Emo­cio­na­do, Quino con­fe­só sen­tir­se fe­liz por la vi­gen­cia de su cé­le­bre per­so­na­je “Ma­fal­da”

Perfil (Domingo) - - PROTAGONISTAS - JU­LIE­TA MONDET

Ha­ce 54 años creó al mí­ti­co per­so­na­je de Ma­fal­da, una pe­que­ña con­tes­ta­ta­ria y lu­cha­do­ra so­cial, quien pe­se al pa­so de los años si­gue tan vi­gen­te co­mo en 1963. Por eso, Joa­quín Sal­va­dor La­va­do Te­jón, co­no­ci­do co­mo Quino, re­ci­bió el Pre­mio Per­fil a la In­te­li­gen­cia en la ca­te­go­ría Hu­ma­ni­da­des. La en­tre­ga se hi­zo el mar­tes por la tar­de en el Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner (CCK) y el his­to­rie­tis­ta se mos­tró agra­de­ci­do y fe­liz por el re­co­no­ci­mien­to.

“Me po­ne muy con­ten­to que lo que es­cri­bí ha­ce dé­ca­das si­ga apli­cán­do­se en el ac­tua­li­dad”, se­ña­ló quien re­ci­bió su es­ta­tui­lla de manos de Ma­ría Ko­da­ma. No obs­tan­te, no se ani­mó a ha­blar de la grie­ta po­lí­ti­ca y con­sul­ta­do so­bre lo que pen­sa­ría su per­so­na­je más fa­mo­so del te­ma, di­jo “No lo pue­do con­tes­tar por­que yo tam­po­co lo sé...”.

Las his­to­rias que Quino es­cri­bió de Ma­fal­da, con sus mensajes atem­po­ra­les e iró­ni­cos en pro de un mun­do me­jor, se desa­rro­lla­ron en­tre 1964 y 1973. Y aún así, hoy si­guen dan­do de qué ha­blar, y ese es el va­lor más fuer­te que tie­nen. Com­ba­ti­va y lu­cha­do­ra la pe­que­ña Ma­fal­da le­van­tó la voz por la de­mo­cra­cia, los de­re­chos de los ni­ños, la paz y tam­bién Los Beatles. Y se mos­tró siem­pre efu­si­va de­trac­to­ra de las ar­mas, la gue­rra, y la so­pa. En los con­te­ni- dos de Ma­fal­da se des­ta­can por ejem­plo, la preo­cu­pa­ción por la po­lí­ti­ca mun­dial o la ob­se­sión de Ma­no­li­to con el di­ne­ro. Siem­pre des­de una mi­ra­da áci­da y hu­mo­ris­ti­ca. Des­de la cual el au­tor ahon­dó con fre­cuen­cia en la mi­se­ria y el ab­sur­do de la con­di­ción hu­ma­na, sin lí­mi­tes de cla­se, ha­cien­do que és­te se en­fren­te a la bu­ro­cra­cia, los erro­res de la au­to­ri­dad, las ins­ti­tu­cio­nes inú­ti­les o la pro­pia es­tre­chez de mi­ra­das. Nun­ca du­dó tam­po­co en uti­li­zar sus his­to­rie­tas para en­viar mensajes de con­te­ni­do so­cial a sus lec­to­res. Otro de sus tí­pi­cos re­cur­sos fue la re­duc­ción al ab­sur­do de si­tua­cio­nes co­no­ci­das. Aun­que siem­pre bus­can­do la son­ri­sa co­mo me­dio de en­fren­tar­se a la cru­da reali­dad. In­clu­so, en sus ca­ri­ca­tu­ras de je­fes opre­si­vos y bu­ró­cra­tas sin sen­ti­mien­tos se vis­lum­bra cier­ta sim­pa­tía, por ser a su vez víc­ti­mas de su pro­pia es­tu­pi­dez.

De to­dos mo­dos, es­te en­fo­que pe­si­mis­ta de la reali­dad que Quino le otor­gó a Ma­fal­da no im­pi­dió que sus his­to­rias es­tén lle­nas Quino con Ma­fal­da, que na­ció co­mo un per­so­na­je para una pu­bli­ci­dad. de ter­nu­ra. Las úl­ti­mas len­guas en las que se pu­bli­ca­ron sus his­to­rias fue­ron el brai­lle y el gua­ra­ní. A pe­sar de que des­pués de 1973 Quino re­to­mó el per­so­na­je de Ma­fal­da en al­gu­na oca­sión, de­jo que des­can­se para siem­pre su crea­ción, al menos en lo que res­pec­ta a nue­vas his­to­rias. Aun­que a la vis­ta es­tá, Ma­fal­da re­sul­ta in­mo­tal. En su lar­ga tra­yec­to­ria, Quino re­ci­bió va­rios ho­no­res co­mo el Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Co­mu­ni­ca­ción y Hu­ma­ni­da­des y la Me­da­lla de la Or­den y las Le­tras de Fran­cia.

Es con­si­de­ra­do uno de los ma­yo­res íco­nos de Ar­gen­ti­na den­tro y fue­ra de sus fron­te­ras. Y pe­se que des­de ha­ce unos años, Quino li­mi­ta sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de­bi­do a al­gu­nas pro­ble­mas d e m o - vi­li­dad y de vi­sión, qui­so es­tra pre­sen­te en es­ta en­tre­ga de Pre­mios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.