“la tec­no­lo­gía es un am­pli­fi­ca­dor que per­mi­te ce­rrar la bre­cha”

En el sec­tor te­chie, la di­fe­ren­cia sa­la­rial es só­lo 4%. Los cam­bios en la política de pa­ter­ni­dad. Có­mo li­diar con un ca­so de se­xis­mo.

Perfil (Domingo) - - ECONOMIA - PA­TRI­CIA VALLI

Flo­ren­cia Sabatini es la di­rec to­ra de Co­mun ica­ción Ins­ti­tu­cio­nal de Google Ar­gen­ti­na y vie­ne de ga­nar el pre­mio Ko­nex de Pla­tino en esa ca­te­go­ría. Se de­fi­ne co­mo prag­má­ti­ca y cree que la tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar a ce­rrar la bre­cha de gé­ne­ro.

—¿Qué com­po­si­ción de gé­ne­ro tie­ne la ofi­ci­na lo­cal?

—En Ar­gen­ti­na so­mos 5050, es­tá su­per­ba­lan­cea­do, por el ti­po de fun­cio­nes. Pe­ro cual­quier es­pa­cio pue­de ser un dis­pa­ra­dor pa­ra que al­go cam­bie.

—¿Qué po­lí­ti­cas pue­den me­jo­rar la par­ti­ci­pa­ción?

—Se re­quie­ren más mu­je­res en el ru­bro tec­no­ló­gi­co. La bre­cha se po­dría ce­rrar más rá­pi­do por­que hay mu­cha de­man­da. La bue­na no­ti­cia es que, si bien la bre­cha de sa­la­rio es muy am­plia en la Ar­gen­ti­na, en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca se achi­ca. Es del 4% mien­tras que en otras in­dus­trias va­ría del 17% al 25%. Tam­bién hay mu­je­res en lu­ga­res de li­de­raz­go, di­rec­to­ras de mar­ke­ting, co­mu­ni­ca­cio­nes, le­ga­les, el gru­po Geo (Street View).

Las po­lí­ti­cas de “pa­ter­ni­dad” co­mo ge­né­ri­co se ac­tua­li­za­ron re­cien­te­men­te. Por pa­ter­ni­dad o adop­ción tie­nen li­cen­cia pa­ga por 12 se­ma­nas, que se pue­den to­mar jun­tas o de a una se­ma­na an­tes del pri­mer año, más dos días tra­ba­jan­do al 50% pe­ro co­bran­do el to­tal.

—¿Có­mo se pue­de in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía?

—Hay una gran can­ti­dad de mu­je­res que asis­ten a ca­pa­ci­ta­cio­nes di­gi­ta­les. En­tre las em­pren­de­do­ras se ve co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra po­ten­ciar el ne­go­cio, pa­ra ha­cer mar­ke­ting on­li­ne. En “Gloo­gle por Ar­gen­ti­na” ve­mos mu­chas mu­je­res que ven en in­ter­net un ar­ma pa­ra po­ten­ciar el ne­go­cio, ir más allá. Te­ne­mos la aper­tu­ra men­tal pa­ra ver de qué se tra­ta.

—¿Hu­bo bue­na re­pre­sen­ta­ción en los Ko­nex?

—En el ju­ra­do hu­bo una bue­na dis­tri­bu­ción de gé­ne­ro, con Mag­da­le­na Ruiz Gui­ña­zú co­mo pre­si­den­ta. En el pe­rio­dis­mo hay mu­chí­si­mas mu­je­res pe­ro cuan­do vas a los car­gos, den­tro de las re­dac­cio­nes, las mu­je­res no lle­gan. En los pre­mia­dos de pe­rio­dis­mo y co­mu­ni­ca­ción, sin em­bar­go, no hay tan­tas mu­je­res, en un ru­bro don­de de­be­ría ha­ber mu­chas, pe­rio­dis­tas y pro­duc­to­ras. Esos tie­nen que ser lla­ma­dos de aler­ta pa­ra las re­dac­cio­nes, la te­le­vi­sión, los pro­gra­mas de ra­dio.

—¿In­flu­ye que las cú­pu­las sue­len ser mas­cu­li­nas?

—Las mu­je­res a ve­ces so­mos el pri­mer im­pe­di­men­to. Cuan­do en­tré a la en­tre­vis­ta me au­to­ex­cluí por­que me ha­bía en­te­ra­do re­cién de que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Y sin em­bar­go no les im­por­tó. Tam­bién te­ne­mos que es­tar aten­tas so­bre có­mo nos re­fe­ri­mos a otras mu­je­res, sin ser ma­chis­tas. Yo no me con­si­de­ro fe­mi­nis­ta sino que me in­tere­sa la igual­dad de gé­ne­ro, que no es lo mis­mo que ser fe­mi­nis­ta.

—¿El fe­mi­nis­mo es la mi­li­tan­cia? ¿Cuál es la di­fe­ren­cia?

—Yo creo más en las ac­cio­nes que en los re­la­tos. Me de­fino co­mo prag­má­ti­ca. La igual­dad de gé­ne­ro la ha­ce­mos to­dos los días, des­de ca­sa, con los chi­cos, con la edu­ca­ción, mar­can­do de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes, de­jan­do atrás el “ses­go in­cons­cien­te”. Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es tra­tar de de­rri­bar nues­tras pro­pias ba­rre­ras. Lo se­gun­do es iden­ti­fi­car los ses­gos, los pre­jui­cios. Esa es la re­ce­ta de trans­for­ma­ción. Los am­bien­tes tam­bién con­di­cio­nan pa­ra ge­ne­rar ma­yor im­pac­to.

“Te­ne­mos que es­tar aten­tas a có­mo ha­bla­mos de otras mu­je­res, sin ser ma­chis­tas.”

—¿Có­mo afec­tó el ca­so de se­xis­mo en Google en Es­ta­dos Uni­dos?

—Es el ca­so de Ja­mes Da­mo­re. Lo se­gui­mos pe­ro no tu­vo im­pac­to lo­cal. La em­pre­sa res­pe­ta la di­ver­si­dad de opi­nio­nes, pe­ro al di­se­mi­nar opi­nio­nes que van en con­tra de los va­lo­res de la com­pa­ñía, ge­ne­ró un di­le­ma. Des­pués se to­mó la de­ci­sión (de des­pe­dir­lo). Uno de los va­lo­res es la igual­dad de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.