Es­ta vez es dis­tin­to

Las ur­nas die­ron una lec­ción al kirch­ne­ris­mo. Y to­dos los li­de­raz­gos emer­gen­tes tie­nen una ma­triz dia­lo­guis­ta.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - AL­FRE­DO LEUCO

Es­ta vez la res­pon­sa­bi­li­dad de Cris­ti­na co­mo ma­ris­cal de la de­rro­ta es mas gra­ve por­que apa­re­ció un quie­bre cul­tu­ral y el tan ne­ga­do fin de ci­clo.

Ayer la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo ar­gen­tino con­fir­mó el fra­ca­so de su es­ti­lo de con­duc­ción mal­tra­ta­dor ha­cia aden­tro y ha­cia afue­ra de su tro­pa y de un ni­vel iné­di­to de con­cen­tra­ción del po­der.

La au­sen­cia de la Presidenta de­jó a sus mi­nis­tros gi­ran­do en fal­so, sin sa­ber ha­cia dón­de ir, to­man­do me­di­das con­tra­dic­to­rias, con ex­tra­ños ni­ve­les de au­to­no­mía y con una ac­ti­tud me­nos agre­si­va. Pa­re­cían más he­re­de­ros de Fer­nan­do de la Rúa que de Cris­ti­na. Son los cos­tos que hay que pa­gar cuan­do no se de­ja que flo­rez­ca nin­gu­na flor y cuan­do se eli­ge la fi­de­li­dad y el ver­ti­ca­lis­mo a la ca­pa­ci­dad y la efi­cien­cia. Sue­le de­cir Alberto Fer­nán­dez ( la ter-

La au­sen­cia de la Presidenta de­jó a los su­yos gi­ran­do en fal­so: son los cos­tos del ver­ti­ca­lis­mo

ce­ra pa­ta de la me­sa del po­der ma­tri­mo­nial du­ran­te años) que la Presidenta cas­ti­ga a aque­llos que tie­nen la osadía de ex­pre­sar al­gu­na di­si­den­cia por mas sua­ve que sea. Son con­de­na­dos a la Si­be­ria y a una ca­ta­ra­ta des­ca­li­fi­ca­do­ra y per­ma­nen­te del oli­go­po­lio me­diá­ti­co que edi­fi­ca­ron con nues­tros di­ne­ros.

Su po­lí­ti­ca de fa­bri­car enemi­gos a to­da ho­ra co­mo una ma­ne­ra de cons­truir po­der tam­bién se vino a pi­que, pe­se a que en­con­tró jus­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca en los li­bros neo­po­pu­lis­tas de Er­nes­to La­clau. En reali­dad su au­to­ri­ta­ris­mo no vie­ne de los li­bros. No es una ac­ti­tud ra­cio­nal y mi­li­tan­te. Tie­ne tres ver­tien­tes me­nos he­roi­cas. La ge­ne­ra­cio­nal, que en los 70 le po- nía ape­lli­do a la de­mo­cra­cia ( bur­gue­sa, par­ti­do­crá­ti­ca, etc) pe­ro que no creía en sus va­lo­res pro­fun­dos, la te­rri­to­rial que los trans­for­mó en se­ño­res feu­da­les y pa­tro­nes de una es­tan­cia pro­pia lla­ma­da San­ta Cruz, y la per­so­nal sur­gi­da del ca­rác­ter tan­to de Nés­tor co­mo de Cris­ti­na, in­ca­pa­ces de co­se­char ami­gos o leal­ta­des mas allá de la su­bor­di­na­ción de la po­lí­ti­ca. Siem­pre eli­gie­ron ser te­mi­dos a ser que­ri­dos. Eso fra­ca­sa por­que to­dos los nue­vos li­de­raz­gos que sur­gie­ron en las ur­nas son la con­tra­ca­ra del es­ti­lo de Cris­ti­na. Tan­to Mas­sa, Ma­cri, Bin­ner, Co­bos, Scioli si ca­li­fi­ca y has­ta Ca­pi­ta­nich tie­nen una ma­triz mas dia­lo­guis­ta, sin afi­liar­se a la ló­gi­ca per­ver­sa que so­lo di­vi­de el mun­do en­tre ami­gos y enemi­gos.

La com­po­si­ción so­cial del vo­to es tam­bién un da­ño te­rri­ble al re­la­to pre­sun­ta­men­te pro­gre na­cio­nal y po­pu­lar. Mas­sa en la pro­vin­cia ga­nó en lu­ga­res del Co­n­ur­bano don­de so­lo es po­si­ble ha­cer­lo con un gran res­pal­do de, por lo me­nos, un sec­tor po­pu­lar en­tre los ha­bi­tan­tes más ne­ce­si­ta­dos. Mas­sa no es un fe­nó­meno de de­re­cha cla­se me­die­ra y ca­ce­ro­le­ra. Es el ca­po de una nue­va ge­ne­ra­ción de peronistas que apro­ve­chan el po­der que na­ce de esa de­mo­cra­cia de pro­xi­mi­dad lla­ma­da in­ten­den­cia. Y Nés­tor tam­po­co es Pe­rón. A tres años de su fa­lle­ci­mien­to no se re­gis­tra su fo­to en las ca­sas de los mas po­bres co- mo ocu­rrió con el ge­ne­ral y con Evi­ta. Cris­ti­na fue vo­ta­da por frag­men­tos de tra­ba­ja­do­res y ex­cluí­dos y por eso lle­gó al 54% de los su­fra­gios en el 2011, pe­ro no se ins­ta­ló eter­na­men­te en el co­ra­zón de los hu­mil­des. Nés­tor y Cris­ti­na son una re­fe­ren­cia pa­ra mi­li­tan­tes neo­fre­pa­sis­tas y peronistas im­pre­sen­ta­bles que ne­ce­si­ta­ban una lo­co­mo­to­ra que los em­pu­ja­ra. Es di­fí­cil que el kirch­ne­ris­mo su­pere el desafío y no se di­lu­ya en la his­to­ria co­mo le pa­só al me­ne­mis­mo y el duhal­dis­mo. No hu­bo po­si­bi­li­da­des de or­ga­ni­zar un ac­to por Nés­tor real­men­te ma­si­vo y la ce­le­bra­ción del 17 de oc­tu­bre fue mó­di­ca en pre­sen­cia y sin lle­gar al mí­ni­mo acuer­do de un ora­dor que los re­pre­sen­ta­ra.

No so­lo hay fin de ci­clo. Tam­bién hay un nue­vo pro­yec­to de li­de­raz­go que en 120 días sa­có más de 4 millones de vo­tos en la pro­vin­cia y se con­vir­tió en el can­di­da­to mas apo­ya­do en

No so­lo hay un fin de ci­clo, sino tam­bién un nue­vo pro­yec­to de li­de­raz­go

las ur­nas. La au­to­es­ti­mu­la­ción que ge­ne­ró el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria con un Ama­do Bou­dou exal­ta­do de men­ti­ri­ta re­sul­tó pa­té­ti­ca. Una mue­ca pro­pia de en­tie­rro de car­na­val. Es cier­to que en el 2009 tam­bién se anun­ció erró­nea­men­te que ter­mi­na­ba la eta­pa K del pe­ro­nis­mo. Pe­ro es­ta vez es dis­tin­to. Por­que no hay po­si­bi­li­da­des de que Cris­ti­na sea can­di­da­ta y no exis­te na­die me­dia­na­men­te con­fia­ble pa­ra el nú­cleo du­ro que los re­pre­sen­te en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Hoy el kirch­ne­ris­mo pin­ta mas pa­ra un par­ti­do de cua­dros que de ma­sas. Pa­ra un círcu­lo ce­rra­do que aho­rra­rá años pe­ro que di­fí­cil­men­te vuel­va al po­der des­pués de 2015. Han sem­bra­do mu­cho odio y di­vi­sión.

DI­BU­JO: PABLO TE­MES

Cris­ti­na Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.