Los in­ten­den­tes K vis­lum­bran la de­rro­ta y pre­pa­ran el sal­to

Perfil (Domingo) - - POLITICA - MA­RIANO CONFALONIERI

“Ima­gi­nan­do la Ar­gen­ti­na que vie­ne”, es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter el in­ten­den­te kirch­ne­ris­ta de Mer­lo, Gus­ta­vo Me­nén­dez. El tex­to es­ta­ba acom­pa­ña­do por una foto con el je­fe pe­ro­nis­ta del Se­na­do, Mi­guel Pi­chet­to, y con otros dos je­fes co­mu­na­les bo­nae­ren­ses: el de Mal­vi­nas Ar­gen­ti­nas, Leo­nar­do Nar­di­ni, y el de Navarro, San­tia­go Mag­giot­ti.

“Los mu­cha­chos se apu­ra­ron”, ana­li­zó, en diá­lo­go con PER­FIL, otro in­ten­den­te que hoy mi­li­ta en Uni­dad Ciu­da­da­na pe­ro que, al igual que sus co­le­gas, es­tá pen­san­do en la re­or­ga­ni­za­ción del pe­ro­nis­mo –con Cris­ti­na Kirch­ner o sin ella– con la idea de in­ten­tar ven­cer al ma­cris­mo den­tro de dos años.

Pi­chet­to, de­cla­ra­do enemi­go de la ex pre­si­den­ta, apa­re­ce hoy co­mo el or­de­na­dor ins­ti­tu­cio­nal de la nue­va eta­pa pe­ro­nis­ta. El je­fe del blo­que de se­na­do­res na­cio­na­les no que­ría fil­trar la foto. “La te­nía­mos que ha­cer des­pués de la elec­ción, con to­dos. Hoy no sir­ve de na­da”, se que­jó an­te sus co­la­bo­ra­do­res. Pe­ro el in­ten­den­te de Mer­lo sin­tió la ne­ce­si­dad de man­dar un men­sa­je an­te una even­tual y po­si­ble de­rro­ta de Cris­ti­na Kirch­ner en Bue­nos Ai­res.

Sin em­bar­go, la foto que sa­lió no es la que más preo­cu­pa al kirch­ne­ris­mo, sino las que no se pu­bli­ca­ron. Los in­ten­den­tes pe­ro­nis­tas/mas­sis­tas/ ran­daz­zis­tas es­tán to­dos en con­tac­to te­le­fó­ni­co y per­so­nal des­de que en las PA­SO se for­ta­le­ció Cam­bie­mos. Ha­blan en­tre ellos, con Pi­chet­to y con los go­ber­na­do­res. La me­ta es uni­fi­car los blo­ques en los con­ce­jos de­li­be­ran­tes, las le­gis­la­tu­ras y el Con­gre­so en el me­diano pla­zo. Ta­rea di­fí­cil. “El pe­ro­nis­mo se de­ses­pe­ra por que­dar bien con los que ga­nan y es muy cruel con los que pier­den”, gra­fi­có un di­ri­gen­te del PJ en diá­lo­go con es­te dia­rio. Para in­ten­den­tes y go­ber­na­do­res la elec­ción de oc­tu­bre, en la que des­cuen­tan que, aun­que sea por po­co, Cam­bie­mos sal­drá ai­ro­so, mar­ca­rá un an­tes y un des­pués del kirch­ne­ris­mo. Si bien na­die “ju­bi­la” a la ex pre­si­den­ta, po­cos tie­nen in­te­rés en que si­ga li­de­ran­do un es­pa­cio. “Tie­ne que es­tar, pe­ro tie­ne que en­ten­der que no pue­de ve­nir a man­dar”, con­si­de­ró uno de los je­fes co­mu­na­les que has­ta aho­ra, por ne­ce­si­dad elec­to­ral, la acom­pa­ñan.

Más allá de los reaco­mo­da­mien­tos que pa­re­cen inevi­ta­bles, en ge­ne­ral hu­bo coin­ci­den­cia que fue des­afor­tu­na­da la ima­gen que subió Me­nén­dez. “A 15 días de la elec­ción, no lo be­ne­fi­cia a él ni tam­po­co al res­to”, pre­ci­só una fuen­te del pe­ro­nis­mo bo­nae­ren­se, que ade­más cree que des­pués de la elec­ción ha­brá una foto más amplia con el mis­mo men­sa­je. Para un sec­tor del PJ, Cris­ti­na tie­ne que es­tar en la me­sa de dis­cu­sión de lo que se vie­ne. Tam­bién Ser­gio Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo. Por­que, más allá de los re­sul­ta­dos de ca­da uno, “to­dos son ne­ce­sa­rios si que­re­mos ha­cer un fren­te só­li­do”, ex­pli­có la mis­ma fuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.