Cru­zar la cor­di­lle­ra

Perfil (Domingo) - - IDEAS - BER­NAR­DA LLO­REN­TE* Y CLAU­DIO VI­LLA­RRUEL**

Hi­ja de un tiem­po en el que la po­lí­ti­ca y aque­llos que la ejer­cen son in­ter­pe­la­dos por el ob­nu­bi­la­do pris­ma del pre­jui­cio, La cor­di­lle­ra se pre­sen­ta en la car­te­le­ra na­cio­nal co­mo un in­ten­so y pro­vo­ca­dor th­ri­ller, ca­paz de “hus­mear” en los re­co­ve­cos más os­cu­ros del po­der o, sim­ple­men­te, en el ros­tro hu­mano de sus mi­se­rias. De fac­tu­ra vi­sual im­pac­tan­te y ac­tua­cio­nes só­li­das, es­ta su­per­pro­duc­ción na­cio­nal que in­su­mió ca­si 6 mi­llo­nes de dó­la­res –en­tre fi­nan­cia­mien­to lo­cal y ex­tran­je­ro– des­mem­bró la po­si­ble “fór­mu­la del éxi­to”, y se que­dó a mi­tad de ca­mino. Cons­trui­da co­mo una ale­go­ría en­tre las al­tas cum­bres cor­di­lle­ra­nas y la pa­ra­fer­na­lia de un po­der que por ele­va­do dis­tor­sio­na, aís­la, ale­ja, la pe­lí­cu­la tran­si­ta por una mi­ra­da sin sor­pre­sas, pla­ga­da de los es­te­reo­ti­pos que pa­re­cen de­fi­nir hoy la po­lí­ti­ca. Un re­la­to am­bi­cio­so des­de lo abar­ca­ti­vo, con al­gu­nas his­to­rias sin rum­bo cla­ro y la irrup­ción de ele­men­tos fan­tás­ti­cos que pue­den vol­ver des­con­cer­tan­te el film.

La in­vi­ta­ción a com­ple­tar co­mo es­pec­ta­dor par­te de la his­to­ria que­da li­bra­da al va­cío de lo no di­cho, a las mue­cas que la an­ti­po­lí­ti­ca to­ma de “la vie­ja po­lí­ti­ca” pa­ra emer­ger por con­tras­te co­mo la más­ca­ra en la cual mi­me­ti­zar­se a tra­vés de la de­va­lua­ción cons­tan­te de la po­lí­ti­ca. Si la di­men­sión co­lec­ti­va des­apa­re­ce en una co­rre­la­ción de fuer­zas que di­ri­me pu­jas, ne­go­cia­cio­nes e in­tere­ses, las di­rec­tri­ces per­so­na­les co­bran un nue­vo pro­ta­go­nis­mo. Las prin­ci­pa­les de­fi­ni­cio­nes pa­san a for­mar par­te del hu­mor o los vai­ve­nes pa­la­cie­gos. Las con­tra­dic­cio­nes se sal­dan en las me­sas chi­cas y las de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas pen­den del hu­mor, la am­bi­ción o el ego del man­da­ta­rio de turno. No hay he­chos con­ca­te­na­dos o pen­sa­mien­tos ho­lís­ti­cos. Las par­cia­li­da­des no for­man par­te de un to­do, sino de cir­cuns­tan­cias más ca­sua­les que cau­sa­les. Las po­lí­ti­cas se re­du­cen a la me­ra ges­tión tec­no­crá­ti­ca.

Es­ta pin­ce­la­da de épo­ca po­ne el acen­to en un trans­cu­rrir po­lí­ti­co cer­cano al es­lo­gan des­pro­vis­to de sig­ni­fi­ca­dos y abun­dan­te en sig­ni­fi­can­tes. En es­ta ló­gi­ca, los lí­de­res se au­to­cons­tru­yen en su mo­ra­li­dad du­do­sa, los se­cre­tos abar­can par­tes os­cu­ras de un pa­sa­do in­abor­da­ble, siem­pre un muer­to cuel­ga del ro­pe­ro y al­gún car­pe­ta­zo ame­na­za con ha­cer tem­ble­quear a un po­der sos­te­ni­do con al­fi­le­res.

Los par­ti­dos se di­lu­yen a la par de las re­pre­sen­ta­cio­nes co­lec­ti­vas. La mo­da­li­dad de la an­ti­po­lí­ti­ca ape­la a in­di­vi­duos desem­po­de­ra­dos co­lec­ti­va­men­te e ilusionados con un des­tino in­di­vi­dual que de­pen­de só­lo de sí mis­mos. Pro­ba­ble­men­te co­mo reac­ción al ano­ni­ma­to que im­po­ne la so­cie­dad de ma­sas, exis­te un enor­me es­fuer­zo por ser vi­si­bi­li­za­dos, co­mo ga­ran­tía y tes­ti­mo­nio de la pro­pia exis­ten­cia. La am­plia­ción de de­re­chos vie­ne sien­do la respuesta en tér­mi­nos co­lec­ti­vos, mien­tras las re­des so­cia­les ali­men­tan la fal­sa ilu­sión de ser re­gis­tra­dos y es­cu­cha­dos.

La ma­ni­pu­la­ción y las irre­gu­la­ri­da­des en la co­mu­ni­ca­ción del re­sul­ta­do de las PA­SO des­co­rrie­ron ve­los y más­ca­ras. La “vi­ve­za crio­lla” o la “pi­car­día” ex­hi­bi­da por el Go­bierno –y ava­la­da por gran par­te de los me­dios–, que pre­fi­rió el gol­pe de efec­to a la cre­di­bi­li­dad del re­sul­ta­do, po­ne en ries­go la con­fian­za y la trans­pa­ren­cia acer­ca de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes. Jue­go pe­li­gro­so, por cier­to, en el que la ver­dad y la si­mu­la­ción se en­tre­cru­zan en un go­bierno que pa­re­ce dis­pues­to a to­do.

Es­tas re­la­cio­nes de po­der que emer­gen de un re­sul­ta­do elec­to­ral “fa­vo­ra­ble” que ape­nas su­pera el ter­cio in­si­núa de acá a oc­tu­bre avan­zar pre­ci­pi­ta­da­men­te, en un te­rri­to­rio en el que em­pie­za a se­ña­lar nue­vos alia­dos, pe­ro so­bre to­do re­cien­tes enemi­gos. Al es­ti­lo de las em­pre­sas, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha de­ci­di­do pro­fun­di­zar la po­lí­ti­ca de “pre­mios y cas­ti­gos”. Los nue­vos des­ti­na­ta­rios son los or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos, los jue­ces y fis­ca­les dís­co­los, los ma­pu­ches, los sin­di­ca­tos mo­vi­li­za­dos, en un in­ten­to dis­ci­pli­na­dor en el que la su­bor­di­na­ción se pre­mia y la re­bel­día se pa­ga. An­te la jus­ti­cia del “so­be­rano”, el res­to de las vo­ces ca­llan.

Oja­lá que es­ta mi­no­ría in­ten­sa pue­da di­fe­ren­ciar en­tre la fic­ción y una reali­dad di­ná­mi­ca y cam­bian­te. Las al­tas cum­bres nun­ca es­tán lo su­fi­cien­te­men­te ais­la­das ni lo su­fi­cien­te­men­te le­jos. En al­gún mo­men­to han de in­ter­ac­tuar y dar res­pues­tas a “aque­llos hé­roes" –co­mo di­ce Mi­chel Fou­cault– ca­pa­ces de en­fren­tar­se con la “mo­ra­li­dad” de la épo­ca. */**Ex­per­tos en me­dios, con­te­ni­dos y co­mu­ni­ca­ción. *Po­li­tó­lo­ga. **So­ció­lo­go.

CEDOC PER­FIL

PRODUCCION NA­CIO­NAL. Pe­lí­cu­la que se pre­sen­ta co­mo un th­ri­ller pro­vo­ca­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.