Más del pre­sen­te que del fu­tu­ro

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - MA­NUEL MO­RA Y ARAUJO*

En mu­chos as­pec­tos de detalle los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les de la jor­na­da de ayer pue­den de­pa­rar sor­pre­sas; en lí­neas ge­ne­ra­les, no. El pro­pó­si­to es­pe­cí­fi­co de es­ta elec­ción -re­no­var par­cial­men­te las dos cá­ma­ras del Con­gre­so de la Na­ción- arro­ja el sal­do es­pe­ra­do: el go­bierno na­cio­nal su­fre una de­rro­ta en mu­chos dis­tri­tos del país, pe­ro con­ser­va la pri­me­ra mi­no­ría en el ám­bi­to na­cio­nal; el es­pa­cio de ac­ción del que dis­pon­drá en el Con­gre­so se re­du­ce y lo for­za­rá a even­tua­les ne­go­cia­cio­nes pa­ra apro­bar le­yes, pe­ro no le im­pe­di­rá go­ber­nar. La Ar­gen­ti­na po­lí­ti­ca co­rri­ge un po­co sus ac­tua­les re­la­cio­nes de fuer­za, se mue­ve ha­cia un ma­yor equi­li­brio. Has­ta don­de se ve en los es­cru­ti­nios pro­vi­so­rios, el ofi­cia­lis­mo me­jo­ra su si­tua­ción en al­gu­nas pro­vin­cias con res­pec­to a las PA­SO. Pe­ro se con­fir­ma que el país ur­bano, el de las gran­des ciu­da­des, le si­gue sien­do es­qui­vo, y que las pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas aho­ra tam­bién han pa­sa­do a ser­lo.

En los aná­li­sis e in­ter­pre­ta­cio­nes del do­min­go a la no­che se te­jie­ron otras con­je­tu­ras, mu­chas de ellas fan­ta­sio­sas o pro­duc­tos de los de­seos de quie­nes las for­mu­lan. Las más re­cu­rren­tes se re­fie­ren a las pro­yec­cio­nes que se ha­cen a par­tir de es­ta vo­ta­ción so­bre la elec­ción pre­si­den­cial de 2015. Na­da de eso tie­ne fun­da­men­to; a lo su­mo, todo eso ha­bla de los pro­yec­tos de al­gu­nos di­ri­gen­tes, pe­ro no de sus ma­yo­res o me­no­res po­si­bi­li­da­des de com­pe­tir den­tro de dos años. En la pri­me­ra lí­nea del ban­co de pre­si­den­cia­bles si­guen es­tan­do los mis­mos que ya es­ta­ban; a nin­guno le cam­bia ma­yor­men­te su po­si­cio­na­mien­to el ha­ber ob­te­ni­do al­go más o al­go me­nos de vo­tos -di­rec­ta­men­te en al­gu­nos ca­sos, a tra­vés de sus can­di­da­tos en otros ca­sos-. El ca­mino ha­cia 2015 se­rá lar­go, en mu­chos as­pec­tos im­pre­vi­si­ble por aho­ra, y na­da en es­ta elec­ción de 2013 pro­por­cio­na más cer­ti­dum­bres de las que ya exis­tían.

El men­sa­je de las ur­nas es­te do­min­go di­ce al­gu­nas co­sas muy ri­cas, ins­truc­ti- vas, pa­ra los dis­tin­tos par­ti­dos y gru­pos po­lí­ti­cos, so­bre todo en el con­tex­to de ca­da pro­vin­cia. Tan­to el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria -o sus equi­va­len­tes en al­gu­nos dis­tri­tos- co­mo los par­ti­dos opo­si­to­res de­be­rán to­mar no­ta de los re­sul­ta­dos, que en al­gu­nos ca­sos les han si­do muy fa­vo­ra­bles, o me­jor a lo es­pe­ra­do, y en otros lla­ma­ti­va­men­te ma­los. Es­ta elec­ción di­ce mu­cho acer­ca del per­fil de los can­di­da­tos que el elec­to­ra­do es­tá ten­dien­do a va­lo­rar y a re­com­pen­sar; los di­ri­gen­tes de­be­rían sa­car con­clu­sio­nes al res­pec­to al­gu­na vez.

Otro fren­te abier­to a las más va­ria­das con­je­tu­ras es el re­fe­ri­do a la sa­lud de la presidenta y su es­ta­do de áni­mo. Es com­pren­si­ble que mu­chí­si­ma gen­te se in­tere­se por el te­ma y con­su­ma ávi­da­men­te la in­for­ma­ción que se le ofre­ce al res­pec­to. Pe­ro sa­car con­clu­sio­nes pa­ra el aná­li­sis po­lí­ti­co a par­tir de su­pues­tos sin nin­gún res­pal­do es per­der el tiem­po. Es im­po­si­ble si­quie­ra con­je­tu­rar, a par­tir de la vo­ta­ción de ayer, có­mo le iría a la presidenta Cris­ti­na de Kirch­ner si fue­se can­di­da­ta.

El ba­lan­ce de es­ta elec­ción es sim­ple y no en­cie­rra más im­pli­ca­cio­nes que las que sur­gen de los cru­dos nú­me­ros: el ofi­cia­lis­mo ha re­tro­ce­di­do un buen tra­mo -com­pa­ra­do a su ni­vel de vo­to le­gis­la­ti­vo en 2011- y se en­cuen­tra en el or­den de mag­ni­tud de su vo­to en 2009. El per­fil de ese vo­to ha cam­bia­do al­go: pa­re­ce es­tar me­nos con­cen­tra­do en las cla­ses po­bres de las gran­des ciu­da­des, y es­tá fuer­te­men­te con­cen­tra­do en las re­gio­nes del Nor­te y No­res­te del país. La elec­ción de Cris­ti­na en 2007 mar­có un quie­bre en el per­fil del kirch­ne­ris­mo: lo acer­có a las ba­ses tra­di­cio­na­les del pe­ro­nis­mo y ter­mi­nó con los sue­ños de una coa­li­ción trans­ver­sal con fuer­tes in­gre­dien­tes de cla­se me­dia. Tal vez es­ta elec­ción de 2013 mar­que otro quie­bre, y es­té aso­man­do un kirch­ne­ris­mo tri­bu­ta­rio de un país me­nos ur­bano, me­nos cos­mo­po­li­ta, y más de­pen­dien­te de li­de­raz­gos po­lí­ti­cos lo­ca­les.

CE­DOC PER­FIL

CAM­BIO. En 2007 los K se acer­ca­ron al pe­ro­nis­mo. Aho­ra ¿se­rá un nue­vo quie­bre?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.