La im­pu­ni­dad del psi­có­pa­ta

Perfil (Domingo) - - IDEAS - SER­GIO SI­NAY*

To­do aque­llo que en el uni­ver­so ca­re­ce de ra­zón es un ob­je­to. Una co­sa. A las co­sas las con­ce­bi­mos co­mo se­res in­ani­ma­dos. Y se las va­lo­ra, ge­ne­ral­men­te, por su uti­li­dad. Se las con­tem­pla co­mo me­dios. Los se­res ra­cio­na­les, los que cons­ti­tu­yen la es­pe­cie hu­ma­na, son con­si­de­ra­dos per­so­nas. Su na­tu­ra­le­za es esen­cial­men­te dis­tin­ta de la de las co­sas. No son me­dios, sino fi­nes en sí mis­mos y co­mo ta­les de­ben ser res­pe­ta­dos. Im­ma­nuel Kant (1724-1804), el pen­sa­dor ale­mán con­si­de­ra­do pa­dre de la fi­lo­so­fía mo­ral, de­sa­rro­lla es­ta idea en Fun­da­men­to de la me­ta­fí­si­ca de las cos­tum­bres.

Con una co­sa se pue­de ha­cer lo que uno quie­ra. Gol­pear­la, des­truir­la, usar­la mal o bien. Un car­pin­te­ro pue­de cui­dar o no su mar­ti­llo, pe­ro no le de­be res­pe­to a la he­rra­mien­ta. Po­de­mos des­aten­der el man­te­ni­mien­to de nues­tro au­to, pe­ro eso no se­rá una fal­ta de res­pe­to ha­cia el vehícu­lo. Para fal­tar el res­pe­to a una per­so­na, para mal­tra­tar­la, para ser in­di­fe­ren­te a su do­lor, a su ne­ce­si­dad, para re­ba­jar su dig­ni­dad y, en de­ma­sia­dos ca­sos, para ma­tar­la, hay que re­ba­jar­la pri­me­ro a la ca­te­go­ría de co­sa. Eso es lo que ocu­rre en la men­te de un tor­tu­ra­dor, de un fe­mi­ci­da, de un gol­pea­dor, de un ex­plo­ta­dor, de un si­ca­rio, de un tra­tan­te. En fin, de quien po­ne a otro ser hu­mano en la ca­te­go­ría de co­sa. El mis­mo Kant sos­te­nía que no estamos obli­ga­dos a amar. “Un man­da­to re­la­ti­vo a que se de­ba ha­cer al­go de bue­na gana es con­tra­dic­to­rio”, es­cri­bía. Y apun­ta­ba que se pue­de ten­der al amor, pues­to que és­te es un ideal, pe­ro ja­más pue­de ser una exi­gen­cia. Dis­tin­ta es la cues­tión con el res­pe­to. Más allá de to­das las di­fe­ren­cias, el res­pe­to ha­cia la dig­ni­dad del otro, su con­si­de­ra­ción co­mo hu­mano y no co­mo co­sa, sí es obli­ga­to­rio y es fun­da­men­to de la mo­ral. Co­mo sin­te­ti­za­ba otro Ema­nuel, en es­te ca­so el li­tuano Lé­vi­nas (1906-1995), la mo­ral se sos­tie­ne en una fra­se de cua­tro pa­la­bras: “Us­ted pri­me­ro, por fa­vor”.

Cuan­do Ju­lio De Vi­do dis­pa­ró la ne­fas­ta fra­se se­gún la cual na­die su­frió más que él por la ma­sa­cre de On­ce que cos­tó la vi­da a 52 per­so­nas usua­rias del Fe­rro­ca­rril Sarmiento (no fue una tra­ge­dia, por­que las tra­ge­dias son inevi­ta­bles, co­mo se sa­be des­de los grie­gos), se co­lo­có en el otro ex­tre­mo de es­tas ideas y se au­to­ex­clu­yó co­mo su­je­to mo­ral. Al­go similar hi­zo su je­fa in­me­dia­ta de aquel en­ton­ces al de­cir, en una re­cien­te entrevista te­le­vi­si­va, que no le ca­be nin­gún re­mor­di­mien­to por­que tam­po­co, co­mo je­fa de Es­ta­do que fue, te­nía res­pon­sa­bi­li­dad. Su im­pú­di­ca afir­ma­ción de que la cul­pa fue del ma­qui­nis­ta vino a de­mos­trar que, co­mo era de sos­pe­char, a ella y a su su­bor­di­na­do (¿o cóm­pli­ce?, ¿o so­cio?) no los unió nun­ca el amor sino el es­pan­to que sus pa­la­bras y con­duc­tas pue­den pro­vo­car, co­mo lo ha­cían en­ton­ces y lo ha­cen aho­ra, en quie­nes se atie­nen a pen­sa­mien­tos y con­duc­tas que res­pon­den a prin­ci­pios bá­si­cos de la mo­ral.

La au­sen­cia de re­gis­tro del do­lor ajeno mos­tra­do por es­tas per­so­nas, la ca­ren­cia de em­pa­tía, la ig­no­ran­cia del su­fri­mien­to pro­vo­ca­do por sus ac­tos, la ne­ga­ción a ha­cer­se car­go de las con­se­cuen­cias de és­tos, que es fun­da­men­to de la res­pon­sa­bi­li­dad, el des­pre­cio ha­cia cual­quie­ra que les re­cuer­de lo que hi­cie­ron y lo que de­ja­ron de ha­cer, tie­nen una lla­ma­ti­va coin­ci­den­cia con lo que los es­pe­cia­lis­tas de­fi­nen co­mo psi­co­pa­tía. El doctor Hu­go Ma­rie­tan sub­ra­ya en sus obras (en­tre ellas, El je­fe psi­có­pa­ta y El psi­có­pa­ta y su com­ple­men­ta­rio) que el psi­có­pa­ta no es un en­fer­mo y, por lo tan­to, no es tra­ta­ble. Lo su­yo es un mo­do de es­tar en el mun­do, al mar­gen de la no­ción de bien y de mal. Hay en él una im­pu­ni­dad in­te­rior por la cual su fin jus­ti­fi­ca los me­dios. Ve a to­dos co­mo in­fe­rio­res, los con­si­de­ra co­sas, que va­len se­gún su uti­li­dad. Y só­lo mo­di­fi­ca su con­duc­ta si le con­vie­ne. Cal­cu­la Ma­rie­tan que los psi­có­pa­tas abar­can el 3% de la población, por lo cual ha­bría unos 900 mil en el país. Y uno de ca­da tres es mu­jer. Bueno se­ría que, cuan­do al­guno ac­ce­de al po­der, aque­lla im­pu­ni­dad in­te­rior no se con­vier­ta en im­pu­ni­dad ex­te­rior. *Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.