Las ma­qui­na­cio­nes de la no­che

Perfil (Domingo) - - LIBROS - MA­RIANO VES­PA

La no­che. Una ex­plo­ra­ción de la vi­da noc­tur­na, el len­gua­je de la no­che, el sue­ño y los sue­ños Au­tor: Al Al­va­rez Gé­ne­ro: en­sa­yo Otros li­bros del au­tor: El dios sal­va­je. En­sa­yo so­bre el sui­ci­dio Edi­to­rial: Fior­do, $ 450 Tra­duc­ción: Marcelo Cohen

“El uni­ver­so es­tá en la no­che”, esa clá­si­ca fra­se de Gé­rard de Ner­val que ha si­do preám­bu­lo de obras tan di­sí­mi­les co­mo los ver­sos de Ro­sa­mel Del Va­lle, o in­clu­so uno de los epi­so­dios de La flor, de Ma­riano Lli­nás, atra­vie­sa la cons­te­la­ción noc­tur­na a la que el poe­ta, crí­ti­co y en­sa­yis­ta Al Al­va­rez (1929) le pres­ta aten­ción en di­fe­ren­tes en­sa­yos. Las dis­tin­tas ca­ras de la no­che, fe­cun­das o acia­gas, cons­ti­tu­yen un pun­to de par­ti­da pa­ra Al­va­rez, re­co­no­ci­do por ser el pro­mo­tor de una ge­ne­ra­ción de poe­tas bri­tá­ni­cos co­mo Syl­via Plath o Ro­bert Lo­well. Co­mo se­ña­la el chi­leno Mar­tín Cer­da en La pa­la­bra que­bra­da, es vir­tud del en­sa­yis­ta par­tir de una for­ma pa­ra vi­ven­ciar­la, in­terio­ri­zar­la, sen­tir­la e in­te­rro­gar­la, pe­ro el tra­ba­jo se com­ple­ji­za en la pro­gre­sión de nue­vas lec­tu­ras, vi­ven­cias e in­ter­pre­ta­cio­nes. Por eso, en al­gún pun­to, la no­che (lo) des­bor­da.

Pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en 1995, el li­bro in­tro­du­ce una lec­tu­ra ta­jan­te: “En los úl­ti­mos cien años

he­mos per­di­do con­tac­to con la no­che”. Los acer­ca­mien­tos atra­vie­san dis­tin­tos ejes co­mo la téc­ni­ca, el psi­coa­ná­li­sis, la neu­ro­fi­sio­lo­gía o la es­té­ti­ca-au­to­bio­grá­fi­ca. Una pri­me­ra mi­ra­da po­ne en cues­tión dis­tin­tos avan­ces, co­mo la ilu­mi­na­ción ca­lle­je­ra, y có­mo in­ci­de la os­cu­ri­dad co­mo me­tá­fo­ra poé­ti­ca. Al­va­rez em­pren­de una bús­que­da pro­gre­si­va, cu­yos mo­men­tos más in­ten­sos sur­gen de su an­dar. Por ca­so, los pri­me­ros es­bo­zos re­cu­rren al mie­do a la os­cu­ri­dad que te­nía cuan­do era chi­co y, ya en el cie­rre del li­bro, co­mo si fue­ra un per­so­na­je de una se­rie de Da­vid Si­mon, re­gis­tra, des­de un pa­tru­lle­ro, có­mo fun­cio­nan las no­ches de Lon­dres y Nue­va York. Gran par­te de su en­sa­yo se cen­tra en los sue­ños, ya sea en la vi­si­ta al hos­pi­tal que mo­ni­to­rea las reac­cio­nes de dis­tin­tos pa­cien­tes al dor­mir, en las in­ter­pre­ta­cio­nes que desa­rro­lló Freud y la in­fluen­cia que tu­vie­ron dis­tin­tos au­to­res an­ti­guos en él, y en un tra­ba­jo mi­nu­cio­so so­bre las eta­pas del sue­ño REM.

Ha­ce po­co, Jo­nat­han Crary con­tó que el go­bierno nor­te­ame­ri­cano in­vir­tió en es­tu­dios so­bre un go­rrión que po­dría man­te­ner­se des­pier­to sie­te días, con el fin de apli­car sus com­por­ta­mien­tos pa­ra pla­ni­fi­ca­ción mi­li­tar. Al­va­rez su­gie­re que la di­ná­mi­ca de la noc­tur­ni­dad es in­dó­mi­ta, pe­ro a tra­vés de su mi­ra­da se pue­den en­ten­der sus enig­mas.

CE­DOC PER­FIL

AL­VA­REZ. Na­ció en Lon­dres en 1929. Es crí­ti­co, poe­ta y en­sa­yis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.