Ra­zo­nes y con­je­tu­ras tras las elec­cio­nes

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - FE­DE­RI­CO GON­ZA­LEZ*

La elec­ción ha con­clui­do y va­rias de sus in­cóg­ni­tas des­pe­ja­das. Tal co­mo pro­yec­ta­ban las en­cues­tas, Ser­gio Mas­sa re­sul­tó un con­tun­den­te ga­na­dor jun­to con Ju­lio Co­bos, Ga­brie­la Mi­chet­ti, Her­mes Bin­ner y el es­pa­cio li­de­ra­do por Ser­gio Urri­ba­rri. Ca­be tam­bién agre­gar a Mau­ri­cio Ma­cri y José Ma­nuel de la So­ta, triun­fa­do­res de mo­do in­di­rec­to. Y Pino So­la­nas se im­pu­so a Da­niel Fil­mus.

Aho­ra sur­gen las pre­gun­tas de ri­gor: ¿Por qué? ¿Qué pa­sa­rá a par­tir de es­te lu­nes 28?, ¿Có­mo se­rá la tran­si­ción has­ta 2015, si es que se con­su­ma?, ¿Cuál se­rá el fu­tu­ro de Mas­sa, de Scioli, de Cris­ti­na Kirch­ner?

Co­mo cual­quier fe­nó­meno com­ple­jo, el triun­fo de Mas­sa obe­de­ce a una con­jun­ción de ra­zo­nes. Co­mo en todo or­den hu­mano, exis­te en­cuen­tro cuan­do —ra­zo­na­ble­men­te— coin­ci­den la pro­me­sa y es­pe­ran­za. En tal sen­ti­do, el mé­ri­to de Mas­sa es ha­ber da­do con la fór­mu­la pa­ra las de­man­das de una ciu­da­da­nía ago­bia­da por an­ti­guos pro­ble­mas aún abier­tos (in­se­gu­ri­dad, in­fla­ción, co­rrup­ción, etc.) y por un ni­vel de in­to­le­ran­cia po­lí­ti­ca aso­cia­do a la per­ti­naz ne­ga­ción de lo ob­vio y a la ob­se­si­va re­fe­ren­cia al pa­sa­do. Con un dis­cur­so sim­ple y con­tun­den­te, el in­ten­den­te de Ti­gre su­po eri­gir­se en un po­lí­ti­co ca­paz de li­de­rar la lu­cha con­tra tan­tos desa­ti­nos y re­cu­pe­rar la idea de fu­tu­ro pa­ra una so­cie­dad que ve­nía re­sig­nán­do­se a ele­gir el me­nor de los ma­les po­si­bles a fal­ta de un au­tén­ti­co pro­gra­ma opo­si­tor con vo­ca­ción de po­der.

En con­tra­po­si­ción, a Martín In­saul­rral­de no le re­sul­ta­ron su­fi­cien­tes ni el es­pal­da­ra­zo de Scioli ni los mé­ri­tos de una cam­pa­ña que, al ini­cio, lo mos­tró co­mo un can­di­da­to au­tó­no­mo, ami­ga­ble y cer­cano a la gen­te; pe- ro que en su tra­mo fi­nal de­jó trans­lu­cir cier­to to­que su­til de be­li­ge­ran­cia kirch­ne­ris­ta uni­do a una fri­vo­li­za­ción in­ne­ce­sa­ria,

En cuan­to a Scioli, el fu­tu­ro se pre­sen­ta­ría al­go com­pli­ca­do. A su mo­do, el go­ber­na­dor se ju­gó abra­zan­do un kirch­ne­ris­mo que nun­ca fue su se­llo. Pe­ro lo que ga­nó con esa im­pos­ta­da pu­re­za ideo­ló­gi­ca le hi­zo per­der aque­lla pre­sen­cia trans­ver­sal que otro­ra su­po con­so­li­dar. Y lo peor, fi­na­li­za­da esa es­pe­cie de zo­na tem­po­ral li­be­ra­da don­de pu­do ha­cer y des­ha­cer a su ar­bi­trio, po­dría re­caer so­bre él la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­rro­ta jun­to a la reaper­tu­ra de an­ti­guas hos­ti­li­da­des ema­na­das des­de el po­der pre­si­den­cial. Po­der que qui­zás se en­car­gue de re­cor­dar­le lo que to­dos sa­ben pe­ro que na­die se atre­ve a de­cir: La Presidenta nun­ca ha desea­do que Scioli sea su su­ce­sor y, si tu­vie­ra que ele­gir al­guno, es pro­ba­ble que pre­fie­ra a otro aún a ries­go de que és­te ten­ga me­no­res chan­ces. Ele­gir­lo a Scioli po­dría obe­de­cer más a un ac­to de su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca que a la me­ra con­ve­nien­cia o, mu­cho me­nos, a la afi­ni­dad per­so­nal e ideo­ló­gi­ca.

No obs­tan­te, el an­te­rior aná­li­sis re­sul­ta in­com­ple­to si no se con­si­de­ra la evo­lu­ción de la sa­lud de Cris­ti­na: ¿Vol­ve­rá pron­to al pleno ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes?, ¿Con qué áni­mo per­so­nal y po­lí­ti­co?, ¿Re­tor­na­rá con el ím­pe­tu que la ca­rac­te­ri­za pa­ra re­ini­ciar una ges­ta pro­pia del Ave Fé­nix?, ¿O qui­zás en­tien­da que ha lle­ga­do el mo­men­to de la tan men­ta­da su­ce­sión?

Se­ría de­ma­sia­do apre­su­ra­do bos­que­jar res­pues­tas a in­te­rro­gan­tes que des­bor­dan ese ar­te­sa­nal ejer­ci­cio de con­je­tu­ras al que se de­no­mi­na aná­li­sis po­lí­ti­co.

SER­GIO PIE­MON­TE

APUES­TA AL FU­TU­RO. Pos­tal fa­mi­liar mas­sis­ta de ano­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.