De La Co­li­fa­ta a las ur­nas: la ex­pe­rien­cia de los in­ter­nos psi­quiá­tri­cos que fue­ron a vo­tar

Cer­ca de 250 pa­cien­tes de todo el país fue­ron acom­pa­ña­dos por en­fer­me­ros y per­so­nal mé­di­co pa­ra su­fra­gar. En la co­lo­nia Mon­tes de Oca rea­li­za­ron un si­mu­la­cro se­ma­nas atrás pa­ra fa­mi­liari­zar­se con la prác­ti­ca.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - GI­SE­LA NICOSIA

Se le­van­ta­ron tem­prano; con­tro­la­ron va­rias ve­ces que no les fal­ta­ra el do­cu­men­to y es­pe­ra­ron an­sio­sos la lle­ga­da de la com­bi que los tras­la­dó a las es­cue­las don­de vo­ta­rían. En al­gu­nos ca­sos, vo­ta­ron por pri­me­ra vez y to­dos se sin­tie­ron par­te del pro­ce­so elec­to­ral. PER­FIL acom­pa­ñó a un gru­po de pa­cien­tes psi­quiá­tri­cos de la co­lo­nia Mon­tes de Oca pa­ra com­par­tir con ellos la ex­pe­rien­cia de ir vo­tar.

“Es una ba­rre­ra más que que­ría ven­cer. Es otra for­ma de sen­tir­me me­jor. Pu­de y eso me ale­gra mu­cho”, ex­pli­ca Adria­na Arauz, la pri­me­ra del gru­po que en­tró al cuar­to os­cu­ro de la es­cue­la pri­ma­ria Nº 52 “Pro­vin­cia de En­tre Ríos”, en San Jus­to. Co­mo ella, unas 250 per­so­nas in­ter­na­das en neu­ro­psi­quiá­tri­cos de todo el país vo­ta­ron ayer, en el mar­co del cum­pli­mien­to de la Ley de Sa­lud Men­tal – que es­ta­ble­ce que só­lo es­tán im­pe­di­dos de su­fra­gar quie­nes lo tie­nen prohi­bi­do por la Jus­ti­cia– y pre­ten­de ge­ne­rar un cam­bio cul­tu­ral que bus­que la in­clu­sión so­cial.

“La ex­pe­rien­cia del vo­to tie­ne un im­pac­to que va mas allá del ac­to en sí y tie­ne que ver con sen­tir­se par­te del co­lec­ti­vo so­cial y con la sa­tis­fac­ción de ele­gir a quie­nes los re­pre­sen­tan. Du­ran­te unos me­ses asis­tie­ron a ta­lle­res pa­ra in­for­mar­se so­bre qué se vo­ta­ba y cuá­les eran las pro­pues­tas, y tam­bién se reali­zó un si­mu­la­cro de su­fra­gio”, de­ta­lló Jor­ge Ro­set­to, di­rec­tor de la Co­lo­nia Mon­tes de Oca, que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción.

“Me fui muy mal de es­te ba­rrio. En unos me­ses me dan el al­ta y vo­tar me ha­ce sen­tir más nor­mal”, cuen­ta Adria­na. “Mi­rá có­mo cam­bió la pla­za”, se en­tu­sias­ma Eva Vu­ku­sich, otra de las in­ter­nas que re­co­no­ció rá­pi­da­men­te el lu­gar don­de vi­vió an­tes de ser de­ri­va­da a la co­lo­nia neu­ro­psi­quiá­tri­ca. Al en­trar a la es­cue­la son­reían, y la gen­te los mi­ra­ba sor­pren­di­da al ob­ser­var al gru­po de

en­fer­me­ros y ope­ra­do­res que en todo mo­men­to ayu­da­ron a los in­ter­nos a cum­plir con su de­ber cí­vi­co.

Los pa­cien­tes de los hos­pi­ta­les mo­no­va­len­tes co­mo Ca­bred de Open Door, Es­té­ves de Tem­per­ley, el Ra­mos Me­jía de La Pla­ta y Ta­ra­bo­re­lli de Ne­co­chea tam­bién se su­ma­ron a es­ta ex­pe­rien­cia. En el ca­so del Mon­tes de Oca, pa­ra las elec­cio­nes de 2011 ha­bían vo­ta­do cin­co in­ter­nos, en las PA­SO de agos­to úl­ti­mo su­fra­ga­ron vein­te y ayer par­ti­ci­pa­ron unos 45.

Pro­ce­so. Si bien an­tes de la pro­mul­ga­ción en 2010 de la Ley Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal, las per­so­nas in­ter­na­das en neu­ro­psi­quiá­tri­cos u hos­pi­ta­les mo­no­va­len­tes te­nían el de­re­cho a vo­tar, la nor­ma­ti­va es­ta­ble­ció que “se de­be par­tir de la pre­sun­ción de ca­pa­ci­dad de to­das las per­so­nas”. Es de­cir que, a me­nos que se es­pe­ci­fi­que que no pue­den vo­tar, el su­fra­gio es un de­re­cho y una obli­ga­ción pa­ra los in­ter­nos. Ya des­de 1995, La Co­li­fa­ta –ra­dio de los in­ter­nos del Hos­pi­tal Mu­ni­ci­pal José Ti­bur­cio Bor­da– or­ga­ni­zó elec­cio­nes sim­bó­li­cas pre­vias a las pre­si­den­cia­les. “Las ha­cía­mos un día an­tes y los in­ter­nos del Bor­da siem­pre an­ti­ci­pa­ron el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes na­cio­na­les”, cuen­ta Al­fre­do Oli­ve­ra, psi­có­lo­go y crea­dor de La Co­li­fa­ta. Y agre­ga que los pa­cien­tes se in­for­man en­tre ellos so­bre dis­tin­tas cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

FO­TOS: MAR­CE­LO SILVESTRO

TRAS­LA­DO. Va­rios de los pa­cien­tes de la Co­lo­nia Mon­tes de Oca lle­gan a la es­cue­la, lis­tos pa­ra vo­tar. “Es una ba­rre­ra que que­ría ven­cer. Es otra for­ma de sen­tir­me me­jor. Pu­de

NESTOR GRAS­SI

y me ale­gra mu­cho”, di­ce uno de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.