La ‘che­ta’ y el ge­nio de gar­cía Már­quez

Perfil (Domingo) - - CORREO CENTRAL - Ju­lio Pe­trar­ca

Nun­ca se sa­brá cuán­to de ver­dad y cuán­to de fic­ción hu­bo en las cró­ni­cas que Ga­briel Gar­cía Már­quez pu­bli­có du­ran­te sus tiem­pos de pe­rio­dis­ta en El Es­pec­ta­dor de Bo­go­tá, Co­lom­bia. En ver­dad, quie­nes de­vo­ra­mos esas his­to­rias que­da­mos asom­bra­dos por ellas, en par­ti­cu­lar la sa­ga de su co­ber­tu­ra, co­mo en­via­do a Gi­ne­bra, de la cum­bre post Se­gun­da Gue­rra Mun­dial que reunió en 1955 al pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Dwight Ei­sen­ho­wer; el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Ant­hony Eden; el je­fe de go­bierno fran­cés, Ed­gar Fau­re, y el pri­mer mi­nis­tro so­vié­ti­co, Ni­ko­lai Bul­ga­nin. ¿Có­mo ha­bía lo­gra­do Gar­cía Már­quez tan­tos da­tos ín­ti­mos de los en­cuen­tros en­tre los cua­tro gran­des y tam­bién de las ter­tu­lias pa­ra­le­las de sus es­po­sas?

El au­tor de Cien años de soledad hi­zo uso y abu­so de la fic­ción pa­ra lle­var a los lec­to­res de El Es­pec­ta­dor de­ta­lles cier­tos que só­lo apor­ta­ron una por­ción me­nor en com­pa­ra­ción con los fru­tos de su fe­cun­da ima­gi­na­ción. No eran tiem­pos de in­ter­net, y tam­po­co de otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción só­lo po­si­bles pa­ra los gran­des me­dios. Sus en­víos eran por co­rreo aé­reo, con lo que las cró­ni­cas de esa cum­bre en ple­na Gue­rra Fría, con la ame­na­za de una he­ca­tom­be nu­clear, ado­le­cían de ac­tua­li­dad política y so­bre­abun­da­ban en re­la­tos ca­si fa­ran­du­les­cos. De­li­cio­sos, sí, pe­ro vis­tos con mi­ra­da po­co pro­pen­sa al ri­gor in­for­ma­ti­vo.

Así co­mo Gar­cía Már­quez se re­cos­tó en los da­tos de co­lor (ver­da­de­ros o fic­ti­cios), los pe­rio­dis­tas cae­mos al­gu­nas ve­ces en esa atrac­ti­va aven­tu­ra es­ti­lís­ti­ca pa­ra dar al re­la­to du­ro un ro­pa­je más be­llo y gra­ti­fi­can­te pa­ra los lec­to­res. Por cier­to, sin ol­vi­dar la pre­mi­sa de la ma­yor apro­xi­ma­ción a la ver­dad. Hay, sin em­bar­go, lí­mi­tes que im­po­ne la éti­ca: una co­sa es dar­le a una co­ber­tu­ra ele­men­tos en­ri­que­ce­do­res pa­ra be­ne­fi­cio del des­ti­na­ta­rio, y otra muy dis­tin­ta re­fle­jar si­tua­cio­nes y per­so­na­jes con el so­lo ob­je­to de lo­grar im­pac­to, aun­que se tra­te de fal­se­da­des, ver­da­des a me­dias o sim­ples in­ven­tos.

Lo que su­ce­dió en la se­ma­na que con­clu­ye con la de­no­mi­na­da “che­ta de Nor­del­ta” se ins­cri­be en es­to úl­ti­mo. Per­so­na­je y si­tua­ción emer­gi­dos de las re­des so­cia­les: en de­fi­ni­ti­va, se tra­tó de un au­dio su­pues­ta­men­te lle­ga­do vía What­sApp a una tam­bién su­pues­ta agen­te in­mo­bi­lia­ria y ori­gi­na­do por una no me­nos su­pues­ta mu­jer a la que rá­pi­da­men­te se le ad­ju­di­ca­ron nom­bres, ape­lli­do, pro­fe­sión, edad y has­ta re­la­cio­nes ín­ti­mas con un ve­te­rano de las hues­tes fa­ran­du­le­ras.

Que es­to su­ce­da en las re­des so­cia­les, se vi­ra­li­ce en ellas y ad­quie­ra la con­di­ción de tren­ding to­pic es­tá den­tro del mar­co y de los ries­gos que las re­des tie­nen. Has­ta ahí, no pa­sa de un acon­te­ci­mien­to cu­ya con­fir­ma­ción por fuen­tes se­gu­ras es acon­se­ja­ble, aun­que no tan ne­ce­sa­ria. Sin em­bar­go, cuan­do el te­ma sal­ta a las pá­gi­nas de los dia­rios, cap­tu­ra es­pa­cios en ra­dio y te­le­vi­sión y se trans­for­ma en lo más leí­do en por­ta­les in­for­ma­ti­vos, la co­sa cam­bia por­que los me­dios pe­rio­dís­ti­cos es­tán su­je­tos a au­to­rre­gu­la­cio­nes y a un prin­ci­pio éti­co in­sos­la­ya­ble: no se de­be pu­bli­car en cru­do, sin cum­plir con los pro­to­co­los de che­queo y re­che­queo con fuen­tes di­ver­sas. Los lec­to­res de PER­FIL ha­brán com­pro­ba­do, con el pa­so de los días, que la exis­ten­cia o no del per­so­na­je en cues­tión, y la ve­ra­ci­dad o no del ex­ten­so au­dio que se le ad­ju­di­có, flo­tan en un lim­bo que las acer­ca más a lo fic­cio­nal que a lo no­ti­cio­so.

La omi­no­sa som­bra de la pos­ver­dad que­dó una vez más ex­pues­ta en to­da su cru­de­za.

En ma­yo pa­sa­do, What­sApp que­dó fue­ra de ser­vi­cio du­ran­te al­gu­nas ho­ras. Cuan­do el sis­te­ma vol­vió a fun­cio­nar, se co­no­ció un tex­to de la ig­no­ta Ka­re­lis Her­nán­dez, quien se pre­sen­ta­ba co­mo eje­cu­ti­va del for­ma­to co­mu­ni­ca­cio - nal y pro­po­nía una se­rie de me­di­das de ac­ción con What­tsApp, en­tre ellas el re­en­vío a to­dos los con­tac­tos de quie­nes re­ci­bie­ron su men­sa­je. Ka­re­lis era un per­so­na­je de fic­ción, su tex­to un in­ven­to y el ob­je­ti­vo in­gre­sar a las cuen­tas de usua­rios pa­ra cap­tu­rar da­tos. Obra de hac­kers, en de­fi­ni­ti­va.

Son ca­sos –és­te y el de la “che­ta”– que pre­sen­tan si­mi­li­tu­des y lle­van a re­pen­sar una vez más los lí­mi­tes que pe­rio­dis­tas y me­dios en­fren­ta­mos cuan­do aparece una no­ti­cia no ve­ri­fi­ca­da y tal vez in­com­pro­ba­ble. A di­fe­ren­cia de aque­llas cró­ni­cas de Gar­cía Már­quez –que ha­cía de su ima­gi­na­ción un ar­ma po­de­ro­sa pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción–, ejem­pli­fi­can con­duc­tas que ma­lo­gran el buen ejer­ci­cio de la pro­fe­sión.

Es­te om­buds­man pro­po­ne a los lec­to­res de PER­FIL po­ner en el free­zer to­do lo que se re­la­cio­ne con el te­ma en cues­tión has­ta que el tiempo de­mues­tre que só­lo se tra­tó de una hu­mo­ra­da, de una bou­ta­de, o has­ta que apa­rez­ca pú­bli­ca­men­te el per­so­na­je y que­de com­pro­ba­da la ve­ra­ci­dad de su exis­ten­cia.

CEDOC PER­FIL

GA­BO EN GI­NE­BRA. Cró­ni­cas de una cum­bre con me­di­da fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.