¿Có­mo asi­mi­la­rá Cris­ti­na el fra­ca­so elec­to­ral?

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - MAR­COS NO­VA­RO*

En­tre los kirch­ne­ris­tas se dis­tin­guen cla­ra­men­te en es­tos días dos ti­pos de ac­ti­tu­des: las au­to­crí­ti­cas más o me­nos am­plias y aver­gon­za­das, y las desafian­tes. Las pri­me­ras sue­len pri­mar en quie­nes tie­nen el áni­mo por el pi­so por­que, de la no­che a la ma­ña­na, la ca­rro­za se les vol­vió ca­la­ba­za, y los im­pul­san a co­men­zar cual­quier in­ter­cam­bio de opi­nio­nes con al­go pa­re­ci­do a un mea cul­pa: “no pen­sé que las co­sas pu­die­ran sa­lir­nos tan mal, que nues­tros fun­cio­na­rios fue­ran tan inú­ti­les”, “el éxi­to nos ce­gó”, “nun­ca se hu­bie­ran equi­vo­ca­do tan fie­ro si es­ta­ba Nés­tor” o co­sas por el es­ti­lo.

La ac­ti­tud de los se­gun­dos es por com­ple­to di­fe­ren­te: se per­ci­be en cuan­to arran­can con una pre­gun­ta del ti­po “¿es­tás con­ten­to aho­ra que todo sa­le mal, eh?”; o con un fa­ta­lis­mo de­ca­den­tis­ta del es­ti­lo “de tan­to ma­cha­car con la ma­la on­da us­te­des ( los opo­si­to­res, los crí­ti­cos, los ago­re­ros) se sa­lie­ron con la su­ya, así que se­gui­re­mos sien­do un país fra­ca­sa­do”, etc.

¿Cuál de las dos se­rá la reac­ción que pre­do­mi­ne en los di­ri­gen­tes y fun­cio­na­rios más en­cum­bra­dos del go­bierno tras es­tas elec­cio­nes? ¿Y cuál pri­ma­rá en el áni­mo de Cris­ti­na? Pue­de que ella en­cuen­tre la oca­sión y el ca­mino pa­ra re­co­no­cer erro­res, aun­que sea por in­ter po­si­ta per­so­na, acha­cán­do- se­los a fallas mo­ra­les, in­te­lec­tua­les o ins­tru­men­ta­les de sus co­la­bo­ra­do­res: Mo­reno, Ki­ci­llof, Abal Medina, Bou­dou y mu­chos otros po­drían así desem­pe­ñar por una vez una fun­ción so­cial­men­te útil, y ayu­dar a la pre­si­den­te a sol­tar las­tre, car­gan­do con las cul­pas, aun­que no sean só­lo de ellos, y fa­ci­li­tan­do un ca­mino pa­ra que los pro­ble­mas sean aten­di­dos.

O pue­de que ha­ga todo lo con­tra­rio y se des­car­gue con los vo­tan­tes, los opo­si­to­res y quie­nes su­pues­ta­men­te ma­ne­jan sus hi­los des­de bam­ba­li­nas. Ya lo hi­zo mu­chas ve­ces en es­tos años, así que no se­ría ra­ro que lo vuel­va a in­ten­tar. Aun­que en es­ta oca­sión en­con­tra­rá al­gu­nas di­fi­cul­ta­des nue­vas pa­ra dar­le mí­ni­mo asi­de­ro a esa ac­ti­tud.

El dis­cur­so con­tra los ago­re­ros que fes­te­jan el fra­ca­so, no só­lo del go­bierno sino del país, y por tan­to son los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de los pro­ble­mas, te­nía cier­ta cre­di­bi­li­dad un año o dos atrás, pe­ro lo ha ido per­dien­do des­de que el ofi­cia­lis­mo empezó a ser res­pon­sa­bi­li­za­do por las de­ci­sio­nes erra­das que to­mó y si­gue to­man­do. Hoy por hoy una am­plia ma­yo­ría, in­te­gra­da in­clu­so por sec­to­res que creen que las co­sas no an­dan tan mal, y el go­bierno no es tan ne­fas­to co­mo se di­ce des­de la opo­si­ción, con­si­de­ra que las po­lí­ti­cas ofi­cia­les en dis­tin­tas áreas, eco­no­mía, se­gu­ri­dad, jus­ti­cia, me­dios, etc, no son par­te de las so­lu­cio­nes sino de los pro­ble­mas. Y que hay que cam­biar­las.

¿Ve­rán Cris­ti­na y sus co­la­bo­ra­do­res la opor­tu­ni­dad y la con­ve­nien­cia de ha­cer­lo? Que es­tá a su al­can­ce es al­go im­por­tan­te a se­ña­lar, aun­que pue­de que pa­ra ellos no sig­ni­fi­que mu­cho. Lo cier­to es que las co­rrec­cio­nes que se les re­cla­man son ac­ce­si­bles, pues no son ni de­ma­sia­do cos­to­sas ni tan di­fí­ci­les de ins­tru­men­tar. Pe­ro el pro­ble­ma no es ese, sino si exis­ten a ojos de los go­ber­nan­tes op­cio­nes más ten­ta­do­ras. Y lo cier­to es que las hay.

En pri­mer lu­gar, por­que el cré­di­to de la pre­si­den­te no es­tá pa­ra na­da ago­ta­do, ni si­quie­ra ha dis­mi­nui­do al pa­so de la caí­da de la ima­gen de su go­bierno, o de otros di­ri­gen­tes, co­mo Scioli, Bou­dou, y com­pa­ñía. La ima­gen de Cris­ti­na cu­rio­sa­men­te subió des­pués de las PA­SO, un po­co más to­da­vía con su pro­ble­ma de sa­lud, y na­da alien­ta a pen­sar que va­ya a re­ver­tir­se es­ta ten­den­cia aho­ra que se co­no­cen los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. La ex­pli­ca­ción más ra­zo­na­ble a es­te fe­nó­meno es que la gen­te la ve de sa­li­da, así que le re­sul­ta fá­cil re­con­ci­liar­se con ella, hu­ma­ni­zar­la, aun­que no es­té dis­pues­ta a vo­tar a sus can­di­da­tos. Pe­ro a los ojos de la pre­si­den­te y su en­torno las ra­zo­nes no im­por­tan tan­to co­mo la opor­tu­ni­dad que ad­vier­ten pa­ra per­sis­tir en la te­sis de que ellos “no van a ha­cer ajus­tes” ni a “re­sig­nar sus con­vic­cio­nes”. Aun­que eso sig­ni­fi­que la­var­se las ma­nos de los pro­ble­mas que de­be­rán en­fren­tar quie­nes los su­ce­dan.

En se­gun­do lu­gar, pe­sa el he­cho de que las dis­tor­sio­nes de pre­cios y los dé­fi­cits acu­mu­la­dos se pue­den se­guir pa­tean­do ha­cia ade­lan­te, y ello re­sul­ta aun más ten­ta­dor aho­ra, que es se­gu­ro no se va a es­tar en el go­bierno des­pués de 2015. Así, el fin del sue­ño re-re­elec­cio­nis­ta e in­clu­so tam­bién el del con­ti­nuis­mo con un can­di­da­to vi­ca­rio pue­de ter­mi­nar te­nien­do, co­sa cu­rio­sa, un efec­to per­ju­di­cial so­bre la res­pon­sa­bi­li­dad gu­ber­na­men­tal: al vol­ver se­gu­ra la sa­li­da del po­der, no da mo­ti­vo al­guno pa­ra preo­cu­par­se por la sus­ten­ta­bi­li­dad en el tiem­po de las po­lí­ti­cas, ni del ni­vel de em­pleo, con­su­mo y ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. De allí que, in­ver­sa­men­te, la preo­cu­pa­ción de los de­más peronistas sea ma­yús­cu­la: son ellos, los que as­pi­ran a la su­ce­sión y no po­drán de­sen­ten­der­se del todo de la ca­li­dad de la he­ren­cia, los que tie­nen las co­sas más com­pli­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.