Mas­sa ga­na con am­pli­tud y po­ne fin a la he­ge­mo­nía K

El kirch­ne­ris­mo se man­tu­vo co­mo la fuer­za más vo­ta­da en todo el país. Otros lí­de­res opo­si­to­res se im­pu­sie­ron en 12 pro­vin­cias.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - GA­BRIEL ZI­BLAT

Ser­gio Mas­sa se im­pu­so por más de 10 pun­tos en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y se con­vir­tió en el prin­ci­pal ex­po­nen­te de la trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca que atra­vie­sa a la Ar­gen­ti­na en el se­gun­do año de go­bierno de Cris­ti­na Kirch­ner. No fue el úni­co signo de cam­bio. La opo­si­ción triun­fó en los prin­ci­pa­les dis­tri­tos del país y de­jó en evi­den­cia el fin de la he­ge­mo­nía del kirch­ne­ris­mo.

El Fren­te pa­ra la Vic­to­ria se man­tu­vo ayer co­mo la fuer­za más vo­ta­da en todo el país, y con­ser­va ade­más una ajus­ta­da ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. Pe­ro la fal­ta de un su­ce­sor cla­ro y el

El in­ten­den­te de Ti­gre al­can­zó el 43.9% de los vo­tos. In­sau­rral­de el 32.1%

gol­pe po­lí­ti­co que sig­ni­fi­ca el re­sul­ta­do elec­to­ral avi­zo­ra mo­vi­mien­tos que vol­ve­rán im­pre­de­ci­ble el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. El 32% de los vo­tos que re­ci­bie­ron las lis­tas del kirch­ne­ris­mo y sus alia­dos sig­ni­fi­ca un pi­so de vo­tos si­mi­lar al que con­si­guie­ron en 2009, la que era has­ta aho­ra su peor elec­ción his­tó­ri­ca.

Las ur­nas de­ja­ron va­rios ga­na­do­res por todo el país, mu­chos con cla­ras as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les. Pe­ro nin­guno tie­ne el ca­mino alla­na­do pa­ra su­ce­der a Cris­ti­na Kirch­ner en 2015. Mas­sa se co­ro­nó con una ven­ta­ja de ca­si do­ce pun­tos por so­bre el kirch­ne­ris­mo en el prin­ci­pal dis­tri­to del país. Pe­ro co­mo no go­za por aho­ra del acom­pa­ña­mien­to de los gobernadores peronistas le fal­ta una es­truc­tu­ra na­cio­nal que lo res­pal­de.

En la si­tua­ción con­tra­ria es­tá Da­niel Scioli: es bien vis­to por sus pa­res del pe­ro­nis­mo co­mo un even­tual su­ce­sor de la Presidenta y con­ser­va to­da­vía una con­si­de­ra­ble ima­gen po­si­ti­va en todo el país, pe­ro ayer fue uno de los pa­dres de la de­rro­ta de Martín In­sau­rral­de en la Pro­vin­cia. Ade­más, en el bun­ker del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria es­tu­vo eclip­sa­do por el vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou y el je­fe de Ga­bi­ne­te, Juan Abal Medina, que aca­pa­ra­ron los mi­cró­fo­nos.

La elec­ción es­tu­vo mar­ca­da por la au­sen­cia de Cris­ti­na Kirch­ner por sus pro­ble­mas de sa­lud, que to­da­vía agre­gan un con­di­men­to de in­cer­ti­dum­bre ma­yor el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Ayer, Bou­dou an­ti­ci­pó que la man­da­ta­ria se pre­pa­ra “pa­ra vol­ver con to­da la fuer­za”. Es­tas tres se­ma­nas con la Presidenta co­rri­da de la es­ce­na po­lí­ti­ca tam­bién de­ja­ron en evi­den­cia que no hay na­die en el Go­bierno que cuen­te con el con­sen­so su­fi­cien­te pa­ra to­mar la pos­ta. El vi­ce­pre­si­den­te re­ci­be crí­ti­cas des­de di­ver­sos sec­to­res, pe­ro ayer fue pro­ta­go­nis­ta cen­tral en el bun­ker. Va­rios mi­nis­tros mos­tra­ron in­ten­cio­nes de to­mar vue­lo pro­pio, pe­ro por aho­ra to­dos vue­lan ba­jo. Ser­gio Urri­ba­rri ha­bía si­do im­pul­sa­do co­mo even­tual je­fe de Ga­bi­ne­te pa­ra así le­van­tar el per­fil, pe­ro ayer de­bió com­par­tir car­tel en el ac­to kirch­ne­ris­ta con el cha­que­ño Jor­ge Ca­pi­ta­nich, que al igual que él fue co­nec­ta­do vía te­le­con­fe­ren­cia.

El es­ce­na­rio de dis­per­sión só­lo se rom­pe al ana­li­zar la he­ge­mo­nía que el pe­ro­nis­mo ad­quie­re en el es­ce­na­rio po- lí­ti­co. En am­bas cá­ma­ras del Con­gre­so, los le­gis­la­do­res de esa ex­trac­ción al­can­zan ca­si los dos ter­cios. En por lo me­nos 16 pro­vin­cias los triun­fos fue­ron del kirch­ne­ris­mo o del pe­ro­nis­mo di­si­den­te. Esa lec­tu­ra es la que ge­ne­ra que en el mun­do po­lí­ti­co exis­ta cier­to con­sen­so de que el en­car­ga­do de go­ber­nar el país a par­tir de

2015 pro­ven­drá del va­rio­pin­to uni­ver­so que hoy com­po­nen los he­re­de­ros de Juan Pe­rón.

Una cru­da pe­lea en­tre los sec­to­res del pe­ro­nis­mo es lo que pue­de acre­cen­tar las pers­pec­ti­vas de los sec­to­res no peronistas, que ayer lo­gra­ron triun­far en tres de los dis­tri­tos más im­por­tan­tes: el ma­cris­mo en la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, el so­cia­lis­mo en San­ta Fe y el ra­di­ca­lis­mo en Men­do­za. Sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes son Mau­ri­cio Ma­cri, Her­mes Bin­ner y Ju­lio Co­bos, que se po­si­cio­nan co­mo tres cla­ros ga­na­do­res de la jor­na­da elec­to­ral.

Ra­di­ca­les, so­cia­lis­tas y de­más fuer­zas afi­nes po­drán mos­trar los triun­fos en seis pro­vin­cias (San­ta Fe, Men­do- za, San­ta Cruz, Co­rrien­tes, Ca­ta­mar­ca y Ju­juy) y la con­so­li­da­ción co­mo el se­gun­do es­pa­cio más vo­ta­do del país. Las di­fi­cul­ta­des de sus prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes pa­ra po­si­cio­nar­se en la opi­nión pú­bli­ca con po­si­bles pre­si­den­tes son la prin­ci­pal tra­ba que se le apa­re­ce en el ca­mino. Ma­cri, por el con­tra­rio, tie­ne ma­yor ni­ve­les de acep­ta­ción pú­bli­ca pe­ro ado­le­ce de una es­truc­tu­ra na­cio­nal que lo po­ten­cie.

Las ur­nas ha­bla­ron y de­ja­ron un con­tun­den­te men­sa­je. Hay olor a fin de ci­clo, pe­ro con dos años por de­lan­te to­da­vía na­die pue­de po­ner­se el tra­je pa­ra arran­car uno nue­vo.

CELEBRACION. El can­di­da­to ga­na­dor de Bue­nos Ai­res ro­dea­do de pa­pe­les mul­ti­co­lo­res, en el es­ce­na­rio

La mi­li­tan­cia del Fren­te Re­no­va­dor acom­pa­ñó a Ser­gio Mas­sa y el res­to de los in­ten­den­tes ga­na­do­res.

FES­TE­JOS BO­NAE­REN­SES.

FO­TOS: SER­GIO PIE­MON­TE

mon­ta­do en el cen­tro de con­ven­cio­nes del mu­ni­ci­pio de Ti­gre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.