A Scioli se le com­pli­ca­ron los pla­nes y que­dó arrin­co­na­do en Pro­vin­cia

El go­ber­na­dor no lo­gró achi­car la ven­ta­ja de Mas­sa. Su ob­je­ti­vo aho­ra es ra­ti­fi­car sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les y con­so­li­dar­se en el Jus­ti­cia­lis­mo.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - RO­SA­RIO AYER­DI

La pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se con­vir­tió ayer en un te­rri­to­rio ad­ver­so pa­ra el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria. Los es­fuer­zos del go­ber­na­dor bo­nae­ren­se, Da­niel Scioli, pa­ra achi­car la ven­ta­ja del Fren­te Re­no­va­dor no die­ron los re­sul­ta­dos que es­pe­ra­ban y la elec­ción ter­mi­nó con un triun­fo de Ser­gio Mas­sa en las ocho sec­cio­nes que in­te­gran el ma­pa elec­to­ral.

El 22 de ju­nio, una vez que el in­ten­den­te de Ti­gre ofi­cia­li­zó su can­di­da­tu­ra, el go­ber­na­dor bo­nae­ren­se de­ci­dió po­ner­se al fren­te de la cam­pa­ña del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, lista en­ca­be­za­da por Martín In­sau­rral­de. Un Scioli ya ano­ta­do en la ca­rre­ra por la su­ce­sión pre­si­den­cial pre­ten­día que los re­sul­ta­dos de es­ta elec­ción no de­po­si­ten a Mas­sa co­mo su com­pe­ti­dor.

Pe­ro la ima­gen po­si­ti­va que Scioli lo­gró man­te­ner du­ran­te su ges­tión no al­can­zó pa­ra acor­tar di­fe­ren­cias. Ano­che, an­tes de que el mi­nis­tro del In­te­rior, Flo­ren­cio Ran­daz­zo, die­ra los da­tos ofi­cia­les, el go­ber­na­dor se co­mu­ni­có con Mas­sa pa­ra fe­li­ci­tar­lo por la vic­to­ria. Am­bos di­ri­gen­tes no ha­bla­ban des­de el día pre­vio al cie­rre de lis­tas, cuan­do el ex mo­to­nau­ta ama­gó con acom­pa­ñar al ti­gren­se. “Es una di­fe­ren­cia im­por­tan­te, han he­cho un gran tra­ba­jo y ha si­do in­ter­pre­ra­do y res­pal­da­do por la vo­lun­tad po­pu­lar, que hay que co­no­cer y aca­tar”, di­jo ayer Scioli so­bre la elec­ción de Mas­sa.

Ano­che, el kirch­ne­ris­mo se con­cen­tró en el ho­tel por­te­ño NH Tan­go. Scioli e In­sau­rral­de tu­vie­ron ha­bi­ta­cio­nes pro­pias en el cuar­to pi­so, mien­tras que el kirch­ne­ris­mo con el pre­si­den­te en ejer­ci­cio, Ama­do Bou­dou, co­mo pro­ta­go­nis­ta, se con­cen­tró en el ter­cer pi­so.

So­bre el es­ce­na­rio, Bou­dou se mos­tró jun­to a los can­di­da­tos bo­nae­ren­ses de­rro­ta­dos, pe­ro evi­tó ha­cer de­cla­ra­cio­nes so­bre la elec­ción en es­te te­rri­to­rio y se­gu­ró que “com­par­ti­mos la ale­gría de ser la pri­me­ra fuer­za a ni­vel na­cio­nal, nue­va­men­te so­mos la pri­me­ra fuer­za”.

In­me­dia­ta­men­te, a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cias, los fun­cio­na­rios na­cio­na­les se co­mu­ni­ca­ron con tres gobernadores que ob­tu­vie­ron una vic­to­ria en sus pro­vin­cias. Con Scioli so­bre el es­ce­na­rio y aún sin ha­ber to­ma­do la pa­la­bra, Jor­ge Ca­pi­ta­nich (Cha­cho), Ser­gio Uri­ba­rri ( En­tre Ríos), y José Al­pe­ro­vich ( Tucumán), fue­ron los tres man­da­ta­rios a los que el kirch­ne­ris­mo de­ci­dió mos­trar.

Scioli no con­si­guió el mis­mo es­pa­cio que es­tos man­da­ta­rios y ape­nas al­can­zó a de­cir al­gu­nas pa­la­bras cuan­do Bou­dou le pa­só el mi­cró­fono an­tes del cie­rre fi­nal y cuan­do to­dos los ca­na­les de te­le­vi­sión ya trans­mi­tían el dis­cur­so de Ser­gio Mas­sa.

Al go­ber­na­dor bo­nae­ren­se no le re­sul­ta­rá sen­ci­llo con­ver­tir­se en el su­ce­sor na­tu­ral del kirch­ne­ris­mo. Scioli lo sa­be, pe­ro es­tá con­ven­ci­do que el go­bierno na­cio­nal no vol­ve­rá a ata­car­lo, y es­pe­ra, en cam­bio, que es­ta re­la­ción trans­cu­rra los pró­xi­mos años en una “con­vi­ven­cia en paz”.

El man­da­ta­rio pla­ni­fi­ca un 2014 sin tur­bu­len­cias y pa­ra ello, ya tie­ne ase­gu­ra­do el di­ne­ro pa­ra pa­gar los suel­dos y los dos agui­nal­dos del pró­xi­mo año sin te­ner que con­tar con ayu­da de la Casa Ro­sa­da.

A di­fe­ren­cia de los años an­te­rio­res, en los que el kirch­ne­ris­mo se con­vir­tió en el prin­ci­pal enemi­go de su ges­tión, Scioli sa­be que es­ta vez, su ad­ver­sa­rio se­rá Mas­sa.

La de­rro­ta ofi­cia­lis­ta en el te­rri­to­rio bo­nae­ren­se­se se tra­du­ci­rá en la pe­lea que Scioli de­be­rá en­fren­tar con el in­ten­den­te de Ti­gre en la Le­gis­la­tu­ra bo­nae­ren­se. Allí, de acuer­do a los cómpu­tos pro­vi­so­rios, el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria ( FpV) man­ten­drá la pri­me­ra mi­no­ría en la Cá­ma­ra de Dipu­tados y Se­na­do­res de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res

Se­gún es­tos re­sul­ta­dos, so­bre los 46 se­na­do­res que in­te­gran la Cá­ma­ra al­ta, el FpV ten­dría 23 ban­cas, el FR 18, el FPC­yS 3, Unión Pro Pe­ro­nis­ta 1 y el Ra­di­ca­lis­mo 1. Allí, el scio­lis­mo que­dó a un se­na­dor del quo­rum. De los 92 dipu­tados, el kirch­ne­ris­mo que­da­ría con una ban­ca­da de 43 le­gis­la­do­res, el mas­sis­mo con un blo­que de 20 el FPC­yS de 15 y el de­nar­vaís­mo de 5. Ade­más, la Cá­ma­ra ba­ja se in­te­gra­ría de un blo­que de 4 ra­di­ca­les, 2 de Nue­vo En­cuen­tro, Uni­dad Po­pu­lar 1, el FIT 1 y Leal­tad Pe­ro­nis­ta 1.

LEO MIRVOIS

DI­FE­REN­CIAS. El ofi­cia­lis­mo se ne­gó a de­jar­le el cen­tro de la es­ce­na al Go­ber­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.