Men­sa­je cla­ro

Las ur­nas die­ron su ve­re­dic­to y la so­cie­dad re­cla­ma así la bús­que­da de con­sen­sos.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - NEL­SON CAS­TRO

El fi­nal del ci­clo K ha co­men­za­do. Ese es la con­se­cuen­cia irre­ba­ti­ble del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del día de ayer. El con­tun­den­te triun­fo de Ser­gio Mas­sa le pu­so un can­da­do de­fi­ni­ti­vo al pro­yec­to de re-re­elec­ción que has­ta ayer aún anida­ba en al­gu­nas men­tes del kirch­ne­ris­mo. El dre­na­je fe­no­me­nal de­vo­tos que su­frió el go­bierno – en por­cen­ta­je de vo­tos más del 20%- de­mues­tran la irrea­li­dad del “re­la­to” del ofi­cia­lis­mo. Mas­sa ga­nó e hi­zo una gran elec­ción en bas­tio­nes del pe­ro­nis­mo. Eso ha per­mi­ti­do ter­mi­nar con el mi­to de que la opo­si­ción se nu­tre de la siem­pre tan va­pu­lea­da cla­se me­dia. Hay mu­cha gen­te po­bre aún hoy en la Ar­gen­ti­na y mu­chos de ellos es­tán can­sa­dos de vi­vir de pla­nes so­cia­les que de­ben men­di­gar y por cu­ya man­ten­ción son so­me­ti­dos a los abu­sos a que da ori­gen el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co. El cau­dal de vo­tos ob­te­ni­dos por Mas­sa, le da una

El cau­dal de vo­tos ob­te­ni­dos por Mas­sa le da una pro­yec­ción na­cio­nal in­dis­cu­ti­ble

pro­yec­ción na­cio­nal in­dis­cu­ti­ble. Fue el can­di­da­to que ob­tu­vo la ma­yor can­ti­dad de vo­tos no só­lo en la pro­vin­cia de Bue­nos ai­res sino tam­bién en el país.

La no­ta­ble voltereta que dio el Go­bierno en asun­tos que se con­si­de­ra­ban dog­má­ti­cos –los más re­so­nan­tes fue­ron los de la in­se­gu­ri­dad y el au­men­to del mí­ni­mo no im­po­ni­ble- tu­vie­ron ai­re de par­ches. El has­tío con un es­ti­lo de ejer­ci­cio del po­der ba­sa­do en la con­fron­ta­ción per­ma­nen­te hi­zo eclo­sión con los ca­ce­ro­la­zos y se trans­mi­tió a las ur­nas.

La en­fer­me­dad de la Presidenta le per­mi­tió me­jo­rar su ima­gen, me­jo­ra que no se tras­la­dó a Martín In­sau­rral­de. In­sau­rral­de es una elec­ción per­so­nal de la Dra. Fer­nán­dez de Kirch­ner. Por lo tan­to, la de­rro­ta del in­ten­den­te de Lo­mas de Za­mo­ra es tam­bién de ella.

Da­niel Scioli es otro de los de­rro­ta­dos de ayer. Se car­gó la cam­pa­ña so­bre sus es­pal­das. Su ilu­sión era la de no per­der por más 8 pun­tos. Fue­ron 12, y eso lo gol­peó. Ha­brá que ser co­mo si­gue aho­ra la re­la­ción con los sec­to­res más du­ros del kirch­ne­ris­mo que nun­ca lo qui­sie­ron.

Va­rios in­ten­den­tes su­pues­ta­men­te kirch­ne­ris­tas, cons­cien­tes del im­pa­ra­ble del triun­fo de Mas­sa, hi­cie­ron

Va­rios in­ten­den­tes su­pues­ta­men­te K hi­cie­ron un do­ble jue­go que les hi­zo sal­var la ro­pa

un do­ble jue­go que les per­mi­tió sal­var la ro­pa. A par­tir de aho­ra, el li­bro de pa­ses se va a mo­ver.

La vic­to­ria de Fer­nan­do “Pino” So­la­nas, de­jó al Fren­te pa­ra la Vic­to­ria sin se­na­dor por la Ca­pi­tal Fe­de­ral. Es un gol­pe du­ro pa­ra Da­niel Fil­mus y pa­ra el Go­bierno. Sur­gen en ese es­pa­cio fi­gu­ras lla­ma­das a te­ner re­le­van­cia en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2015. ¿Ten­drán la ca­pa­ci­dad de per­ma­ne­cer uni­dos en pos de un pro­yec­to co­mún?

La elec­ción de ayer ha con­sa­gra­do cua­tro pre­si­den­cia­bles: Ser­gio Mas­sa, Mau­ri­cio Ma­cri, Ju­lio Co­bos y Her­mes Bin­ner. Scioli de­be­rá lu­char pa­ra reha­cer­se de es­to y bus­car es­tar en ese gru­po.

Con todo, lo más im­por­tan­te de ayer es el men­sa­je cla­ro de las ur­nas a la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca ins­tán­do­la a tra­ba­jar en la bús­que­da de con­sen­sos por par­te de una ma­yo­ría de la so­cie­dad harta de la con­fron­ta­ción a la que el kirch­ne­ris­mo la vie­ne so­me­tien­do des­de ha­cer diez años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.