“al Go­bierno le va a ser muy di­fí­cil lle­var ade­lan­te una re­for­ma la­bo­ral”

El dipu­tado e hi­jo de Hu­go mo­yano sos­tie­ne que los sin­di­ca­lis­tas co­rrup­tos “son una mi­no­ría”. Di­ce que se sien­te pe­ro­nis­ta y que Cris­ti­na di­fi­cul­ta la uni­dad del par­ti­do.

Perfil (Domingo) - - POLITICA - FE­DE­RI­CO AGUI­LA

En la fa­mi­lia de Fa­cun­do Mo­yano hay es­pa­cio de so­bra para las pa­sio­nes y la po­lé­mi­ca: fút­bol y po­lí­ti­ca se mez­clan a ca­da pa­so. El dipu­tado del Fren­te Re­no­va­dor re­ci­bió es­ta se­ma­na a PER­FIL en su bún­ker del Pa­la­cio Rag­gio, a po­cos me­tros de la Ca­sa Ro­sa­da. Cuen­ta que los lu­nes se jun­ta con su pa­pá, Hu­go, y con su her­mano Pa­blo, a dis­cu­tir de fút­bol y tam­bién de sin­di­ca­lis­mo y po­lí­ti­ca. Di­ce que su cu­ña­do, Clau­dio Chi­qui Ta­pia, es­tá abo­ca­do a la pre­si­den­cia de la AFA y por eso no se su­ma a la me­sa.

—¿Qué te pro­vo­ca el ca­so del Pa­ta Me­di­na y otros sin­di­ca­lis­tas pre­sos?

—En la Ar­gen­ti­na hay más de tres mil aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les. Hay di­ri­gen­tes co­rrup­tos y ma­fio­sos, pe­ro son la mi­no­ría. Ca­da uno sa­be có­mo hi­zo las co­sas. La ma­yo­ría de los sin­di­ca­lis­tas, co­mo bien lo di­jo el pro-

“a mí no me pe­sa lla­mar­me mo­yano. en­tien­do que hay mu­cho pre­jui­cio con mi pa­dre”

pio Ma­cri, es­tán ba­jo el mis­mo ré­gi­men y no son de­lin­cuen­tes, ma­fio­sos y co­rrup­tos co­mo es­tos ti­pos.

—¿Te pe­sa lla­mar­te Mo­yano en tiem­pos de des­pres­ti­gio del sin­di­ca­lis­mo?

—No dis­cu­to a ni­vel fa­mi­liar. Ten­go mi pos­tu­ra y agra­dez­co, más allá de los cues­tio­na­mien­tos a mi pro­yec­to, que ha­ya po­di­do pre­sen­tar­lo.

—¿Se vie­ne una re­for­ma la­bo­ral des­pués de oc­tu­bre?

pro­duc­ción es el cos­to la­bo­ral. Lo ha di­cho Ma­cri en va­rias opor­tu­ni­da­des.

—Tu pa­pá si­gue sien­do un fac­tor de­ci­si­vo en la dis­cu­sión sin­di­cal. ¿El fút­bol lo tie­ne ale­ja­do? —

En el sin­di­ca­to de Ca­mio­ne­ros, más allá del car­go, siem­pre va a te­ner un pe­so im­por­tan­te. Pe­ro lo veo muy abo­ca­do al fút­bol, por­que al ma­ne­jar un equi­po gran­de co­mo In­de­pen­dien­te la gen­te siem­pre le demanda y exi­ge.

—No par­ti­ci­pas­te de la cam­pa­ña de Mas­sa y tu­vis­te de­cla­ra­cio­nes de apo­yo a Cris­ti­na en es­ta cam­pa­ña. —

Di­je que es una di­ri­gen­te im­por­tan­te. Más allá de su dis­cur­so, que tie­ne lu­ces y som­bras, la gen­te la re­co­no­ce co­mo una al­ter­na­ti­va al ofi­cia­lis­mo, y ga­nó las PA­SO.

—El pe­ro­nis­mo ya ha­bla de la bús­que­da de una fi­gu­ra para 2019 que no sea Cris­ti­na. ¿Coin­ci­dís? —

Yo me sien­to más pe­ro­nis­ta que mu­chos di­ri­gen­tes que es­tán en el par­ti­do. Es­tá cla­ro que ne­ce­si­ta una re­no­va­ción. Hoy no es vi­si­ble la fi­gu­ra que sin­te­ti­ce a to­do el pe­ro­nis­mo. Y el he­cho de que Cris­ti­na es­té en el es­ce­na­rio elec­to­ral tam­bién di­fi­cul­ta la uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.