Cris­ti­na de­be­rá go­ber­nar dos años en me­dio de un es­ce­na­rio com­ple­jo

Ten­drá que de­ci­dir có­mo en­cau­zar el rum­bo de la eco­no­mía y li­diar con la pér­di­da de po­der pro­duc­to de la im­po­si­bi­li­dad de ser re­ele­gi­da.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - MA­RIANO CONFALONIERI

Cris­ti­na Kirch­ner vi­vió la de­rro­ta elec­to­ral re­clui­da en la Quin­ta de Oli­vos, don­de ha­ce es­tric­to re­po­so pa­ra re­cu­pe­rar­se de la ope­ra­ción que le hi­cie­ron pa­ra dre­nar­le una he­ma­to­ma en el crá­neo. Los da­tos elec­to­ra­les le lle­ga­ron a tra­vés de su hi­jo, Má­xi­mo Kirch­ner.

Ayer, el pri­mo­gé­ni­to pre­si­den­cial di­jo que des­co­no­cía cuán­do su ma­dre iba a re­to­mar el po­der y el vi­ce­pre­si­den­te (a car­go de la pre­si­den­cia), Ama­do Bou­dou, di­jo que Cris­ti­na se es­tá re­cu­pe­ran­do pa­ra vol­ver “con todo”.

En reali­dad, hay mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes al res­pec­to, so­bre todo por­que ade­más del he­ma­to­ma, a la je­fa de Es­ta­do le de­tec­ta­ron una arrit­mia y de­be­rá ser so­me­ti­da a es­tu­dios pa­ra des­ci­frar có­mo cu­rar con ese pro­ble­ma car­día­co, que no se­ría preo­cu­pan­te.

A CFK le in­di­ca­ron man­te­ner­se ale­ja­da de la ges­tión y de cual­quier in­for­ma­ción que pue­da cau­sar­le es­trés. Por eso, en su en­torno sos­tie­nen que no mi­ra te­le­vi­sión ni lee los dia­rios: sus hi­jos se­rían su úni­co ca­nal de in­for­ma­ción, aun­que hay quie­nes afir­man que ade­más ha­bla con el se­cre­ta­rio de Le­gal y Téc­ni­ca, Carlos Zan­ni­ni. “Os­car Pa­rri­lli (se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia) me di­jo que cum­ple a ra­ja­ta­bla el re­po­so”, con­fe­só a PER­FIL un al­to fun­cio­na­rio del Go­bierno. Lo que se sa­be es que es­ta vez, a di­fe­ren­cia de la ope­ra­ción de la ti­roi­des, se asus­tó mu­cho.

La in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca la co­rrió del tra­mo fi­nal de la cam­pa­ña. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rrió con las in­ter­nas abier­tas de agos­to, el go­ber­na­dor bo­nae­ren­se, Da­niel Scioli, fue quien de­bió apun­ta­lar la ima­gen del can­di­da­to ofi­cial, Martín In­sau­rral­de.

Ayer hu­bo ma­las no­ti­cias pa­ra la presidenta. Al­gu­nas pre­vi­si­bles, co­mo la de­rro­ta en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Otras no tan­to, co­mo la pér­di­da de la ban­ca de se­na­do­res en la Ca­pi­tal Fe­de­ral (Da­niel Fil­mus fue ven­ci­do por Pino So­la­nas). Su mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra, Nor­ber­to Yahuar, se que­dó afue­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados por­que per­dió por más de 30 pun­tos con­tra el ex go­ber­na­dor de Chu­but, Ma­rio Das Ne­ves.

Cris­ti­na ten­drá que go­ber­nar dos años con un Con­gre­so com­pli­ca­do. El ofi­cia­lis­mo de­be­rá va­ler­se de alia­dos pa­ra sa­car las le­yes que el Po­der Eje­cu­ti­vo en­víe. La elec­ción de ayer reavi­vó en el kirch­ne­ris­mo los fan­tas­mas de 2009, cuan­do su­frió la de­rro­ta el pro­pio Nés­tor Kirch­ner a ma­nos de Fran­cis­co de Nar­váez y el Con­gre­so que­dó con do­mi­nio opo­si­tor. La di­fe­ren­cia es que aho­ra la prin­ci­pal fi­gu­ra del es­pa­cio no tie­ne re­elec­ción.

El di­le­ma que tie­ne el ga­bi­ne­te es có­mo pro­ce­sa­rá Cris­ti­na Kirch­ner la de­rro­ta. Los ca­mi­nos son dos: “pro­fun­di­zar” el mo­de­lo o to­mar me­di­das más “ra­cio­na­les”. En 2009, aún en mi­no­ría, el kirch­ne­ris­mo re­to­mó la ini­cia­ti­va con le­yes cla­ve co­mo la de me­dios o la de­ci­sión de lan­zar la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo. Es de­cir, op­tó por pro­fun­di­zar. Hay va­rios mi­nis­tros que con­si­de­ran que en es­ta opor­tu­ni­dad de­be ele­gir la “ra­cio­na­li­za­ción” y adop­tar me­di­das eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas que sin­ce­ren la si­tua­ción del país. Los ejem­plos que dan son un acuer­do con el Club de Pa­rís; una aper­tu­ra del mer­ca­do que per­mi­ta el in­gre­so de di­vi­sas; y una po­lí­ti­ca pa­ra com­ba­tir la in­fla­ción. En ma­te­ria po­lí­ti­ca, los más “ra­cio­na­les” di­cen que de­be re­cos­tar­se en el PJ pa­ra sos­te­ner­se. Sin em­bar­go, só­lo Cris­ti­na Kirch­ner sa­be lo que ha­rá cuan­do re­to­me a su ac­ti­vi­dad.

EN PU­BLI­CO. En una de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes an­tes de la li­cen­cia. Ayer re­ci­bió en Oli­vos la no­ti­cia de la de­rro­ta en Pro­vin­cia. Ama­do Bou­dou pi­dió res­pal­dar­la.

FO­TOS: TELAM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.