¿Se pue­de com­ba­tir el ra­cis­mo con vio­len­cia?

La his­to­ria en­se­ña que pa­ra com­ba­tir a su­pre­ma­cis­tas e in­to­le­ran­tes ha­cen fal­ta me­jo­res tác­ti­cas que las vio­len­tas, que tan tris­tes re­sul­ta­dos de­ja­ron en Ale­ma­nia an­tes de Hitler.

Perfil (Domingo) - - INTERNACIONALES - PE­TER SIN­GER*

¿Es lí­ci­to res­pon­der a las mar­chas de neo­na­zis y su­pre­ma­cis­tas blan­cos con vio­len­cia?

Es la pre­gun­ta que plan­tean los trá­gi­cos he­chos del 12 de agos­to en Char­lot­tes­vi­lle ( Virg inia). Un g r upo de su­pre­ma­cis­tas blan­cos mar­chó pa­ra pro­tes­tar con­tra el plan de qui­tar de un par­que pú­bli­co una es­ta­tua de Ro­bert E. Lee, je­fe del ejér­ci­to con­fe­de­ra­do du­ran­te la gue­rra ci­vil. Se or­ga­ni­zó una con­tra­mar­cha y se desata­ron com­ba­tes ca­lle­je­ros. Un nacionalista blan­co lla­ma­do Ja­mes Fields em­bis­tió con su au­to a una mul­ti­tud de con­tra­ma­ni­fes­tan­tes, y así ma­tó a una mu­jer, Heat­her He­yer, y le­sio­nó a otras die­ci­nue­ve per­so­nas.

En una con­fe­ren­cia de pren­sa des­pués de los he­chos, el pre­si­den­te Do­nald Tr ump di­jo que “am­bos la­dos” te­nían res­pon­sa­bi­li­dad por lo ocu­rri­do. La apa­ren­te equi­pa­ra­ción de ra­cis­tas y opo­si­to­res al ra­cis­mo por par­te de Trump sus­ci­tó enér­gi­cas con­de­nas, in­clu­so de al­gu­nas im­por­tan­tes fi­gu­ras del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. De más es­tá de­cir que no se pue­de igua­lar a los neo­na­zis y su­pre­ma­cis­tas blan­cos con quie­nes se opo­nen al ra­cis­mo. Pe­ro una lec­tu­ra aten­ta de la trans­crip­ción de los comentarios de Trump su­gie­re que es po­si­ble una in­ter­pre­ta­ción más pia­do­sa.

Más que po­ner a los ra­cis­tas y an­ti­rra­cis­tas en un plano de igual­dad, Trump di­jo que am­bos la­dos te­nían res­pon­sa­bi­li­dad por la vio­len­cia que se desató. En res­pal­do de esa afir­ma­ción, di­jo que al­gu­nos ma­ni­fes­tan­tes de iz­quier­da “lle­ga­ron blan­dien­do ga­rro­tes”, y aña­dió: “¿No hay allí un pro­ble­ma? Yo creo que lo hay”.

Es­ta de­cla­ra­ción pa­sa por al­to el he­cho de que un su­pre­ma­cis­ta blan­co usó un au­to a mo­do de ar­ma, con re­sul­ta­dos le­ta­les. Nin­guno de los an­ti­rra­cis­tas hi­zo al­go com­pa­ra­ble.

Pe­ro es ver­dad que, co­mo in­for­ma­ron pe­rio­dis­tas que cu­brían los he­chos pa­ra The New York Ti­mes, al­gu­nos de los con­tra­ma­ni­fes­tan­tes ata­ca­ron con ga­rro­tes a los na­cio­na­lis­tas blan­cos, uno de los cua­les aban­do­nó el par­que con una he­ri­da san­gran­te en la ca­be­za. El Ti­mes se to­mó el re­cau­do de se­ña­lar la no vio­len­cia de mu­chos de los con­tra­ma­ni­fes­tan­tes, pe­ro en un ar­tícu­lo pos­te­rior des­cri­bió el cre­ci­mien­to de un con­glo­me­ra­do im­pre­ci­so de per­so­nas de iz­quier­da que se de­no­mi­nan “an­ti­fa” (tér­mino de­ri­va­do de “an­ti­fas­cis­ta”) dis­pues­tas a com­ba­tir a los neo­na­zis con pa­los y puños.

Al­gu­nos ac­ti­vis­tas an­ti­fa en­tre­vis­ta­dos ex­pli­ca­ron su pos­tu­ra. Emily Ro­se Nauert de­cla­ró: “Se ne­ce­si­ta vio­len­cia pa­ra pro­te­ger la no vio­len­cia. Esa ne­ce­si­dad es muy ob­via aho­ra. Es­to es bá­si­ca­men­te una gue­rra de­cla­ra­da”. Otros ac­ti­vis­tas an­ti­fa di­je­ron que no es in­mo­ral usar la vio­len­cia pa­ra de­te­ner a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos, por­que és­tos, al in­ci­tar al odio a las mi­no­rías, ya pro­vo­ca­ron ata­ques vio­len­tos a miem­bros de esos co­lec­ti­vos.

El Ti­mes tam­bién ha­bló con ac­ti­vis­tas an­ti­rra­cis­tas que re­pu­dian la vio­len­cia y si­guen el ejem­plo de for­mas de desobe­dien­cia ci­vil es­tric­ta­men­te no vio­len­tas usa­das con éxi­to en los años 50 y 60 por el mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les ba­jo el li­de­raz­go de Mar­tin Lut­her King. En cam­bio, los se­gui­do­res del mo­vi­mien­to an­ti­fa di­cen que los ra­cis­tas y los na­cio­na­lis­tas blan­cos son irra­cio­na­les, así que no sir­ve de na­da tra­tar de con­ven­cer­los de que es­tán equi­vo­ca­dos: lo úni­co que los de­ten­drá es la fuer­za fí­si­ca.

Con­ce­da­mos que los ac­ti­vis­tas an­ti­fa ten­gan ra­zón acer­ca de la irra­cio­na­li­dad de los fa­ná­ti­cos ra­cis­tas más du­ros. Aun así, sub­sis­te el he­cho de que en Es­ta­dos Uni­dos, y en otros paí­ses don­de el ca­mino al po­der pa­sa por las ur­nas, la úni­ca for­ma que tie­ne la ex­tre­ma de­re­cha de con­se­guir sus ob­je­ti­vos es con­ven­cer a los vo­tan­tes mo­de­ra­dos. Aun su­po­nien­do que mu­chos de es­tos vo­tan­tes no sean del to­do ra­cio­na­les (y po­ca gen­te lo es), el he­cho de ver a an­ti­rra­cis­tas dan­do ga­rro­ta­zos o arro­jan­do bo­te­llas con ori­na al otro ban­do di­fí­cil­men­te los con­ver­ti­rá a la cau­sa an­ti­rra­cis­ta.

Imá­ge­nes co­mo és­tas trans­mi­ten an­te to­do la idea de que los an­ti­rra­cis­tas son unos pa­ta­nes en bus­ca de pe­lea. Pa­ra de­mos­trar un com­pro­mi­so éti­co sin­ce­ro con una so­cie­dad me­jor y no ra­cis­ta son mu­cho más efi­ca­ces una re­sis­ten­cia no vio­len­ta dig­na y la desobe­dien­cia ci­vil dis­ci­pli­na­da que ga­rro­tes o bo­te­llas con ori­na.

La re­sis­ten­cia vio­len­ta es par­ti­cu­lar­men­te peligrosa en Es­ta­dos Uni­dos por­que hay ju­ris­dic­cio­nes don­de la por­ta­ción de ar­mas de fue­go es to­tal­men­te le­gal. En Char­lot­tes­vi­lle, nu­me­ro­sos su­pre­ma­cis­tas blan­cos des­fi­la­ron ves­ti­dos con ro­pas de ca­mu­fla­je y por­tan­do ri­fles de asal­to se­mi­au­to­má­ti­cos. Si los ac­ti­vis­tas an­ti­fa van a res­pon­der a la vio­len­cia de los ra­cis­tas con vio­len­cia, ¿que­da­rá to­do en usar ga­rro­tes? ¿Cuán­to tiem­po pa­sa­rá an­tes de que las ar­mas mor­ta­les que por aho­ra só­lo se ex­hi­ben abier­ta­men­te em­pie­cen a ser usa­das?

Al­gu­nos ac­ti­vis­tas an­ti­fa bus­can el ori­gen del mo­vi­mien­to en gru­pos que com­ba­tie­ron a los fas­cis­tas en Eu­ro­pa en los años 20 y 30. En Ale­ma­nia, en los años pre­vios a la lle­ga­da de Hitler al po­der, la Stur­mab­tei­lung (una ban­da pa­ra­mi­li­tar na­zi ta mbién l la ma­da “ca­mi­sas par­das”) sa­lía a gol­pear (a ve­ces has­ta la muer­te) a ju­díos y opo­si­to­res po­lí­ti­cos. Pa­ra de­fen­der­se, la iz­quier­da res­pon­dió con mi­li­cias pro­pias: los Com­ba­tien­tes del Fren­te Ro­jo del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y el Fren­te de Hie­rro de los so­cial­de­mó­cra­tas.

El re­sul­ta­do fue una es­ca­la­da de vio­len­cia ca­lle­je­ra y una sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de rup­tu­ra de la le­ga­li­dad y el or­den. Mu­chos con­clu­ye­ron que se ne­ce­si­ta­ba mano du­ra pa­ra res­tau­rar el or­den y la es­ta­bi­li­dad. Mano du­ra era jus­ta­men­te la ima­gen que Hitler tra­ta­ba de pro­yec­tar; y cuan­ta más vio­len­cia ha­bía, más vo­tos con­se­guían los na­zis. Sa­be­mos bien có­mo si­guió esa tra­ge­dia.

¿Es exa­ge­ra­do pen­sar que la his­to­ria pue­de re­pe­tir­se? Se­gu­ra­men­te no lo es pa­ra los ac­ti­vis­tas an­ti­fa que ven la vio­len­cia co­mo respuesta a la ex­tre­ma de­re­cha: ellos mis­mos tra­zan ese pa­ra­le­lo his­tó­ri­co. El Ti­mes ci­ta a un ac­ti­vis­ta an­ti­fa: “No ha­cer na­da se­ría per­mi­tir­les crear un mo­vi­mien­to que apun­ta al ge­no­ci­dio”. Pe­ro si el pe­li­gro es ése, ne­ce­si­ta­mos una for­ma me­jor de com­ba­tir­lo que las tác­ti­cas que tan mal re­sul­ta­ron en Ale­ma­nia. *Pro­fe­sor de Bíoé­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton. Copy­right Pro­ject-Syndicate.

AP

CHO­QUES. En Vir­gi­nia hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra los su­pre­ma­cis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.