La es­pu­ma de los es­cán­da­los

Perfil (Domingo) - - IDEAS - CAR­LOS GABETTA*

La muy sa­lu­da­ble con­mo­ción in­ter­na­cio­nal pro­vo­ca­da por dos es­cán­da­los ma­yo­res, las de­nun­cias de aco­so y chan­ta­je se­xual en Holly­wood y los pa­ra­di­se pa­pers, co­rre el ries­go de que­dar­se en eso; en es­cán­da­los pa­sa­je­ros que re­ve­lan co­sas que ca­si to­do el mun­do sa­bía, pe­ro que to­le­ra­ba por con­ve­nien­cia, co­bar­día o ín­ti­ma apro­ba­ción.

Es­to va­le tan­to pa­ra las agre­sio­nes y chan­ta­jes se­xua­les co­mo pa­ra la eva­sión fis­cal, Ode­brecht o los es­cán­da­los de pe­dofi­lia y fi­nan­cie­ros del Vaticano. Lo que es­tá ocu­rrien­do o, me­jor, lo que es­tá sien­do re­ve­la­do en el ám­bi­to de la re­la­ción mu­jer-hom­bre y Es­ta­dos­ciu­da­da­nía-po­der eco­nó­mi­co es el prin­ci­pio de un cam­bio pro­fun­do y de lar­ga du­ra­ción, por­que es cul­tu­ral. Por rá­pi­do que va­yan las de­nun­cias, los cas­ti­gos y la apro­ba­ción de nue­vas le­yes, el ries­go es que­dar­se na­ve­gan­do en la es­pu­ma de esos cam­bios.

Lo de Holly­wood es en efec­to un es­cán­da­lo de po­si­ti­vas se­cue­las. Pe­ro aun­que ha es­ta­lla­do ha­ce ya tiempo, los me­dios, con al­gu­na ex­cep­ción, no han ini­cia­do in­ves­ti­ga­cio­nes se­rias so­bre el asun­to en la cla­se tra­ba­ja­do­ra, em­pre­sas o Es­ta­do. Con­ven­ga­mos en que, an­te un chan­ta­je se­xual, no es lo mis­mo lo que se jue­ga una tra­ba­ja­do­ra de ser­vi­cios, in­dus­trial o ad­mi­nis­tra­ti­va, con hi­jos y a ve­ces has­ta ma­ri­do que man­te­ner, que una jo­ven as­pi­ran­te a es­tre­lla de Holly­wood con es­tu­dios y fa­mi­lia, cuan­do no por­ta­do­ra de ape­lli­do.

Los me­dios tam­po­co se ocu­pan de­ma­sia­do por es­ta­ble­cer gra­dos de agre­sión: sien­do el acu­sa­do un “fa­mo- so” da­rá lo mis­mo que lo acu­sen de vio­la­dor que de “mi­ra­da las­ci­va”. Es su nom­bre el que ha­ce el tí­tu­lo. Ni ha­blar de la pre­sun­ción de inocen­cia. Tan­to en los me­dios co­mo en la opi­nión, es­tán con­de­na­dos. El ca­so de Weins­tein es ob­vio por la gra­ve­dad y nú­me­ro de los car­gos, pe­ro otros al­tos per­so­na­jes se han vis­to obli­ga­dos a re­nun­ciar o han si­do des­pe­di­dos an­tes de que un juez se pro­nun­cia­ra; in­clu­so an­tes de que se hu­bie­ra es­ta­ble­ci­do el ni­vel de ve­ra­ci­dad y gra­ve­dad de la acu­sa­ción. Es cier­to que en la ma­yo­ría de los ca­sos los acu­sa­dos no han po­di­do o que­ri­do ne­gar los car­gos y que las acu­sa­cio­nes aca­ban sien­do va­rias. Pe­ro has­ta los peo­res cri­mi­na­les tie­nen de­re­cho a la pre­sun­ción de inocen­cia.

Y aquí vie­ne lo de “cam­bio cul­tu­ral”. En el pun­to de la his­to­ria en que es­ta­mos, al me­nos en Oc­ci­den­te, una vio­la­ción es un cri­men y a par­tir de allí exis­te to­da una ga­ma, has­ta asun­tos de di­fí­cil eva­lua­ción, co­mo una “mi­ra­da las­ci­va” o un pi­ro­po. ¿Va­mos a aca­bar me­tien­do to­do en la mis­ma bol­sa? Al­go de eso es­tá pa­san­do. En Es­ta­dos Uni­dos, mu­chos hom­bres rehú­san en­trar so­los en un as­cen­sor con una mu­jer, por te­mor a al­gu­na acu­sa­ción de ese ti­po. Al­gu­nos pro­fe­so­res uni­ver­sa­rios se han vis­to acu­sa­dos de mi­só­gi­nos o ra­cis­tas por re­pro­bar en un exa­men a una mu­jer o a un ne­gro. “Aho­ra ya no los lla­ma­mos ne­gros, sino afro­ame­ri­ca­nos, pe­ro si­guen ga­nan­do la mi­tad del sa­la­rio, y de eso no nos ocu­pa­mos”, di­ce más o me­nos Ro­bert Hug­hes en La cul­tu­ra de la que­ja (Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na, 2002). Es tam­bién el ca­so del sa­la­rio fe­me­nino.

Más de lo mis­mo con los pa­ra­di­se pa­pers. Gran con­mo­ción me­diá­ti­ca, al­gu­nas re­nun­cias y des­pi­dos, pe­ro nin­gu­na pro­pues­ta in­ter­na­cio­nal se­ria pa­ra aca­bar con un pro­ble­ma que nin­gún país pue­de re­sol­ver por sí mis­mo. Sal­vo al­gu­na opi­nión, los me­dios tam­po­co po­nen el te­ma so­bre el ta­pe­te. Es que el mun­do de hoy no lo ma­ne­jan Es­ta­dos ni di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, sino el enor­me po­der eco­nó­mi­co de gran­des em­pre­sas y per­so­na­jes, tam­bién due­ños de me­dios de co­mu­ni­ca­ción; un inex­tri­ca­ble en­tre­te­ji­do. Se han in­va­di­do paí­ses con un cos­to de mi­les de muer­tos, pe­ro las is­las Cai­mán po­drían ser to­ma­das por un des­ta­ca­men­to de po­li­cía. Es que en los pri­me­ros ha­bía pe­tró­leo; en los pa­raí­sos fis­ca­les es­tán las for­tu­nas del ver­da­de­ro po­der po­lí­ti­co mun­dial, que de­ben pre­ser­var­se.

To­do es­to da pa­ra mu­cho más, pe­ro se tra­ta de no que­dar­se en la es­pu­ma de las co­sas, co­mo ad­ver­tía Paul Va­lery. *Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor.

AP

HOLLY­WOOD. La caí­da de Har­vey Weins­tein abrió una ver­da­de­ra ca­ja de Pan­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.