La AFIP com­pli­có a Iecsa con prue­bas de pre­sun­tos so­bor­nos por US$ 5 mi­llo­nes

Perfil (Domingo) - - POLITICA - EMI­LIA DEL­FINO

El des­pla­za­mien­to de tres fun­cio­na­rios cla­ves en la AFIP no so­lo pro­fun­di­zó la ten­sión en­tre Elisa Ca­rrió y el Go­bierno. Ter­mi­nó des­nu­dan­do una in­ves­ti­ga­ción del or­ga­nis­mo con­tra el pri­mo del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri por el su­pues­to pa­go de so­bor­nos a ex fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas por el so­te­rra­mien­to del fe­rro­ca­rril Sar­mien­to, co­mo re­ve­ló PER­FIL.

Las prue­bas de­tec­ta­das por la Di­rec­ción Ge­ne­ral Im­po­si­ti­va (DGI) se pre­sen­ta­ron an­te el juz­ga­do de Mar­ce­lo Mar­tí­nez De Gior­gi el vier­nes 29 de sep­tiem­bre, una se­ma­na an­tes de que el je­fe de esa área, Ho­ra­cio Cas­tag­no­la, fue­ra eyec­ta­do de su car­go en me­dio de un plan de re­no­va­ción del or­ga­nis­mo que li­de­ra Lean­dro Cuc­cio­li.

Fue el equi­po de la DGI el que dio en el cla­vo: un con­tra­to nun­ca an­tes de­tec­ta­do en­tre las cons­truc­to­ras del so­te­rra­mien­to (Iecsa, Ode­brecht, Ghe­lla y Com­sa) y la fir­ma es­pa­ño­la De­tec­ción de Ries­gos Téc­ni­cos, Con­trol de Ca­li­dad y Su­per­vi­sa­ción de Obras de Edi­fi­ca­ción SA, tam­bién co­no­ci­da co­mo DSC Ma­na­ge­ment Con­trol de Ca­li­dad.

El con­tra­to re­ve­la pa­gos por US$ 4.495.250 a es­ta “con­sul­to­ra” es­pa­ño­la in­ves­ti­ga­da en An­do­rra, Co­lom­bia y Pe­rú co­mo fir­ma fan­tas­ma. Fue fir­ma­do por el eje­cu­ti­vo de Iecsa Santiago Ra­món Al­tie­ri, el 27 de abril de 2010. La fir­ma es­pa­ño­la de­bía rea­li­zar su­pues­tos “ser­vi­cios em­pre­sa­ria­les, pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos” pa­ra la obra del Sar­mien­to por un to­tal de US$ 10.316.253 pe­ro se con­cre­ta­ron pa­gos por so­lo la mi­tad de ese di­ne­ro.

Las trans­fe­ren­cias ban­ca­rias fue­ron au­to­ri­za­das por Al­tie­ri des­de una cuen­ta con­tro­la­da por Iecsa en el Ban­co San­tan­der Río, en Bue­nos Ai­res. Se rea­li­za­ron en do­ce cuo­tas en­tre sep­tiem­bre de 2011 y di­ciem­bre de 2012, co­mo re­ve­ló ayer PER­FIL. El di­ne­ro fue des­ti­na­do a una cuen­ta en la Ban­ca Pri­va­da de An­do­rra (PBA), una en­ti­dad uti­li­za­da por va­rias cons­truc­to­ras pa­ra la­var di­ne­ro de so­bor­nos, co­mo es­ta­ble­ció la Jus­ti­cia de ese prin­ci­pa­do eu­ro­peo.

Los téc­ni­cos de la DGI fue- ron ca­te­gó­ri­cos: el con­tra­to en cues­tión se­ría “si­mu­la­do” o “fic­ti­cio” y su úni­co ob­je­ti­vo se­ría des­viar fon­dos al ex­te­rior “con fi­nes es­pu­rios”, con­fir­ma­ron fuen­tes de la cau­sa.

Ade­más, de­jan en cla­ro que el di­ne­ro des­ti­na­do a su­pues­tas coimas sa­lió di­rec­ta­men­te del Es­ta­do ar­gen­tino, co­mo par­te de los pa­gos por la eje­cu­ción de la obra.

La em­pre­sa es­pa­ño­la que re­ci­bió los mi­llo­nes de dó­la­res tie­ne una mo­des­ta se­de en Ma­drid (ver fo­to). Su ad­mi­nis­tra­dor, Jo­sé Díaz Ve­cino, de­bió ha­cer de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas en ma­yo cuan­do el dia­rio es­pa­ñol ABC le pi­dió ex­pli­ca­cio­nes so­bre un con­tra­to con Ode­brecht en Co­lom­bia, re­ve­la­do por el pe­rio­dis­ta Ge­rar­do Re­yes, de Uni­vi­sión. En­ton­ces, Díaz Ve­cino di­jo que el con­tra­to era fal­so y que Ode­brecht los usó “co­mo a unos prin­ga­dos”. Re­co­no­ce una re­la­ción con­trac­tual pe­ro pa­ra “otros tra­ba­jos” de los que no re­cuer­da de­ta­lles. “No sé ni si nos pa­ga­ron”, agre­gó Díaz Ve­cino. En Co­lom­bia, la em­pre­sa es­pa­ño­la que­dó en la mi­ra por­que re­ci­bió en su cuen­ta en An­do­rra US$ 10,9 mi­llo­nes. La jus­ti­fi­ca­ción fue un con­tra­to con Ode­brecht pa­ra ser­vi­cios en las obras de una ru­ta.

La po­si­ción de Cal­ca­te­rra des­mien­te a la AFIP: “Iecsa co­la­bo­ra y se­gui­rá co­la­bo­ran­do con la Jus­ti­cia, y con cual­quier or­ga­nis­mo que le re­quie­ra in­for­ma­ción”. El em­pre­sa­rio es uno de los pro­ce­sa­dos por aso­cia­ción ilí­ci­ta y cohe­cho en la cau­sa de los cua­der­nos.

So­bre las trans­fe­ren­cias por ca­si US$ 5 mi­llo­nes a es­ta em­pre­sa es­pa­ño­la in­ves­ti­ga­da co­mo una pan­ta­lla pa­ra re­ci­bir so­bor­nos de las cons­truc­to­ras y ca­na­li­zar­los lue­go ha­cia los fun­cio­na­rios des­ti­na­ta­rios de las coimas, la ver­sión de Cal­ca­te­rra apun­ta a su ex so­cia: “A es­ta em­pre­sa la trae Ode­brecht, que se en­car­ga­ba de la in­ge­nie­ría de la obra. Sa­bía­mos que ya ve­nía tra­ba­jan­do con Ode­brecht des­de an­tes en Pe­rú y en otros la­dos. Hi­cie­ron un tra­ba­jo pa­ra la UTE. Se le dio in­for­ma­ción so­bre eso a la AFIP. Iecsa va a pre­sen­tar esa mis­ma in­for­ma­ción a la Jus­ti­cia”. El su­pues­to tra­ba­jo se­ría de “con­sul­to­ría”.

FO­TOS: CEDOC PER­FIL

CAL­CA­TE­RRA. An­ge­lo y su her­mano Fa­bio, pri­mos de Ma­cri. El em­pre­sa­rio ase­gu­ra que co­la­bo­ra con la Jus­ti­cia y el fis­co.

MA­DRID. La fir­ma in­ves­ti­ga­da co­mo pan­ta­lla pa­ra coimas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.