La en­fer­me­dad im­pi­dió vo­tar a otros pre­si­den­tes

Una ce­gue­ra pro­nun­cia­da, sí­fi­lis y los cas­ti­gos de la edad avan­za­da no les per­mi­tie­ron ir a vo­tar.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - LEO­NAR­DO NICOSIA

Ayer Cris­ti­na Fer­nán­dez no vo­tó, no pro­nun­ció un dis­cur­so, ni tam­po­co se mos­tró en pú­bli­co. Pe­ro no es la pri­me­ra vez que su­ce­de: otros pre­si­den­tes ar­gen­ti­nos ya es­tu­vie­ron de li­cen­cia o pa­de­cie­ron pro­ble­mas de sa­lud du­ran­te las elec­cio­nes. Des­de lí­de­res con­ser­va­do­res has­ta ra­di­ca­les, la his­to­ria re­gis­tra a va­rios man­da­ta­rios au­sen­tes en el día más im­por­tan­te de la de­mo­cra­cia.

El pri­mer ca­so co­rres­pon­de – iró­ni­ca­men­teal pa­dre del sis­te­ma elec­to­ral. En el año 1910, el Par­ti­do Au­to­no­mis­ta Na­cio­nal ( PAN) lle­vó a la Casa Ro­sa­da a un abo­ga­do que in­te­gra­ba un sec­tor “mo­der­nis­ta”, por­que creía en eli­mi­nar el frau­de en las vo­ta­cio­nes. Era Roque Sáenz Pe­ña, cu­yo ma­yor apor­te fue una ley ho­mó­ni­ma, que per­mi­tió el vo­to “uni­ver­sal, se­cre­to y obli­ga­to­rio”.

Pi­rue­tas del destino, nun­ca dis­fru­tó el éxi­to de esa me­di­da. Lue­go de apro­ba­da la nor­ma, sus pro­ble­mas de sa­lud se agra­va­ron rá­pi­da­men­te. Se­gún los dia­rios de la épo­ca, la en­fer­me­dad era una sí­fi­lis, que ha­bría con­traí­do du­ran­te la Gue­rra del Pa­cí­fi­co. Por eso pi­dió una li­cen­cia en el car­go, que se es­ti­ró un lar­go tiem­po y que in­clu­yó los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de mar­zo de 1914. Ese mis­mo año, fa­lle­ció.

El si­guien­te ejem­plo es Ro­ber­to Mar­ce­lino Or­tiz, un ra­di­cal an­ti­per­so­na­lis­ta que for­mó par­te de la “Dé­ca­da In­fa­me”, en don­de se uti­li­zó nue­va­men­te el frau­de elec­to­ral. En 1938 lle­gó al Go­bierno y dos años más tar­de pre­sen­tó su pri­me­ra re­nun­cia a la Pre­si­den­cia. ¿El mo­ti­vo? Un ca­so de co­rrup­ción de su Mi­nis­tro de Gue­rra, por so­bre­pre­cios en la ven­ta de unas tie­rras.

La di­mi­sión fue re­cha­za­da por el Con­gre­so. Or­tiz se man­tu­vo pro­vi­so­ria­men­te en el car­go, pe­ro su dia­be­tes ha­bía avan­za­do a to­da ve­lo­ci­dad y ja­más vol­vió a ser el mis­mo. En las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas del 1º de mar­zo de 1942, ya es­ta­ba su­frien­do una ce­gue­ra muy pro­nun­cia­da. Cua­tro me­ses des­pués, re­nun­ció de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va a la Pre­si­den­cia y mu­rió.

En­tre am­bos man­da­ta­rios, hu­bo otro con pro­ble­mas de sa­lud a la ho­ra de las ur­nas. Se tra­ta de Hi­pó­li­to Yri­go­yen, el lí­der de l a Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, pre­si­den­te en dos opor­tu­ni­da­des. Se tra­ta de un ca­so me­nos d r amát i - co, por­que el caudillo no pa­de­cía una en­fer­me­dad muy gra­ve o ter­mi­nal.

El pro­ble­ma era la avan­za­da edad cuan­do empezó su se­gun­do man­da­to. En 1928, ya ha­bía cum­pli­do 76 años. En los co­mi­cios de mar­zo de 1930, es­ta­ba vi­si­ble­men­te de­bi­li­ta­do y dis­mi­nui­do. In­clu­so, se de­cía que es­ta­ba ca­da vez más “ais­la­do” de la reali­dad. Po­cos me­ses des­pués, no pu­do evi­tar un gol­pe de Es­ta­do, el pri­me­ro de la his­to­ria ar­gen­ti­na.

YRI­GO­YEN. El ra­di­cal no pu­do ir a vo­tar por su avan­za­da edad.

OR­TIZ. De la Dé­ca­da In­fa­me. La dia­be­tes le cos­tó la vis­ta.

FO­TOS: CE­DOC PER­FIL

SAENZ PE­ÑA. En 1910 fue elec­to pre­si­den­te. Ya su­fría de sí­fi­lis.

DE­MO­CRA­CIA. Una me­sa elec­to­ral en los años del se­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.