Ten­sio­nes en el ga­bi­ne­te por reforma y ajus­te pre­su­pues­ta­rio

EXI­GEN UN ACHIQUE EN LOS ORGANIGRAMAS, MA­YOR CON­TROL DE LA flO­TA DE AU­TOS Y BA­JAR GAS­TOS EN PA­SA­JES Y VIA­JES. JUS­TO JE­FA­TU­RA DE GA­BI­NE­TE FUE DE LAS QUE MáS CRE­CIE­RON EN ESE RU­BRO.

Perfil (Domingo) - - PORTADA - GA­BRIEL ZIBLAT

Son los “ojos e in­te­li­gen­cia” de Mauricio Macr i. Pe­ro ca­da vez más mi­nis­tros es­pe­ran que no ob­ser­ven con lu­jo de de­ta­lles. Es que Ma­rio Quin­ta­na y Gus­ta­vo Lo­pe­te­gui, los vi­ce­je­fes de Ga­bi­ne­te, es­tán ten­san­do la cuer­da con los mi­nis­tros con un do­ble afán: la efi­cien­cia y el ajus­te. Fue­ron los res­pon­sa­bles de la salida de ca­da fun­cio­na­rio del Eje­cu­ti­vo, con Ri­car­do Bur­yai­le y Jor­ge Le­mus co­mo los úl­ti­mos ex­po­nen­tes, y aho­ra es­tán abo­ca­dos a se­guir re­cor­tan­do. Piden cam­bios en los organigramas pa­ra te­ner “do­ta­cio­nes óp­ti­mas”, con­tro­lar el uso de los au­tos ofi­cia­les y achi­car los gas­tos en pa­sa­jes y viá­ti­cos.

En es­te úl­ti­mo pun­to se da una cu­rio­si­dad. Jus­ta­men­te Je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te es una de las ju­ris­dic­cio­nes que más au­men­ta­ron sus gas­tos en pa­sa­jes y viá­ti­cos en com­pa­ra­ción con 2016. La pri­me­ra fue el Mi­nis­te­rio del In­te­rior (142%), jus­ti­fi- ca­da por los gas­tos en los ope­ra­ti­vos elec­to­ra­les. Des­pués vie­ne la car­te­ra co­man­da­da por Mar­cos Pe­ña, con un au­men­to del 56% (ver in­fo­gra­fía).

En esa de­pen­den­cia apun­tan con­tra Hernán Lom­bar­di, del Sis­te­ma de Me­dios Públicos. Ya ve­nía re­ci­bien­do pre­sio­nes in­ter­nas. Le apun­ta­ban por no to­mar el con­trol (o achi­car) en lu­ga­res co­mo Té­lam y la TV Pú­bli­ca. Aho­ra se su­ma el au­men­to de pa­sa­jes y via­jes, jus­ti­fi­ca­do en el en­torno de Lom­bar­di por la rea­li­za­ción de los Tec­nó­po­lis fe­de­ra­les y de la can­di­da­tu­ra del país pa­ra rea­li­zar la Expo In­ter­na­cio­nal 2023.

Las his­to­rias de ten­sio­nes en­tre los co­mi­sa­rios Quin­ta­na y Lo­pe­te­gui y los mi­nis­tros pro­li­fe­ran. Y son cam­bian­tes. Con Lom­bar­di, Quin­ta­na so­lía te­ner “un amor­ci­to”, en pa­la­bras de fuen­tes que si­guie­ron esa re­la­ción, en una épo­ca en la que la ten­sión era con Pa­blo Ave­llu­to, de Cul­tu­ra. Hoy los pa­pe­les cam­bia­ron, Ave­llu­to me­jo­ró su re­la­ción a ba­se de cum­plir con los re­qui­si­tos (léa­se, nú­me­ros). “Es una re­la­ción muy sim­bió­ti-

“Cuan­do te cru­zan, te es­pe­ran, y tar­de o tem­prano te la co­bran”, di­cen en el Go­bierno

ca”, cuen­tan. Ese ida y vuel­ta coin­ci­de con una des­crip­ción so­bre Quin­ta­na: “Es una mon­ta­ña ru­sa, un día te ama y otro te odia”. Tam­bién lo de­fi­nen co­mo “más cam­pe­chano” y con una cuo­ta de es­pi­ri­tua­li­dad. Eso ex­pli­ca, tal vez, la bue­na re­la­ción que tie­ne con el mi­nis­tro y ra­bino Ser­gio Berg­man.

Bur­yai­le y Le­mus, en es­te mar­co, fue­ron las úl­ti­mas víc­ti­mas del dúo. En sus ca­sos, las crí­ti­cas es­ta­ban pues­tas en la efi­cien­cia. El Mi­nis­te­rio de Sa­lud, coor­di­na­do por Lo­pe­te­gui (apo­da­do co­mo Mr. Ex­cel por su afi­ción por la s pla n i l la s), ve­nía sien­do cas­co­tea­do des­de el año pa­sa­do, al pun­to tal de que se ha­bía te­ni­do que ir el nú­me­ro dos, Nés­tor Pérez Ba­li­ño. Con Bur­yai­le ha­bía dis­con­for­mi­dad por no po­der re­sol­ver pro­ble­má­ti­cas de la car­te­ra de Agroin­dus­tria, co­mo la si­tua­ción de eco­no­mías re­gio­na­les co­mo la de las pe­ras y man­za­nas. Cuen­tan que, sa­bien­do que sus días co­mo mi­nis­tro es­ta­ban con­ta­dos, qui­so ser can­di­da­to en For­mo­sa, pe­ro Ma­cri le pi­dió que se que­da­ra. Por eso, to­mó de ma­la ma­ne­ra cuan­do, ape­nas unos días des­pués de las elec­cio­nes, el Pre­si­den­te lo des­pi­dió.

“Tan­to Quin­ta­na co­mo Lo­pe­te­gui, cuan­do te cru­zan, te es­pe­ran, y tar­de o tem­prano te la co­bran”, gra­fi­ca un hom­bre que los vio en ac­ción. Son los que li­dian con los mi­nis­tros to­dos los días, los que eva­lúan el fun­cio­na­mien­to y el cum­pli­mien­to de las me­tas. Y ca­da quin­ce días tie­nen reunión de coor­di­na­ción con el pre­si­den­te y los prin­ci­pa­les fun­cio­na­rios del área. “Ahí siem­pre re­pi­ten lo de la ne­ce­si­dad de achi­car, y po­nen mu­cha aten­ción en qué se hi­zo, qué fal­ta, cuán­ta gui­ta se pu­so”, re­la­ta otra fuente.

El ca­so más re­cor­da­do es el de Al­fon­so Prat-Gay, que no acep­ta­ba so­me­ter­se a los con­tro­les. “Aho­ra te­ne­mos mi­nis­tro de Ha­cien­da”, se de­cía en Ca­sa Ro­sa­da al po­co tiempo de su par­ti­da. Pe­ro no to­dos los que se cru­zan con ellos ter­mi­nan afue­ra. El que tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra es el Pre­si­den­te. Es el ca­so de Fran­cis­co Ca­bre­ra, mi­nis­tro de Pro­duc­ción, que te­nía una muy ma­la re­la­ción con Quin­ta­na, al pun­to de que le pi­dió a Ma­cri cam­biar de coor­di­na­dor. Hoy el se­gui­mien­to lo ha­ce con Lo­pe­te­gui. “Gus­ta­vo es más tí­mi­do, más tran­qui­lo, pe­ro es muy du­ro”, des­cri­ben. “Tam­bién aho­ra el mi­nis­te­rio de Pancho fun­cio­na me­jor”, ex­pli­can.

Otra que tu­vo mo­men­tos de ten­sión pe­ro que tie­ne aval de Ma­cri es Ca­ro­li­na Stan­ley. En Desa­rro­llo So­cial se cuen­ta que me­ses atrás, en una reunión, se cansó de los re­cla­mos de Quin­ta­na pa­ra avan­zar con re­cor­tes. Su mi­nis­te­rio, de to­das for­mas, es uno de los que ya em­pe­za­ron a po­ner en mar­cha el plan pa­ra achi­car el or­ga­ni­gra­ma.

FOTOS: CEDOC PER­FIL

LOS VERDUGOS. Quin­ta­na (iz­quier­da) y Lo­pe­te­gui (de­re­cha), los vi­ces de Mar­cos Pe­ña y en­car­ga­dos de con­tro­lar to­do lo que ha­cen los mi­nis­tros de Mauricio Ma­cri.

LAS VICTIMAS. To­dos en el ga­bi­ne­te ya sa­ben que con­vie­ne no pe­lear­se con los “ojos e in­te­li­gen­cia” del Pre­si­den­te. Jor­ge Le­mus (Sa­lud) y Ri­car­do Bur­yai­le (Agroin­dus­tria) fue­ron los úl­ti­mos en caer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.