El trots­kis­mo fe­de­ral

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - PABLO STE­FA­NO­NI*

Las elec­cio­nes de ayer tie­nen mu­chas di­men­sio­nes, plie­gues y claves de lec­tu­ra, pe­ro sin du­da, uno de ellos es la ex­cep­cio­nal elec­ción del Fren­te de Iz­quier­da y los Tra­ba­ja­do­res (FIT), una coa­li­ción de tres par­ti­dos de ex­trac­ción trots­kis­ta: el Par­ti­do Obre­ro de Jor­ge Al­ta­mi­ra, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res So­cia­lis­tas e Iz­quier­da So­cia­lis­ta.

El trots­kis­mo tu­vo un buen desem­pe­ño a fi­nes de los 80 con Luis Za­mo­ra pe­ro en el mar­co de una alian­za más am­plia y con un re­sul­ta­do más aco­ta­do a Ca­pi­tal y pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Es­ta vez, de ma­ne­ra iné­di­ta, se ha cons­trui­do una suer­te de “trots­kis­mo fe­de­ral”, en una ola que abar­có a va­rias pro­vin­cias y se tra­du­cía, al mo­men­to de es­cri­bir es­ta co­lum­na, en un blo­que de tres dipu­tados na­cio­na­les por Sal­ta, Bue­nos Ai­res y Men­do­za.

En Sal­ta, don­de ya exis­tían dipu­tados pro­vin­cia­les del Par­ti­do Obre­ro, el re­sul­ta­do fue es­pec­ta­cu­lar: el FIT que­dó a un pun­to del ga­na­dor en la ca­te­go­ría dipu­tados, con ca­si el 20% de los vo­tos. Más sor­pren­den­te es el ca­so de Ni­co­lás del Ca­ño en Men­do­za, quien lo­gró la ha­za­ña de du­pli­car el re­sul­ta­do de las PA­SO y su­pe­rar el 15% en una pro­vin­cia con­ser­va­do­ra, don­de el tra­di­cio­nal Par­ti­do De­mó­cra­ta reali­zó un spot di­rec­ta­men­te di­ri­gi­do al can­di­da­to trots­kis­ta, don­de lo acu­sa­ban de no ha­ber na­ci­do en Men­do­za (es cor­do­bés) y de que­rer trans­for­mar a la pro­vin­cia en una nue­va Cu­ba.

Con es­tos re­sul­ta­dos el FIT in­gre­sa­ba a va­rios par­la­men­tos pro­vin­cia­les (un dipu­tado en Ca­pi­tal, tres en Men­do­za, Cha­co y Ju­juy etc.) y lo­gra­ba bue­nos re­sul­ta­dos con la can­di­da­tu­ra de Al­ta­mi­ra, que no lle­gó por po­co a ocu­par una ban­ca.

Las cau­sas de es­te fe­nó­meno par­ti­cu­lar (en nin­gún país del mun­do hoy el trots­kis­mo po­dría so­ñar con re­sul­ta­dos pa­re­ci­dos) tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes po­si­bles. Una de ellas es la de­fec­ción ideo­ló­gi­ca del cen­troiz­quier­da, que se re­clu­yó en un dis­cur­so an­ti­co­rrup­ción más cen­tra­do en in­ter­pe­lar al cen­tro­de­re­cha que a la iz­quier­da. En ese mar­co, el FIT lo­gró “apro­piar­se” del tér­mino iz­quier­da, que si­gue in­ter­pe­lan­do a bue­na par­te de los vo­tan­tes. Más aún en el ac­tual con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano.

Pe­ro en el ca­so del in­te­rior po­si­ble­men­te ha­yam in­flui­do otros fe­nó­me­nos so­cio­po­lí­ti­cos de ma­yor al­can­ce, co­mo el au­men­to de las po­bla­cio­nes uni­ver­si­ta­rias y la co­n­ur­ba­ni­za­ción de va­rias ciu­da­des, jun­to a sec­to­res de tra­ba­ja­do­res y jó­ve­nes que cues­tio­nan el or­den es­ta­ble­ci­do. Si du­da, en esas pro­vin­cias un cen­troiz­quier­da alia­do a la UCR no tie­ne na­da de par­ti­cu­lar­men­te atrac­ti­vo pa­ra quie­nes quie­ren rom­per con el or­den “feu­dal”.

Tras de todo es­to hay avan­ces de la iz­quier­da en co­mi­sio­nes in­ter­nas de los sin­di­ca­tos y en las uni­ver­si­da­des, su­ma­do a un lar­go tra­ba­jo te­rri­to­rial que se pro­fun­di­zó des­de 2001. Una ex­pre­sión dra­má­ti­ca de esa tra­yec­to­ria fue el ase­si­na­to de Ma­riano Fe­rrey­ra en 2010 a ma­nos de la pa­to­ta de la bu­ro­cra­cia sin­di­cal de José Pe­dra­za.

Es­tos re­sul­ta­dos po­nen en otro ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad a una iz­quier­da que por la es­ca­sez de vo­tos era tes­ti­mo­nial en las gran­des li­gas de la po­lí­ti­ca. No ca­be du­da que mu­chos, qui­zás la ma­yo­ría de sus vo­tan­tes, no se sien­ten par­te de la iz­quier­da ra­di­cal, pe­ro de­ci­die­ron dar­le una opor­tu­ni­dad a una iz­quier­da que se pre­sen­ta co­mo an­ti­ca­pi­ta­lis­ta.

El desafío aho­ra es con­te­ner a esos vo­tan­tes pa­ra po­der cre­cer com­bi­nan­do po­si­cio­nes so­cia­lis­tas con aper­tu­ra men­tal ha­cia los cam­bios que vi­ven las so­cie­da­des ac­tua­les, que po­nen en ten­sión mu­chas de las pre­mi­sas del so­cia­lis­mo tra­di­cio­nal. Al­gu­nos de esos cam­bios se vie­ron en una cam­pa­ña elec­to­ral más adap­ta­da a los nue­vos tiem­pos.

Aho­ra el Par­la­men­to ten­drá el an­sia­do blo­que “obre­ro y so­cia­lis­ta” con el que el trots­kis­mo so­ñó du­ran­te lar­gas dé­ca­das. Co­mo di­jo ha­ce po­co Zyg­munt Bau­man, es ne­ce­sa­ria una nue­va ba­ta­lla cul­tu­ral de la iz­quier­da fren­te al “ima­gi­na­rio bur­gués”. En Ar­gen­ti­na con más de un mi­llón vo­tos, el FIT tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad en esa ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.