“con las con­di­cio­nes ac­tua­les, el mo­de­lo low cost no es sus­ten­ta­ble en la ar­gen­ti­na”

So­brino de Horst, fun­da­dor de Cen­co­sud, li­de­ra la ae­ro­lí­nea chi­le­na que bus­ca ex­pan­dir­se en nues­tro país, pe­ro pi­de cam­bios re­gu­la­to­rios. “De­be­rían li­be­rar la ta­ri­fa mí­ni­ma”, pi­de.

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - BANYELIZ MU­ÑOZ HOL­GER PAULMANN

Hol­ger Paulmann es el CEO de la ae­ro­lí­nea chi­le­na Sky Air­li­nes, pues­to que ocu­pa des­de que mu­rió su pa­dre, Jür­gen Paulmann, fun­da­dor de la em­pre­sa y her­mano de Horst. El fac­tó­tum del gru­po Cen­co­sud des­em­bar­có con Jum­bo en 1982 en el país, y hoy es uno de los ma­yo­res hol­dings eco­nó­mi­cos de la región, con las ca­de­nas Jum­bo, Easy y una de­ce­na de shop­ping cen­ters.

Am­bos ha­bían lle­ga­do a la Ar­gen­ti­na a fi­nes de la dé­ca­da del 40, y se es­ta­ble­cie­ron en Bue­nos Ai­res, pe­ro des­pués op­ta­ron por ra­di­car­se al otro la­do de la cor­di­lle­ra. Em­pe­za­ron jun­tos con un su­per­mer­ca­do en el sur de Chile, pe­ro des­pués ca­da uno si­guió con sus pro­pios ne­go­cios. Su tío se aven­tu­ró por el mun­do del re­tail, y su pa­dre ideó nue­vas uni­da­des de ne­go­cios, en­tre ellas Sky, que co­men­zó a ope­rar en ju­nio de 2002 en Chile. Su pri­mer vue­lo in­ter­na­cio­nal fue ha­cia La Paz, en 2009, lue­go en 2010 su­ma­ron la ru­ta Bue­nos Ai­res y Li­ma. Hoy cuen­tan con un por­ta­fo­lio am­plio que con­si­de­ra Río de Ja­nei­ro, Flo­ria­nó­po­lis, Mon­te­vi­deo y Punta del Es­te.

—El go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri im­pul­sa el mo­de­lo low cost. ¿Les in­tere­sa par­ti­ci­par?

—Sí, pe­ro cree­mos que es po­co sus­ten­ta­ble con las con­di­cio­nes ac­tua­les.

—¿Por ejem­plo?

—La res­tric­ción prin­ci­pal es la ta­ri­fa mí­ni­ma, que es re­gu­la­da. De­be­rían li­be­rar la ban­da mí­ni­ma de ta­ri­fas si quie­ren du­pli­car o tri­pli­car la can­ti­dad de per­so­nas que via­jan a ni­vel do­més­ti­co en Ar­gen­ti­na. Low cost hay en to­dos los paí­ses y si­gue fun­cio­nan­do el trans­por­te te­rres­tre. La co­nec­ti­vi­dad no so­la­men­te hay que pro­me­ter­la, sino tam­bién ase­gu­rar­la. Si no se cam­bian de­ter­mi­na­dos fac­to­res, esa co­nec­ti­vi­dad va a ser só­lo una pro­me­sa.

—¿Es­pe­ra que el Go­bierno re­vea esas ta­ri­fas?

—Ten­go en­ten­di­do que la au­to­ri­dad ha di­cho que no van a ba­jar las ta­ri­fas mí­ni­mas; por en­de, eso va a ser una di­fi­cul­tad para las ae­ro­lí­neas low cost que se quie­ran es­ta­ble­cer den­tro de Ar­gen­ti­na.

—¿Có­mo se ve la ges­tión de Ma­cri des­de Chile?

—Se per­ci­be que es­te go­bierno es­tá ha­cien­do las co­sas bien y es­tá to­man­do una bue­na di­rec­ción. No obs­tan­te, tie­ne mu­cho tra­ba­jo por ha­cer, pe­ro por lo menos hay más con­fian­za en ver un am­bien­te de in­ver­sión más es­ta­ble, en que exis­tan, ojalá, re­glas más cla­ras de jue­go, por­que nin­gún in­ver­sio­nis­ta quie­re en­trar en el país y que en uno o dos años más le cam­bien las re­glas.

—¿Qué ha­ce fal­ta?

—To­da­vía ha­ce fal­ta que una de esas re­glas de­be es­tar di­se­ña­da para in­cen­ti­var la ma­yor com­pe­ten­cia. No bas­ta con atraer gen­te de afue­ra, sino que tam­bién es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar un am­bien­te pro­pi­cio para que las em­pre­sas pue­dan ser sus­ten­ta­bles. Tra­bas co­mo ta­ri­fas mí­ni­mas, al­tas ta­sas de em­bar­que, mo­no­po­lios en los ser­vi­cios no se han cam­bia­do, y esos son cam­bios que tie­nen que su­ce­der para que el am­bien­te del trans­por­te aé­reo pue­da ser com­pe­ti­ti­vo, y ese es­ce­na­rio no se es­tá cum­plien­do.

—¿Por qué men­cio­na las ta­sas de em­bar­que?

—La ta­sa de em­bar­que es un gol­pe gi­gan­te. Por ejem­plo, la ta­sa des­de Ro­sa­rio es de US$ 70 y de San­tia­go son US$ 30. Esos US$ 70 es la mis­ma ta­sa que se le co­bra al pa­sa­je­ro que va a Pa­rís, lo que es irra­cio­nal, por­que ese pa­sa­je es mu­cho más ca­ro. No es con­sis­ten­te la ta­sa que se co­bra. Por ejem­plo, la pro­mo­ción que te­ne­mos aho­ra en esa ru­ta son US$ 34 por tra­mo, y la ta­sa de em­bar­que son US$ 70 en Ar­gen­ti­na y US$ 30 en Chile, o sea, US$ 100 en ta­sas y US$ 68 por tic­ket, ob­via­men­te cues­ta mu­cho más ha­cer el vue­lo ida y vuel­ta, para un ope­ra­dor, que las ta­sas que só­lo in­clu­yen el ser­vi­cio del ae­ro­puer­to, que tie­ne un cos­to mu­chí­si­mo más ba­jo que lo que sig­ni­fi­ca ope­rar los avio­nes.

Si no cam­bian al­gu­nos fac­to­res la co­nec­ti­vi­dad va a ser só­lo una pro­me­sa; la ta­sa de em­bar­que es un gol­pe.

FO­TOS: MAR­CE­LO ABALLAY

CON RE­PA­ROS. “Se per­ci­be que es­te go­bierno es­tá ha­cien­do las co­sas bien”, di­ce, con ma­ti­ces.

CEDOC PER­FIL

RU­TAS. Ope­ran San­tia­go-Bue­nos Ai­res y es­pe­ran su­mar más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.