El poe­ma no es el te­ma

Perfil (Domingo) - - LIBROS - OS­VAL­DO AGUI­RRE

Iron Moun­tain

Au­tor: Ale­jan­dro Ru­bio Gé­ne­ro: poe­sía Otros li­bros del au­tor: La gar­cho­fa es­me­ral­da, Ha­blan­do de poe­sía con el ta­che­ro, El poe­ma no es el te­ma, Po­dri­da y otros tex­tos, Mú­si­ca ma­la, La en­fer­me­dad men­tal, So­bran­tes Edi­to­rial: Iván Ro­sa­do, $ 240

En las Pa­la­bras fi­na­les a La en­fer­me­dad men­tal (2012), Ale­jan­dro Ru­bio (Bue­nos Ai­res, 1967) sub­ra­yó la “ex­tre­ma cohe­ren­cia” de la obra poé­ti­ca que ha­bía reuni­do ba­jo ese tí­tu­lo. “Siem­pre es­cri­bí con­tra los mis­mos –di­jo–. Con­tra los mo­ra­lis­tas, los pa­ter­na­lis­tas, los so­lem­nes, los su­bli­ma­do­res, las be­llas al­mas, los li­be­ra­les, los pro­gre­sis­tas, en su­ma: con­tra la bon­dad de los bue­nos”. En Iron Moun­tain, su úl­ti­mo li­bro, esos re­fe­ren­tes si­guen en la lí­nea de ti­ro de sus ver­sos sa­tí­ri­cos, pe­ro tam­bién se agre­gan “peo­res

enemi­gos”. Iron Moun­tain tie­ne tres par­tes. La pri­me­ra se abre con el poe­ma que le da tí­tu­lo al li­bro y re­fie­re al in­cen­dio in­ten­cio­nal de los de­pó­si­tos que aco­pia­ban in­for­ma­ción em­pre­sa­rial en Ba­rra­cas, el 5 de fe­bre­ro de

2014, don­de mu­rie­ron nue­ve bom­be­ros. No son los de­ta­lles los que cuen­tan, ni los mo­ti­vos del in­te­rés pe­rio­dís­ti­co (“A mí no me ven­gan con mis­te­rios”, di­ce Ru­bio) sino la pro­yec­ción sim­bó­li­ca del epi­so­dio, con su tras­fon­do li­ga­do al la­va­do de di­ne­ro y a prue­bas que se ha­cen li­te­ral­men­te hu­mo. Una mar­ca de épo­ca.

Ba­ga­te­las de una ma­sa­cre es una se­rie de epi­gra­mas que con­den­sa la poé­ti­ca de Ru­bio: el re­cha­zo del li­ris­mo con­ven­cio­nal (“cual­quier idea de be­lle­za y de­co­ro/ dé­ja­la en la puer­ta”), la apro­pia­ción de for­mas bas­tar­das del len­gua­je oral co­mo el can­to de tribuna o de mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca (en FIT, por ejem­plo, com­po­ne una es­pe­cie de pa­to­tea­da pe­ro­nis­ta ha­cia el trots­kis­mo) y la re­ver­sión ilu­mi­na­do­ra de lu­ga­res co­mu­nes (“El pe­rio­dis­mo/ es: de la His­to­ria/ la pri­me­ra/ men­ti­ra”). En

Tres poe­mas ca­tó­li­cos, la sec­ción fi­nal, la ex­pe­ri­men­ta­ción se pro­fun­di­za a tra­vés de un ti­po de es­cri­tu­ra que se des­plie­ga por reite­ra­cio­nes, co­mo un jue­go de me­mo­ria. Pe­ro la bús­que­da for­mal no pier­de de vis­ta el pre­sen­te his­tó­ri­co: en Sa

cri­fi­ca­dos, ca­da es­tro­fa pro­po­ne un u su­je­to dis­tin­to (en­tre otros, las Bri­ga­das Ro­jas, las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias, Pe­dro Eu­ge­nio Aram­bu­ru y Pa­tri­cia Bull­rich, “una che pi­ba te­rro­ris­ta”) y re­pi­te las mis­mas cons­truc­cio­nes y una pre­gun­ta: “¿Quién abrió las fau­ces de la Muer­te?”.

En una de las Ba­ga­te­las, Ru­bio se pre­gun­ta p si el poe­ma de­be in­cluir a la his­to­ria y cuá­les se­rían, en ese ca­so, s sus ca­rac­te­rís­ti­cas y pro­pó­si­tos. Sus pro­pios tex­tos son el es­pa­cio don­de ese in­te­rro­gan­te se des­plie­ga, pe­ro “el poe­ma no es el te­ma”, co­mo ti­tu­ló uno de sus li­bros, sino las cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas y so­cia­les en que se enun­cia. La po­ten­cia de es­ta obra se prue­ba en el mo­do en que tra­ba­ja for­mas de­gra­da­das del len­gua­je y ha­ce oír vo­ces vuel­tas inau­di­bles por los es­te­reo­ti­pos, co­mo se ob­ser­va ejem­plar­men­te en

El pez, don­de Ru­bio com­po­ne una se­cuen­cia con el dis­cur­so de per­so­nas en­fer­mas de VIH que pi­den ayu­da en el trans­por­te público. La po­bre­za y la de­ses­pe­ra­ción en su es­ta­do más cru­do.

La poe­sía de los 90, que tie­ne en Ru­bio a uno de sus ex­po­nen­tes más re­pre­sen­ta­ti­vos, fue cues­tio­na­da por su presunto em­ba­te con­tra la lí­ri­ca y la te­ma­ti­za­ción de la sub­je­ti­vi­dad. Iron Moun­tain per­mi­te ver, por el con­tra­rio, una pu­ri­fi­ca­ción ca­tár­ti­ca de los lu­ga­res co­mu­nes de la poe­sía, no por la vía del te­rror, co­mo en la tra­ge­dia clá­si­ca, sino a tra­vés del tono pro­sai­co, el feís­mo, la pro­vo­ca­ción.

Ru­bio se pre­gun­ta si el poe­ma de­be in­cluir a la his­to­ria y cuá­les se­rían, en ese ca­so, sus ca­rac­te­rís­ti­cas y pro­pó­si­tos. Sus pro­pios tex­tos son el es­pa­cio don­de ese in­te­rro­gan­te se des­plie­ga

El su­je­to lí­ri­co emer­ge con una nue­va voz, a ve­ces iró­ni­ca, a ve­ces con­fe­sio­nal (“Quie­ro que to­dos su­fran/ co­mo su­fro yo”), siem­pre ubi­ca­da po­lí­ti­ca­men­te (“so­be­ra­nía so­cial, in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca, jus­ti­cia eco­nó­mi­ca”) y por lo ge­ne­ral re­pa­ra­do­ra, so­bre to­do en tiem­pos en que las re­des so­cia­les apla­nan el es­pe­sor de la pa­la­bra poé­ti­ca y con­fun­den la opi­nión crí­ti­ca con cier­ta can­ti­dad de con­tac­tos.

CE­DOC PER­FIL

ALE­JAN­DRO RU­BIO. Na­ció en Bue­nos Ai­res en 1967. Uno de los íco­nos de la poe­sía ar­gen­ti­na de los años 90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.