¿Dé­ca­da ga­na­da?

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - DIA­NA KOR­DON*

El kirch­ne­ris­mo su­frió un du­ro re­vés. El re­sul­ta­do elec­to­ral mar­ca un lí­mi­te a su he­ge­mo­nis­mo, a su om­ni­po­ten­cia ima­gi­na­ria, con­fir­man­do in­di­ca­do­res y per­cep­cio­nes de los úl­ti­mos tiem­pos. Des­pués de un pe­río­do de bo­nan­za eco­nó­mi­ca, que abo­nó la com­pa­ra­ción con las pe­nu­rias trau­má­ti­cas del 2001 y del im­pac­to por la muer­te de Nés­tor Kirch­ner, la fal­ta de so­lu­cio­nes a los re­cla­mos so­cia­les fue po­nien­do más en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes en­tre el re­la­to y los he­chos.

La eco­no­mía sin­ce­ró lo que el dis­cur­so pre­si­den­cial ocul­tó. La dis­pa­ra­da de los pre­cios de los ali­men­tos cons­ti­tu­ti­vos de la ca­nas­ta ha­bi­tual en un país cu­ya ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción su­pera am­plia­men­te a las ne­ce­si­da­des de con­su­mo de su pro­pia po­bla­ción, ha te­ni­do in­du­da­ble in­ci­den­cia en el re­sul­ta­do elec­to­ral. La afec­ta­ción de la vi­da co­ti­dia­na por esa in­fla­ción lar­ga­men­te ne­ga­da, los sen­ti­mien­tos de in­de­fen­sión so­cial de­ri­va­dos de la lla­ma­da “in­se­gu­ri­dad” y de la im­pu­ni­dad del nar­co­trá­fi­co, la so­ber­bia ofi­cial ge­ne­ra­do­ra de vio­len­cia sub­je­ti­va, fue­ron so­ca­van­do las ex­pec­ta­ti­vas y la con­fian­za de am­plios sec­to­res ha­cia el go­bierno.

La“dé­ca­da ga­na­da” se des­gua­za en múl­ti­ples me­di­das que na­da tie­nen que ver con una su­pues­ta épi­ca que se apro­pió y dis­tor­sio­nó his­tó­ri­cos an­he­los de re­cu­pe­ra­ción na­cio­nal y de ver­da­de­ra vi­gen­cia de los de­re­chos hu­ma­nos y po­pu­la­res. Me­ga­mi­ne­ría a cie­lo abier­to, Che­vrón, Mi­la­ni, ley an­ti­te­rro­ris­ta, re­pre­sión de la pro­tes­ta, pa­go “se­rial” de una deu­da ex­ter­na frau­du­len­ta que se au­to­rre­pro­du­ce, ne­go­cia­dos co­rrup­tos en el trans­por­te que die­ron lu­gar a reite­ra­das tra­ge­dias en el fe­rro­ca­rril, fue­ron des­nu­dan­do el an­da­mia­je del pro­yec­to de po­der del kirch­ne­ris­mo.

A la ma­ne­ra de un rom­pe­ca­be­zas que no lo­gra re­com­po­ner­se, atra­ve­sa­do por lu­chas in­tes­ti­nas, irrum­pen en el ofi­cia­lis­mo sín­to­mas que de­ve­lan las si­mu­la­cio­nes: un can­di­da­to a dipu­tado, hi­jo de des­apa­re­ci­dos, que se ex­pre­sa en los tér­mi­nos de su apro­pia­dor, un vi­ce­pre­si­den­te con­sis­ten­te­men­te sos­pe­cha­do de ne­go­cia­dos al que in­ten­tan es­fu­mar du­ran­te el obli­ga­do ejer­ci­cio de la su­plen­cia pre­si­den­cial. Emer­gen­cias sin­to­má­ti­cas de al­to va­lor sim­bó­li­co que de­bi­li­ta­ron más aún al kirch­ne­ris­mo. No obs­tan­te, se­ría un gra­ve error sub­es­ti­mar su po­der real.

Por otra par­te, los can­di­da­tos de otras fuer­zas que hoy han te­ni­do ex­pre­sión am­plia­men­te ma­yo­ri­ta­ria, han he­cho pro­me­sas sin pro­po­ner pro­yec­tos con­cre­tos que per­mi­tan afron­tar los di­fí­ci­les desafíos de la co­yun­tu­ra a fa­vor de la re­so­lu­ción de ne­ce­si­da­des po­pu­la­res in­sa­tis­fe­chas. Su tra­yec­to­ria, li­ga­da a otros sec­to­res do­mi­nan­tes, tam­po­co au­gu­ra nin­gu­na rup­tu­ra ins­ti­tu­yen­te con los fac­to­res de po­der.

Un in­di­ca­dor im­por­tan­te en es­tas elec­cio­nes es el cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de dis­tin­tas vo­ces opo­si­to­ras, que por iz­quier­da y en di­ver­so gra­do y me­di­da, son ca­ja de re­so­nan­cia de de­man­das de cam­bios pro­fun­dos a fa­vor de los tra­ba­ja­do­res y de las ma­yo­rías po­pu­la­res. Si­gue sien­do ne­ce­sa­ria, co­mo asignatura pen­dien­te, la cons­truc­ción de un es­pa­cio co­mún que apun­ta­le, pro­fun­di­ce y am­plíe sus po­si­bi­li­da­des y abra cau­ce en el plano po­lí­ti­co a lo que se ex­pre­sa en mo­vi­mien­tos so­cia­les en de­fen­sa de de­re­chos bá­si­cos, co­mo vi­vien­da, tra­ba­jo, edu­ca­ción, sa­lud.

En una si­tua­ción más fa­vo­ra­ble, nos es­pe­ran tiem­pos di­fí­ci­les, mo­men­tos com­ple­jos.

La re­so­lu­ción de los pro­ble­mas que nos afec­tan, re­quie­ren un cam­bio de rum­bo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Pa­ra ha­cer­lo po­si­ble, es ne­ce­sa­rio el de­sa­rro­llo de prác­ti­cas so­cia­les que se pue­dan ir ar­ti­cu­lan­do en ac­ción po­lí­ti­ca. Es­to im­pli­ca el cues­tio­na­mien­to de cier­tos fun­da­men­tos que se han ins­ta­la­do co­mo pre­mi­sas in­dis­cu­ti­das. Se ha in­du­ci­do a ab­so­lu­ti­zar el ca­rác­ter re­pre­sen­ta­ti­vo de la de­mo­cra­cia. Sin em­bar­go la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca de­mues­tra que el ver­da­de­ro ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co y trans­for­ma­dor no lo es só­lo por re­pre­sen­ta­ción. Re­quie­re co­rres­pon­den­cia con el pro­ta­go­nis­mo di­rec­to y sin de­le­ga­ción en la de­fen­sa de los de­re­chos po­pu­la­res. Es­te es uno de los desafíos ha­cia el fu­tu­ro.

PRE­SI­DEN­CIA

HE­CHO. La muer­te del ex pre­si­den­te fue uno de los te­mas que ini­ció una frac­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.