Po­ca no­ve­dad, más cri­sis

El kirch­ne­ris­mo en­sa­yó ex­pli­ca­cio­nes pa­ra mos­trar­se ga­na­dor a pe­sar de que se des­con­ta­ba el re­sul­ta­do. Los nue­vos as­cen­den­tes.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - RO­BER­TO GAR­CÍA

Co­mo sue­le ocu­rrir, la es­cri­tu­ra elec­to­ral de ayer con­fir­mó el bo­le­to de com­pra ven­ta que ha­bía fir­ma­do la so­cie­dad en las úl­ti­mas PA­SO. Un trá­mi­te. Con­fir­man­do, ade­más, que siem­pre en una se­gun­da vuel­ta los prin­ci­pa­les ani­ma­do­res ob­tie­nen más ga­nan­cias por el efec­to ri­que­za, y a cos­ta, ade­más, de aque­llos par­te­nai­res me­no­res que fue­ron bo­rra­dos por el re­gla­men­to al no ob­te­ner un nú­me­ro su­fi­cien­te, al ca­re­cer tam­bién de res­to eco­nó­mi­co pa­ra pre­sen­tar­se y de­ser­ta­ron sin si­quie­ra pre­sen­tar bo­le­tas o, sim­ple­men­te, su pro­pues­ta ya no ofre­cía sen­ti­do. Un ejem­plo: el in­flu­yen­te Fran­cis­co de Nar­váez de­nun­ció a Ser­gio Mas­sa co­mo cóm­pli­ce del Go­bierno, lo ca­li­fi­ca­ba co­mo un ca­ba­llo de Tro­ya en su jus­ti­fi­ca­ción ar­gu­men­tal de cam­pa­ña, jus­to cuan­do el Go­bierno, Mar­tin In­sau­rral­de y Da­niel Scioli lo ata­ca­ban a Mas­sa por ser el prin­ci­pal enemi­go del “mo­de­lo”, quien ve­nía a des­truir lo que ha­bían he­cho los Kirch­ner. In­com­pren­si­ble error.

Ca­si no hu­bo sor­pre­sas en el co­mi­cio si se pen­sa­ba con sen­sa­tez el re­sul­ta­do an­te­rior: si has­ta el Go­bierno pre­via­men­te anun­ció su dis­trac­ción de los gua­ris­mos ape­lan­do a ex­pli­ca­cio­nes fa­tuas de la in­cor­po­ra­ción de más dipu­tados a su blo­que, co­mo si am­bas fue­ran mo­no­blo­ques per­ma­nen­tes y no vo­lá­ti­les cons­truc­cio­nes; fi­nal­men­te Cris­ti­na me­jo­ra­ba en ima­gen des­de la clí­ni­ca, se re­ser­va­ba pa­ra el ma­ta­ri­fe a In­sau­rral­de y a Scioli. Pa­ra su en­torno, el men­sa­je era sen­ci­llo: los que per­die­ron fue­ron otros. Ella no ju­ga­ba, no se la po­día res­pon­sa­bi­li­zar, ol­vi­dan­do qui­zás que has­ta ha­ce cua­tro me­ses su pro­ta­go­nis­mo era es­te­lar, tan­to que co­que­tea­ba con la es­pe­ran­za de la re-re­elec­ción. Ese ob­je­ti­vo im­pres­cin­di­ble se de­rrum­bó en las pri­ma­rias, pe­ro ano­che se ce­rró a cal y can­to, aun­que ya ha­bía sa­li­do de la pan­ta­lla de los ar­gen­ti­nos. Ol­vi­dos ve­lo­ces, de­ma­sia­do tal vez, has­ta ni se re­cuer­da que la arrit­mia y la he­ma­to­ma no se pro­du­je­ron ayer, se arras­tran ha­ce tiem­po.

El kirch­ne­ris­mo de­ca­pi­ta­do aca­ba de asis­tir a un fe­nó­meno de di­la­pa­di­ción ma­si­va: en dos años agra­vó el cua­dro eco­nó­mi­co, im­pu­so res­tric­cio­nes a pe­sar de que su­ma­ba in­gre­sos mo­nu­men­ta­les y ta­sas en­vi­dia­bles de cre­ci­mien­to. A la vez, en po­lí­ti­ca, lo de la vís­pe­ra se ase­me­ja a la pro­di­ga­li­dad ex­tre­ma: por más ex­cu­sas que se ma­ni­fies­ten, tam­bién en dos años el cris­ti­nis­mo kirch­ne­ris­ta ob­se­quió ad­he­sio­nes, per­dió fer­vor, se am­pu­tó a sí mis­mo, has­ta lo­gró que una gran ma­yo­ría del país lo re­pu­die en las ur­nas. Lo que no sig­ni­fi­ca que per­dió la vi­da, sí en cam­bio su pro­pia ra­zón de ser: se des­va­ne­ce el pro­yec­to que per­so­ni­fi­ca­ron Nés­tor Kir­cher y Cris­ti­na co­mo for­ma de po­der fa­mi­liar; nau­fra­ga el pre­sun­to pro­gre­sis­mo que exal­ta­ban (Cris­ti­na, an­tes de su in­ter­na­ción, re­ci­bió a Ama­do Bou­dou y al mi­nis­tro Her­nán Lo­ren­zino pa­ra que pa­guen lo que ha­bía ju­ra­do no pa­gar); y por lo tan­to se agu­je­rea esa sal­va­ción bur­gue­sa y pre­ten­sión re­vo­lu­cio­na­ria cu­yos acó­li­tos pre­go­na­ban.

Sucesos y su­ce­sio­nes. Aho­ra, Ella no pue­de ser ba­jo nin­gu­na con­di­ción y su de­ri­va prin­ci­pal apun­ta su­ce­so­ria­men­te a Da­niel Scioli. Al me­nos en una pri­me- ra eta­pa —ya que esa he­ren­cia pue­de re­par­tir­se en mil ca­be­zas, co­mo la hi­dra—, ca­si un un im­plan­te or­to­pé­di­co, ya que el go­ber­na­dor fue un sub­al­terno y ser­vi­cial pa­ra el con­cep­to de los K, un chis­te ideo­ló­gi­co pa­ra ellos co­mo si al­gu­na vez hu­bie­ran leído los to­mos de El

Con un equi­po del as­cen­so in­ter­na­men­te pe­lea­do lle­ga a pe­lear el cam­peo­na­to con el lí­der.

Ca­pi­tal y los Grun­dis­se, co­mo si hu­bie­ran sa­bi­do cuan­tos to­mos eran. De cual­quier ma­ne­ra, lo de Scioli —a me­nos que res­ca­ten a Bou­dou en una emer­gen­cia o se per­fi­le con un bri­llo des­co­no­ci­do Ser­gio Uri­ba­rri— re­cuer­da la po­ca es­ti­ma que al­gu­nos iri­go­ye­nis­tas le de­pa­ra­ban a Mar­ce­lo T. de Alvear, un le­ga­ta­rio po­co desea­do, a pe­sar de que el mu­do (u hom­bre de po­cas pa­la­bras, pa­ra no ofen­der a un par­ti­do en di­so­lu­ción) al­gu­na vez le pi­dió a sus ami­gos que lo cu­bran a Mar­ce­lo, que lo ro­deen. Que no lo de­jen so­lo.

Igual, la llu­via moja, sea por la bru­tal dis­tan­cia que acu­mu­ló Mas­sa en la pro­vin­cia —con asom­bro­sas per­for­man­ces en te­rri­to­rios prohi­bi­dos— o de­bi­do a que al­gún es­pe­cia­lis­ta des­cu­bri­rá que los fa­vo­re­ci­dos por los pla­nes y sub­si­dios, esa clien­te­la hi­po­té­ti­ca, ter­mi­nó vo­tan­do en con­tra del ofi­cia­lis­mo. Si el stress las­ti­ma a la Presidenta, na­da bien le ca­yó la aplas­tan­te de­rro­ta.

De­ben ser mo­men­tos du­ros, ya pre­ve­ni­dos in­clu­si­ve has­ta por sus hi­jos: bas­ta sa­ber que Flo­ren­cia, al­te­ra­da, le ha he­cho car­gos que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, Os­car Pa­rri­lli, no ha sa­bi­do res­pon­der o no ha que­ri­do. Fue me­dia­na­men­te pú­bli­ca la mon­ser­ga que le de- rra­mó la mu­cha­cha al dó­cil fun­cio­na­rio, se­gu­ra­men­te por acer­car­le in­quie­tu­des a su ma­dre que no co­rres­pon­den con su re­po­so ab­so­lu­to. Es­te te­ma de la sa­lud pre­si­den­cial, aun­que se lo men­cio­ne tan­gen­cial­men­te, es par­te de un enig­ma que ge­ne­ra todo ti­po de ver­sio­nes.

As­cen­den­tes. Mau­ri­cio Ma­cri co­mo Her­mes Bin­ner pre­su­men del do­mi­nio de sus feu­dos. En el ca­so del por­te­ño es al­go más com­ple­jo, de­bi­do a que la bre­cha de Ga­brie­la Mi­chet­ti con la lista de dipu­tados es preo­cu­pan­te, fru­to más del re­cha­zo a los otros can­di­da­tos al Se­na­do que de su pro­pia ex­pan­sión. Am­bos fes­te­jan pe­ro no se am­plian, les cos­ta­rá en los pró­xi­mos dos años in­va­dir otras par­ce­las. A José de la So­ta, des­de Cór­do­ba, en cam­bio, la ins­ta­la­ción co­mo can­di­da­to al 20l5 se le com­pli­có por el ma­gro re­sul­ta­do en su pro­vin­cia, qui­zás afec­ta­do —so­bre todo en la ca­pi­tal de la pro­vin­cia— por una de­nun­cia so­bre nar­co­trá­fi­co que in­vo­lu­cró a su go­bierno.

Mas­sa, en­ton­ces, apa­re­ce co­mo la fi­gu­ra a to­mar en cuen­ta: por edad, en­jun­dia, dis­po­si­ción al dis­cur­so ex­ten­so, co­mo Raúl Al­fon­sín, mí­ni­ma en­tre­ga al sue­ño co­mo Carlos Me­nem, ca­pa­ci­dad de ar­ma­do co­mo Eduar­do Duhal­de y, so­bre todo, por pa­re­cer un hi­jo de Kirch­ner en más de un as­pec­to. No ca­sual­men­te, al­gu­na vez fue ele­gi­do por el san­ta­cru­ce­ño co­mo je­fe de Ga­bi­ne­te. Ha lo­gra­do, por otra par­te, una ha­za­ña in­dis­cu­ti­ble: con un equi­po del as­cen­so, ape­nas con­for­ma­do, ven­ció por go­lea­da al que se enor­gu­lle­ce de ser el más gran­de de todo el fút­bol.

Aho­ra co­mien­za otra eta­pa, en la que se pre­sen­ta co­mo con­ci­lia­dor y res­pe­tuo­so, se­gui­dior del Pa­pa, ar­tí­fi­ce de la uni­dad sin­di­cal y de la apro­xi­ma­ción con los gobernadores, mien­tras en su en­torno se pre­pa­ran dispu­tas inol­vi­da­bles, de las me­no­res, co­mo las que pue­de te­ner Ro­ber­to La­vag­na y su hi­jo Mar­co con Ri­car­do Del­ga­do, a otras más as­pe­ras co­mo la del nú­cleo que odia y pi­de la se­pa­ra­ción de Alberto Fer­nan­dez. De­li­cias de la vi­da en as­cen­so.

DI­BU­JO: PABLO TE­MES

AJUS­TES Cris­ti­na Fer­nán­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.