Tran­qui­li­zan­tes.

Un es­tu­dio de la se­dro­nar re­ve­ló que ca­si 3 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos de en­tre 12 y 65 años re­cu­rren a es­tos me­di­ca­men­tos pa­ra dor­mir, ba­jar la an­sie­dad o “di­si­mu­lar” una an­gus­tia.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - FLO­REN­CIA BALLARINO

Los con­su­me una de ca­da tres mu­je­res ma­yo­res de 50, se­gún Se­dro­nar.

Pa­ra dor­mir bien, cal­mar la an­sie­dad o “di­si­mu­lar” una an­gus­tia. Con­su­mir psi­co­fár­ma­cos se ha vuel­to al­go co­mún en­tre los ar­gen­ti­nos. Los me­di­ca­men­tos tran­qui­li­zan­tes, an­sio­lí­ti­cos y an­ti­de­pre­si­vos es­tán en el bo­ti­quín fa­mi­liar y se to­man co­mo si fue­ran as­pi­ri­nas, sin ad­ver­tir sus efec­tos ad­ver­sos ni la adic­ción que generan.

Lo co­rro­bo­ran las es­ta­dís­ti­cas: se­gún el Es­tu­dio de Con­su­mo de Sus­tan­cias Psi­coac­ti­vas rea­li­za­do por la Se­dro­nar en­tre 2016 y 2017, el 15% de la po­bla­ción de en­tre 12 y 65 años con­su­me psi­co­fár­ma­cos con o sin pres­crip­ción mé­di­ca; es­to es, ca­si tres mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos. “El con­su­mo de es­te ti­po de me­di­ca­men­tos es al­to en la po­bla­ción ur­ba­na de nues­tro país y au­men­ta con la edad, al­can­zan­do el 26,4% en­tre los 50 y los 65 años en el

“se con­vier­ten en una es­pe­cie de ‘mu­le­ta quí­mi­ca’ pa­ra aguan­tar el ritmo.”

ca­so de los tran­qui­li­zan­tes”, le di­jo a PER­FIL Ve­ró­ni­ca Bra­ses­co, di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio Ar­gen­tino de Dro­gas.

El es­tu­dio de la Se­dro­nar tam­bién en­con­tró que la mo­da­li­dad de uso es ma­yor en mu­je­res (17,6%) que en los va­ro­nes (12,8%). “El psi­co­fár­ma­co es la úni­ca sus­tan­cia en la que hay una ma­yor pre­va­len­cia de con­su­mo en mu­je­res, es­pe­cí­fi­ca­men­te to­dos los que son an­ti­de­pre­si­vos”, agre­gó Bra­ses­co. En­tre los 35 y los 49 años, el 19,3% de las mu­je­res con­su­mió tran­qui­li­zan­tes o an­sio­lí­ti­cos al­gu­na vez en la vi­da y en­tre los 50 y los 65 la pre­va­len­cia lle­ga al 35%. En tan­to, el 4% usó es­ti­mu­lan­tes o an­ti­de­pre­si­vos. “Es al­to el con­su­mo en mu­je­res en­tre los 20 y los 50 años, cuan­do em­pie­za la ne­ce­si­dad de una al­ta per­for­man­ce: es­tu­diar, tra­ba­jar, te­ner hi­jos. Es una es­pe­cie de ‘mu­le­ta quí­mi­ca’ pa­ra aguan­tar el ritmo”.

En­tre quie­nes re­fi­rie­ron ha­ber con­su­mi­do tran­qui­li­zan­tes o an­sio­lí­ti­cos al­gu­na vez en la vi­da, la ma­yor par­te per­te­ne­ce al gru­po de las ben­zo­dia­ce­pi­nas, que ac­túan so­bre el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y tie­nen efec­tos se­dan­tes, hip­nó­ti­cos, an­sio­lí­ti­cos, an­ti­con­vul­si­vos y mio­rre­la­jan­tes. En ma­yor me­di­da clo­na­ze­pam (55,6%), al­pra­zo­lam (30,2%) y dia­ze­pam (15,4%). Se­gún da­tos de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da IMS Health Ar­gen­ti­na, es uno de los paí­ses con ma­yor con­su­mo per cá­pi­ta de clo­na­ze­pam del mun­do. En 2014 se ven­die­ron más de un mi­llón de uni­da­des por día, 143% más que en 2004. De­pen­den­cia. Pa­ra Bra­ses­co, la fun­cio­na­li­dad del psi­co­fár­ma­co en la ado­les­cen­cia y en la edad adul­ta es dis­tin­ta. En los jó­ve­nes pre­va­le­ce el uso con fi­nes re­crea­ti­vos, es la lla­ma­da “ja­rra lo­ca” don­de se mez­clan pas­ti­llas y al­cohol. “Es un con­su­mo de al­to ries­go pa­ra la sa­lud por­que se com­bi­na con otras sus­tan­cias”, se­ña­ló Bra­ses­co.

En cam­bio, en los adul­tos los psi­co­fár­ma­cos se uti­li­zan pa­ra com­ba­tir si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas es­tre­san­tes, de ten­sión o de in­cer­ti­dum­bre. Mu­chas ve­ces se bus­can so­lu­cio­nes in­me­dia­tas a pro­ble­mas con la ilu­sión de que son “pas­ti­llas má­gi­cas”. “Se me­di­ca­li­zan los ci­clos vi­ta­les: la me­no­pau­sia en la mu­jer, to­do lo que es el sín­dro­me de ni­do va­cío, la so-

le­dad. Es­to tie­ne que ver con la vi­da en las gran­des ur­bes”.

Las ben­zo­dia­ce­pi­nas sue­len ge­ne­rar de­pen­den­cia y to­le­ran­cia, por eso los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan no con­su­mir­las por más de tres me­ses. “Son al­ta­men­te adic­ti­vas. Sa­lir del con­su­mo, aban­do­nar­lo, es bien com­pli­ca­do”, ad­vir­tió Bra­ses­co. Ade­más, pue­den pro­du­cir som­no­len­cia, irri­ta­bi­li­dad, dis­mi­nu­ción de los re­fle­jos y de­men­cia. Por eso se de­ben con­su­mir ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca.

El es­tu­dio de la Se­dro­nar ha­lló que el 21% de los que con­su­mie­ron tran­qui­li­zan­tes al­gu­na vez en la vi­da lo hi­cie­ron sin pres­crip­ción mé­di­ca o ini­cia­ron el con­su­mo por in­di­ca­ción del mé­di­co y lue­go con­ti­nua­ron por su cuen­ta. En­tre quie­nes sí te­nían in­di­ca­ción mé­di­ca (78%), en el 49% de los ca­sos fue un mé­di­co ge­ne­ra­lis­ta quien ha­bía re­ce­ta­do el tran­qui­li­zan­te y en un 37,2% un mé­di­co psi­quia­tra.

“Hay que ha­cer un gran tra­ba­jo con los mé­di­cos, por es­to de que en oca­sio­nes re­pro­du­cen la re­ce­ta de psi­co­fár­ma­cos por años y lue­go hay un al­to por­cen­ta­je de gen­te ma­yor con adic­ción a la sus­tan­cia. Pa­ra eso, fir­ma­mos un convenio con PAMI y que­re­mos tra­ba­jar con to­do lo que tie­ne que ver con me­di­ca­li­za­ción de la ve­jez”. con­clu­yó Bra­ses­co.

SHUTTERSTOCK

PRO­BLE­MA. Ellas su­pe­ran a los va­ro­nes en uso de an­sio­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.