Más de mil per­so­nas hi­cie­ron un pic­nic ‘de blan­co’ en Puer­to Ma­de­ro

La pri­me­ra edi­ción por­te­ña de de­jó a 1.800 per­so­nas en lis­ta de es­pe­ra para 2018. los asis­ten­tes pa­ga­ron has­ta $ 4 mil por pa­re­ja.

Perfil (Domingo) - - SOCIEDAD - C.F.E.

Los or­ga­ni­za­do­res (der.) co­no­cie­ron es­ta pro­pues­ta en Pa­rís y de­ci­die­ron traer­la a Bue­nos Ai­res. Co­mo si fue­ra un cul­to –pe­ro, en es­te ca­so, en lu­gar de re­li­gio­so, al “es­pí­ri­tu de ca­ma­ra­de­ría” y a la “ele­gan­cia”, se­gún sus or­ga­ni­za­do­res–, unas mil per­so­nas, ves­ti­das ín­te­gra­men­te de blan­co, se sen­ta­ron ayer an­te me­sas con va­ji­lla y man­te­le­ría del mis­mo co­lor a es­pe­rar la pues­ta del sol en el Di­que 2 de Puer­to Ma­de­ro. En ese mo­men­to, co­mo en un ri­tual, le­van­ta­ron sus ser­vi­lle­tas al uní­sono para dar co­mien­zo a un pic­nic, pe­ro de lu­jo, por el que al­gu­nos pa­ga­ron has­ta ca­si $ 4 mil por pa­re­ja.

La pri­me­ra edi­ción por­te­ña del even­to Dî­ner en Blanc (li­te­ral­men­te, ce­na de blan­co) du­ró has­ta en­tra­da la no­che, pe­ro em­pe­zó, pun­tual, a la ho­ra exac­ta del atar­de­cer. La ex­pec­ta­ti­va que ge­ne­ró el en­cuen­tro, se en­tu­sias­man sus res­pon­sa­bles lo­ca­les, fue tal que para el año que vie­ne, ade­más de vol­ver a con­vo­car al mi­llar que par­ti­ci­pó ayer, ya tie­nen unos 1.800 ins­crip­tos más en lis­ta de es­pe­ra. Eso ha­ce que el desafío sea aún “más gran­de”, di­cen.

Se tra­ta de un even­to in­ter­na­cio­nal que em­pe­zó –có­mo no– en Pa­rís y se re­pli­có en­se­gui­da en ciu­da­des co­mo Nue­va York, Mon­treal y Syd­ney. Cin­co años más tar­de, en esas ciu­da­des se reúnen en­tre 5 y 15 mil per­so­nas por edi­ción, y se re­pi­te ade­más en otras ochen­ta ur­bes de trein­ta paí­ses. Aquí, sus an­fi­trio­nes lo­ca­les –Ji­me­na Suá­rez, Maia Naon y Ni­co­lás Fran­cis­que­lo– se enamo­ra­ron de la pro­pues­ta y de­ci­die­ron traer­la a Bue­nos Ai­res. “Es­to na­ce co­mo un pic­nic de ami­gos en Pa­rís, don­de re­sul­ta su­per­na­tu­ral que la gen­te se lle­ve la co­mi­da, la me­sa y las si­llas; va­ya de blan­co y lle­ve por­ce­la­na, cu­bier­tos y co­pas para pa­sar un mo­men­to de dis­fru­te y com­par­tir en­tre ami­gos”, cuen­ta Fran­cis­que­lo.

Con el tiem­po, el even­to co­men­zó a cu­brir va­rias de las cues­tio­nes lo­gís­ti­cas: en la ver­sión lo­cal, se po­día com­prar la ca­nas­ta de co­mi­da a elec­ción –con pla­tos sim­ples, en­tra­das, pos­tres, lo que se desea­ra; la be­bi­da, y al­qui­lar las me­sas y las si­llas. “Don­de más jue­ga la gen­te es en có­mo se pre­pa­ra: có­mo se loo­kean ellos y có­mo am­bien­tan su me­sa”, agre­ga.

Los in­vi­ta­dos, con­vo­ca­dos por eta­pas, de­bían res­pe­tar con­sig­nas va­rias para par­ti­ci­par: de­jar to­do “im­pe­ca­ble, en me­jo­res con­di­cio­nes de las que en­con­tra­ron el lu­gar”, y lle­gar só­lo has­ta uno de los sie­te pun­tos de con­vo­ca­to­ria en­tre la Ciu­dad y la zo­na nor­te bo­nae­ren­se y, des­de allí, se­guir en mi­cro has­ta la lo­ca­ción se­cre­ta.

“El cen­tro de la reunión es com­par­tir y co­no­cer a otros, y no só­lo se tra­ta de la co­mi­da sino de la ex­pe­rien­cia. En Fran­cia, por ejem­plo, en la úl­ti­ma edi­ción mo­vían a la gen­te ya sen­ta­da un pues­to en la me­sa, y eso los obli­ga­ba a de­di­car el tiem­po a co­no­cer a quie­nes com­par­tían el es­pa­cio con uno. Lo me­jor del en­cuen­tro, sin du­das, es que no hay gen­te vip, to­dos so­mos igua­les”, con­clu­ye. hi­ja a la fis­ca­lía de Itu­zain­gó; y se­rá la pri­me­ra vez en que un adul­to de­be­rá res­pon­der por la ac­ción de una per­so­na a car­go, tras la de­ci­sión del go­bierno bo­nae­ren­se de pro­mo­ver una demanda por da­ños y per­jui­cios contra los pa­dres de aque­llos alum­nos me­no­res de edad iden­ti­fi­ca­dos co­mo au­to­res de ame­na­zas de bom­bas a las es­cue­las, que su­ma­ron 2.400 en un mes.

“Las ame­na­zas de bom­ba no se pue­den pre­ve­nir, pe­ro ca­da vez que su­ce­de estamos ahí, en las es­cue­las, para pre­ser­var la vi­da de los chi­cos y los do­cen­tes”, di­je­ron fuen­tes ofi­cia­les en diá­lo­go con Té­lam, acer­ca de la de­ci­sión del go­bierno de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal.

FO­TOS: GZA. DI­NER EN BLANC

CEDOC PER­FIL

ES­CUE­LA Nº 19. El co­le­gio re­ci­bió lla­ma­dos en sep­tiem­bre.

En Syd­ney y en Nue­va York ya es un clásico.

EN EL MUN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.