Los ex­pues­tos y los re­ser­va­dos

Perfil (Domingo) - - POLITICA - LUIS COS­TA*

Hay al­go de tos­co, de rús­ti­co y de evi­den­te en la for­ma en que se ex­pre­san hoy los ro­les de po­der. A unos se los mues­tra a llí com­ple­tos y sin in­ti­mi­dad, to­ta­les, pa­ra que de ellos po­da­mos ob­ser­var­lo to­do; de los otros re­ci­bi­mos en cam­bio so­lo sus se­lec­cio­nes con­tro­la­das de co­mu­ni­ca­ción.

Co­mo un lo­gro ope­ra­ti­vo de la so­cie­dad mo­der­na, Fou­cault ex­pre­sa­ba que ya no re­que­rían los go­bier­nos la ex­po­si­ción de las con­se­cuen­cias del de­li­to en for­mas de cas­ti­go en el es­pa­cio pú­bli­co. La tor­tu­ra a la vis­ta de to­dos, abier­ta y bru­tal, co­mo sím­bo­lo en sí mis­mo, obra­ba co­mo men­sa­je al res­to y de­bía re­pe­tir­se en for­ma abier­ta, al ai­re li­bre, pa­ra re­afir­mar un rol de po­der. En la so­cie­dad dis­ci­pli­na­ria, una más cer­ca­na a la nues­tra, no­so­tros mis­mos ejer­ce­mos un au­to­con­trol y de pa­so le aho­rra­mos al Es­ta­do re­cur­sos pa­ra ejer­cer su evi­den­cia. Sin em­bar­go, mien­tras Ama­do Bou­dou aparece en pi­ja­ma en su ca­sa, en el mo­men­to jus­to de su de­ten­ción, pa­ra que lo vea­mos to­dos, a to­do su ser allí de­te­ni­do, las ne­go­cia­cio­nes de la in­dus­tria del vino y la cer­ve­za so­bre la ba­ja o suba de im­pues­tos se ha­cen en reunio­nes ín­ti­mas. En la ges­tión ac­tual, el po­der se ejer­ce en una dan­za in­ce­san­te en­tre la re­afir­ma­ción de lo real y lo su­pues­to ocul­to.

Da­niel Mal­nat­ti mos­tra­ba las per­te­nen­cias del Pa­ta Me­di­na que aho­ra iban a re­ma­te. Con guan­tes, y sin que que­de cla­ro có­mo es­ta­ba jus­ta­men­te ahí, mos­tra­ba bom­bos, ro­pa, una pan­che­ra, pe­lu­que­ría do­mi­ci­lia­ria, mon­to­nes de cho­ri­zos y vi­nos, en­tre ri­sas e iro­nías. La mi­nis­tra Bull­rich, so­lo unos días an­tes, ha­bía subido un vi­deo que mos­tra­ba, más que con­ta­ba, el mo­men­to mis­mo de la de­ten­ción del Pa­ta Me­di­na cul­mi­nan­do con una pla­ca que de­cía “tra­ba­jan­do por un país más se­gu­ro”. La ex­po­si­ción de es­tas imá­ge­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se ac­cio­nan ba­jo el for­ma­to de es­cán­da­lo pú­bli­co sin ma­yo­res de­ta­lles. El vi­deo del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad no ex­pli­ca na­da del por­qué de la de­ten­ción, su úni­co ob­je­ti­vo es ex­po­ner­lo en su cru­de­za.

La for­ma en que nos en­te­ra­mos de la mar­cha atrás en la El Go­bierno eli­ge qué mos­trar, co­mo la reforma im­po­si­ti­va. suba del impuesto al vino fue con una de­cla­ra­ción del go­ber­na­dor de Men­do­za. El mi­nis­tro Du­jov­ne ha­bía anun­cia­do una pro­pues­ta de reforma im­po­si­ti­va en for­ma pú­bli­ca en una pre­sen­ta­ción a la pren­sa, y la mar­cha atrás fue re­suel­ta en pri­va­do en­tre el pre­si­den­te Ma­cri y el go­ber­na­dor de los vi­nos. De es­ta reunión no hay fotos.

En la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta ¡Ho­la!, Ju­lia­na Awa­da lu­ce es­tu­pen­da, mag­ní­fi­ca, des­lum­bran­te y son­rien­te con el tí­tu­lo “Efec­to Ju­lia­na” y una des­crip­ción so­bre lo que se­ría su im­pac­to positivo en el mun­do. Su foto ex­pre­sa una se­lec­ción, una ca­pa­ci­dad de ele­gir qué mos­trar, mien­tras Bou­dou y el Pa­ta Me­di­na han per­di­do con­trol de sus imá­ge­nes. Ju­lio De Vi­do en jog­ging, re­tra­ta­do en fotos bo­rro­sas, y él y to­dos tras­la­da­dos con cas­co y cha­le­co an­ti­ba­las, ro­dea­dos de una can­ti­dad asom­bro­sa de fuer­zas de se­gu­ri­dad. Mien­tras Ju­lia­na Awa­da es re­tra­ta­da por su be­lle­za y sub­je­ti­vi­dad, es de­cir por su hu­ma­ni­dad “cau­ti­van­te”, to­dos los pre­sos kirch­ne­ris­tas son úti­les en for­ma­to de ob­je­tos, imá­ge­nes, co­mo co­sas que mues­tran.

La ges­tión de Ma­cri ha ini­cia­do y fo­men­ta­do de ma­ne­ra cre­cien­te el uso ex­plí­ci­to de las imá­ge­nes, tan­to las pro­pias, en ge­ne­ral es­tu­pen­das, co­mo las de los enemi­gos, co­mún­men­te con cha­le­co an­ti­ba­las. El uso en ex­ten­so de es­ta es­tra­te­gia ha­ce de los ciu­da­da­nos una con­ver­sión en su sen­ti­do re­pu­bli­cano. En lu­gar de fo­men­tar la vie­ja ilu­sión de Mon­tes­quieu de la vir­tud, los con­vier­te en es­pec­ta­do­res pa­si­vos, con­su­mi­do­res de da­tos en for­ma de fotos. To­dos son ex­pues­tos pa­ra ser vis­tos, des­de Jo­sé Ló­pez has­ta Ju­lia­na Awa­da; mien­tras tan­to, las de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les de política pú­bli­ca y pro­duc­ti­va ocu­rren en en­cuen­tros sin re­gis­tros muy cla­ros y so­lo con co­men­ta­rios no ofi­cia­les.

Des­de el anun­cio de la reforma de im­pues­tos has­ta es­tos días, se ha ex­pan­di­do al ex­tre­mo el pro­ce­so de ne­go­cia­ción sin pú­bli­co. Lo úl­ti­mo es que tam­po­co se su­ge­ri­rá un au­men­to a las cer­ve­zas mien­tras la em­pre­sa Co­ca-Co­la ame­na­za con re­ti­rar una in­ver­sión. En to­do es­te pro­ce­so de in­tere­ses cru­za­dos, de con­flic­to, y por lo tan­to de reali­dad, el Go­bierno pre­fie­re ale­jar­se de la ex­po­si­ción pú­bli­ca. La se­ñal es in­tere­san­te pa­ra to­mar­la en cuen­ta. Si de­jan de mos­trar­se, es por­que al­go in­có­mo­do su­ce­de. *So­ció­lo­go. Di­rec­tor de Quid­dity.

DYN

FOR­MAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.