra Carlos Do­nan­tueno, CEO de CD&A Fi­nan­cial Ser­vi­ces, se pue­de ha­cer una ana­lo­gía con los úl­ti­mos dos años de go­bierno de Cristina Kirch­ner y la si­tua­ción ac­tual de Ve­ne­zue­la. “El ni­vel de li­qui­dez de las re­ser vas que te­nía Ar­gen­ti­na al de­jar el po­der el kirch­ne­ris­mo era si­mi­lar al de Ve­ne­zue­la en es­te mo­men­to. Los bo­nos ve­ne­zo­la­nos es­tán co­ti­zan­do a 45 cen­ta­vos de dó­lar, un ter­cio de lo que co­ti­za hoy un bono ar­gen­tino”, di­jo.

El cha­vis­mo sos­tie­ne que las san­cio­nes for­man par­te de una “gue­rra eco­nó­mi­ca” pa­ra de­rro­car a Ma­du­ro. El eco­no­mis­ta Luis Ga­va­zut, par­ti­da­rio del go­bierno ve­ne­zo­lano, de­cla­ró al ca­nal es­ta­tal VTV que el de­cre­to de Trump afec­ta­rá el flu­jo de ca­ja de Ve­ne­zue­la. “Los pro­ble­mas de flu­jo de ca­ja se so­lu­cio­nan con deu­da. En­ton­ces, Es­ta­dos Uni­dos le cie­rra las po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to a la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na”, con­si­de­ró. Ca­pi­ta­les. Citgo, sub­si­dia­ria de Pdvsa en los Es­ta­dos Uni­dos, es­tá en el ojo de la tor­men­ta desata­da es­ta se­ma­na por Trump. Es una em­pre­sa re­fi­na­do­ra de pe­tró­leo y co­mer­cia­li­za­do­ra de com­bus­ti­bles, lu­bri­can­tes y pe­tro­quí­mi­cos, con se­de en Hous­ton y seis mil es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, tres re­fi­ne­rías y 48 ter­mi­na­les de al­ma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción. “Es­ta me­di­da le im­pi­de a Pdvsa re­pa­triar di­vi­den­dos de Es­ta­dos Uni­dos”, afir­mó Do­nan­tueno. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Citgo ha­bía apor­ta­do me­dio mi­llón de dó­la­res pa­ra la ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra de Trump, el do­ble que Goo­gle y Pep­si, se­gún re­ve­ló la Co­mi­sión Fe­de­ral Elec­to­ral de Es­ta­dos Uni­dos.

Washington com­pra –y se­gui­rá com­pran­do– 800 mil ba­rri­les dia­rios de pe­tró­leo a Ve­ne­zue­la, 42% de los 1,9 mi­llo­nes que pro­du­ce. Tras la or­den eje­cu­ti­va de Trump, las di­vi­sas ge­ne­ra­das por esas ex­por­ta­cio­nes no po­drán in­gre­sar al país ca­ri­be­ño. ¿De­fault? La agen­cia de ca­li­fi­ca­ción fi­nan­cie­ra SP Glo­bal Ra­tings ad­vir­tió en ju­lio so­bre el ries­go de im­pa­gos de­bi­do al de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y el aumento de las ten­sio­nes po­lí­ti­cas en Ve­ne­zue­la. La san­ción nor­te­ame­ri­ca­na im­pi­de que la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na se fi­nan­cie en el ma­yor mer­ca­do de ca­pi­ta­les del mun­do.

Sin em­bar­go, Ve­ne­zue­la tie­ne la al­ter­na­ti­va de fi­nan­ciar­se en mer­ca­dos de Eu­ro­pa o Asia. “Me pa­re­ce más una cha­ra­da po­lí­ti­ca en la que Ma­du­ro se vic­ti­mi­za y Trump se ge­ne­ra un enemi­go. Mien­tras EE.UU. no le to­que el ne­go­cio del pe­tró­leo, lo de­más es se­cun­da­rio”, con­si­de­ró Ho­land.

Si Ca­ra­cas no ob­tie­ne fi­nan­cia­mien­to ex­terno, Ma­du­ro ten­drá que re­cor­tar el gas­to pú­bli­co. En un con­tex­to de hi­per­in­fla­ción, des­abas­te­ci­mien­to y es­ca­sez, esa me­di­da au­men­ta­ría su im­po­pu­la­ri­dad y da­ña­ría la eco­no­mía de los ve­ne­zo­la­nos.

ma­du­ro de­nun­ció que las san­cio­nes for­man par­te de una “gue­rra eco­nó­mi­ca”.

FOTOS: AFP

EN PIE DE GUE­RRA. Mi­li­tan­tes bo­li­va­ria­nos re­pre­sen­tan en un ac­to a un mi­li­ciano apun­tan­do al Tío Sam. Cre­ce la ten­sión bi­la­te­ral.

DOS CA­RAS. Co­las en los su­per­mer­ca­dos y pro­tes­tas de ve­ne­zo­la­nos con­tra EE.UU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.