Una cam­pa­ña des­car­na­da­men­te hu­ma­na

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - DA­NIEL BILOTTA *

La con­fir­ma­ción del fi­nal de los gran­des re­la­tos le­gi­ti­man­tes de la po­lí­ti­ca es el prin­ci­pal men­sa­je im­plí­ci­to de una cam­pa­ña elec­to­ral con­ver­ti­da en ejem­plo de sín­te­sis, inima­gi­na­ble cuan­do Jean-Fran­co­is Lyo­tard anun­ció a fi­nes de los años 80 lo que an­ti­ci­pó Mi­chel Fou­cault a me­dia­dos de los 60 al ad­ver­tir so­bre los jue­gos del po­der con el len­gua­je o, pa­ra mar­car dis­tan­cia de sus pre­de­ce­so­res, el as­cen­so de las sub­je­ti­vi­da­des plan­tea­do por Gian­ni Vat­ti­mo en los 90.

Tal vez a sim­ple vis­ta abru­ma­do­ra, ex­cén­tri­ca y has­ta so­bre­abun­dan­te, la ape­la­ción a es­tos pen­sa­do­res con pun­tos de vis­ta crí­ti­cos so­bre la post­mo­der­ni­dad, se vuel­ve im­pres­cin­di­ble pa­ra in­da­gar so­bre una even­tual di­dác­ti­ca de la inago­ta­ble com­pe­ten­cia elec­to­ral en­tre enun­cia­dos pre­for­ma­ti­vos de la lar­ga ago­nía del pe­ro­nis­mo en la Ar­gen­ti­na.

Lu­gar co­mún en quie­nes se au­to reivin­di­can co­mo le­gí­ti­mos he­re­de­ros de un su­pues­to le­ga­do pós­tu­mo en li­ti­gio pe­ro tam­bién pa­ra los que se le opo­nen en un he­te­ro­gé­neo ar­co ideo­ló­gi­co. Co­mo si fue­sen víc­ti­mas de un ma­le­fi­cio pa­ra el que no ha­llan con­ju­ro ade­cua­do, pa­re­cen con­de­na­dos a re­pe­tir de mo­do sis­te­má­ti­co en sus dis­cur­sos gi­ros alu­si­vos al ocaso de esa pe­re­gri­na­ción en lu­to a la que ter­mi­nan, si no per­pe­tuan­do, al me­nos pro­ve­yén­do­le de una cuo­ta im­pres­cin­di­ble de pú­bli­co ávi­do de mor­bo.

Con­ten­dien­tes prin­ci­pa­les en el cen­tro vi­tal de la dispu­ta, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Ser­gio Mas­sa y Martín In­sau­rral­de efec­tua­ron su apor­te per­so­nal a es­tas teo­rías don­de los me­dios – en par­ti­cu­lar la te­le­vi­sión – sur­gen co­mo efi­ca­ces ca­ta­li­za­do­res de una opi­nión pú­bli­ca que re­afir­ma el ca­rác­ter con­ser­va­dor im­pe­ran­te en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca: los son­deos si­guen sien­do el ca­nal fa­vo­ri­to pa­ra ex­pre­sar pre­fe­ren­cias.

Fue­ra del he­cho pro­to­co­lar de no ha­ber for­ma­li­za­do un de­ba­te an­te las cá­ma­ras, nin­guno de los dos es­tu­vo dis­pues­to a ofre­cer­le al otro lo que pro­cla­ma­ron: una pla­ta­for­ma pa­ra el ge­nuino de­ba­te de ideas. Aca­so sin que­rer­lo, el can­di­da­to del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria de­jó al des­nu­do esa ca­ren­cia con el spot don­de in­te­rro­gó al del Fren­te Re­no­va­dor acer­ca de cuál era la su­ya.

Lo que ba­jo otras cir­cuns­tan­cias pu­do ha­ber si­do juz­ga­do co­mo un error es­tra­té­gi­co im­per­do­na­ble, sir­ve pa­ra ilus­trar has­ta qué gra­do las pa­la­bras y las co­sas lu­cen di­so­cia­das. Más que su­pe­rar la fa­se de pre­ca­rie­dad de las re­pre­sen­ta­cio­nes, con­so­li­da­do co­mo un es­ta­dio, la ape­ten­cia com­par­ti­da de cons­ti­tuir­se co­mo re­le­vos de otros li­de­raz­gos los fuer­za a es­pe­jar sus in­di­vi­dua­li­da­des y has­ta desa­rro­llar cier­tos la­zos so­li­da­rios. An­tes que una sa­li­da al la­be­rin­to, la con­fron­ta­ción en­tra­ña el ries­go cier­to de in­gre­sar en un pa­sa­di­zo sin luz de emer­gen­cia ni puer­ta de sa­li­da.

La in­ge­nio­sa pro­pues­ta pu­bli­ci­ta­ria del “Fren­te Cí­vi­co y So­cial”, ma­te­ria­li­zar la uto­pía de la ges­ta pen­dien­te de la uni­dad na­cio­nal y con­ci­liar dos fac­cio­nes en pug­na sim­bo­li­za­das en “Ar­gen” y “Ti­na”, li­dió con la di­lu­ción de ese pa­ra­dig­ma en­tre los me­no­res de 40 años, tar­get que le es ad­ver­so y al que pre­ten­dió con­mo­ver.

Si la cri­sis de la his­to­ria es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a la del pro­gre­so, la ver­sión en­co­gi­da del FAP bo­nae­ren­se pe­có de una in­ge­nui­dad a me­di­da de la tram­pa ten­di­da por el ofi­cia­lis­mo a un sec­tor del cen­troiz­quier­da des­de la cri­sis con el cam­po: la ilu­so­ria res­tau­ra­ción de esas di­men­sio­nes de la edad mo­der­na, en la pe­cu­liar vi­sión de un se­ten­tis­mo ate­ri­do y anacró­ni­co del que pa­re­cen ha­ber des­per­ta­do ha­ce un ins­tan­te.

Con ri­gi­dez pa­ra in­ter­pre­tar la to­po­gra­fía si­nuo­sa de la de­man­da ciu­da­da­na, Fran­cis­co De Nar­váez pa­gó ca­ra la osadía del “Ella o vos.” La vio­len­cia de gé­ne­ro cons­ti­tu­ye un ítem no­ta­ble del re­cla­mo por ma­yor se­gu­ri­dad. Si “En la vi­da hay que ele­gir” los can­di­da­tos po­co han he­cho pa­ra per­sua­dir a los vo­tan­tes. Le­jos de las di­vi­nas pro­por­cio­nes, el pre­vi­si­ble re­sul­ta­do re­fle­ja la in­cer­ti­dum­bre pro­vo­ca­da por otras más pró­xi­mas a una des­car­na­da hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.