Ani­qui­la­ción

Perfil (Domingo) - - CULTURA - OLI­VE­RIO COELHO

exis­ten for­mas de des­truir al pue­blo. For­mas de des­truir a la cla­se me­dia. For­mas de des­truir a las cla­ses ba­jas. Y for­mas de des­truir a las cla­ses al­tas. Días atrás, cer­ca de la la­gu­na de Lo­bos, el due­ño de una ca­ba­ña que no re­ci­bía vi­si­tan­tes ha­cía se­ma­nas, me to­mó de rehén au­di­ti­vo. Co­mo sue­le su­ce­der en las ca­lles de Bue­nos Ai­res, me di­jo: “Es­te ti­po no en­tien­de na­da, no sa­be qué es­tá ha­cien­do, hi­zo to­do mal… No es que pre­fie­ra lo an­te­rior, pe­ro por lo me­nos po­día­mos tra­ba­jar… Yo voy a te­ner que ven­der, no sé qué voy a ha­cer si Ma­cri si­gue un año más, se tie­ne que ir”, y me se­ña­ló una ca­ba­ña a me­dio cons­truir, ro­dea­da de hie­rros y la­dri­llos hu­me­de­ci­dos: “Des­de ha­ce un año y me­dio es­tá parada la cons­truc­ción. No pue­do pa­gar­le a un al­ba­ñil”. A mi pre­gun­ta de si no creía que la de­va­lua­ción in­cen­ti­va­ría el tu­ris­mo en pe­sos en el ve­rano in­me­dia­to, me con­tes­tó al­go de lo más sen­sa­to: “Yo tra­ba­jo con la cla­se me­dia y la cla­se me­dia ba­ja, que es­tán des­trui­das. No es que van a de­jar de ir­se afue­ra, no van a ir a nin­gún la­do. A na­die le que­da un pe­so en el bol­si­llo pa­ra las va­ca­cio­nes. A mí no me que­da un pe­so des­pués de pa­gar diez mil pe­sos de gas en el in­vierno”. Ho­ras más tar­de, re­co­rrien­do la zo­na, en­ten­dí que las ex­pec­ta­ti­vas tu­rís­ti­cas eran ba­jas pa­ra es­te ve­rano y va­rios com­ple­jos de ca­ba­ñas te­nían el car­tel de venta, que en cri­sis es equi­va­len­te a “li­qui­do an­tes del apo­ca­lip­sis”.

La ani­qui­la­ción to­tal de la di­fe­ren­cia de cla­se pue­de dar­se gra­cias a una re­vo­lu­ción o por cul­pa de go­bier­nos inep­tos. Cuan­do vi­si­té Ve­ne­zue­la en el año 2003, Chá­vez ha­bía mon­ta­do un sis­te­ma pa­ra des­man­te­lar aními­ca y mo­ral­men­te a las cla­ses aco­mo­da­das ve- ne­zo­la­nas. Tras esa vic­to­ria aními­ca pro­ce­dió, con va­rian­tes im­pro­vi­sa­das de una fan­ta­sio­sa doc­tri­na “bo­li­va­ria­na”, a su­pri­mir los pri­vi­le­gios de esa cla­se –y de cual­quier otra– y em­pa­re­jar en el mis­mo sub­sue­lo de des­gra­cia a to­da la po­bla­ción: hi­per­in­fla­ción, es­ca­sez, des­em­pleo, pre­ca­ri­za­ción la­bo­ral. En 2003, de cual­quier ma­ne­ra, no era tan os­ten­si­ble el fra­ca­so del pro­yec­to so­cia­lis­ta bo­li­va­riano y ha­bía cier­to op­ti­mis­mo res­pec­to a esa re­vo­lu­ción no re­que­ri­da. Las re­ga­lías pe­tro­le­ras to­da­vía pro­du­cían un de­rra­me y al­can­za­ban pa­ra man­te­ner el es­pe­jis­mo de un Es­ta­do de bie­nes­tar en mar­cha. Exis­tía una opo­si­ción ar­ti­cu­la­da. Los be­ne­fi­cia­rios de ese Es­ta­do fue­ron los úl­ti­mos en ser des­trui­dos, pe­ro des­trui­dos y trai­cio­na­dos en úl­ti­ma ins­tan­cia por los he­re­de­ros del cha­vis­mo.

Pro­duc­to de to­do es­to, en la úl­ti­ma dé­ca­da hu­bo un flu­jo de in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos ca­li­fi­ca­dos que re­ca­la­ron en Ar­gen­ti­na y, has­ta ga­nar­se un lu­gar en sus res­pec­ti­vos ofi­cios, se vie­ron obli­ga­dos a desem­pe­ñar­se en tra­ba­jos sub­ca­li­fi­ca­dos. To­do gra­cias a un lí­der po­lí­ti­co mís­ti­co que tu­vo un he­re­de­ro frau­du­len­to. No son es­tas lí­neas una crí­ti­ca a las ban­de­ras de la iz­quier­da po­pu­lis­ta, sino a la inep­ti­tud y al dis­cur­so ba­na­ne­ro que tie­ne su ver­sión new age en el ac­tual go­bierno. ¿Quién di­jo que en­tre el ma­cris­mo y el cha­vis­mo no hay nin­gu­na si­mi­li­tud? Hay al­gu­nas con­ti­nui­da­des, co­mo un pre­si­den­te fue­ra de con­trol, tim­breos, ma­nio­bras cam­bia­rias pre­ca­rias, hi­per­en­deu­da­mien­to, dis­cur­so evan­ge­lis­ta/new age, des­truc­ción pau­la­ti­na del po­der ad­qui­si­ti­vo de las ca­pas me­dias y ba­jas. Si el Fon­do Mo­ne­ta­rio in­ter­vie­ne tan ama­ble­men­te, se de­be a que no quie­ren en el mun­do el ejem­plo de una Ve­ne­zue­la de de­re­cha. Al me­nos por aho­ra.

Cuan­do vi­si­té ve­ne­zue­la en el año 2003, Chá­vez ha­bía mon­ta­do un sis­te­ma pa­ra des­man­te­lar aními­ca y mo­ral­men­te a las cla­ses aco­mo­da­das ve­ne­zo­la­nas

MAR­TA TO­LE­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.