Co­mo siem­pre, ca­da cuál aten­dió su jue­go

En C5N pon­de­ra­ron que el FpV man­ten­dría “su ma­yo­ría a ni­vel na­cio­nal”, mien­tras la du­pla El Tre­ce/TN se ani­mó has­ta a du­dar de la vuel­ta de Cris­ti­na tras su po­so­pe­ra­to­rio.

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - DIE­GO GRI­LLO TRUBBA

Des­de la apa­ri­ción de las PA­SO, las trans­mi­sio­nes elec­to­ra­les han per­di­do un cier­to en­can­to. Tan­to en 2011 co­mo en es­te 2013, los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias le res­ta­ron sor­pre­sa a los co­mi­cios de­fi­ni­ti­vos. Así las co­sas, los ca­na­les de ai­re y los de ca­ble cen­tra­dos en las no­ti­cias tu­vie­ron que in­ge­niár­se­las pa­ra do­tar a los en­víos de un rit­mo que la an­sie­dad, sal­vo ca­sos pun­tua­les, no em­pu­ja­ba.

En lo que a me­dios se re­fie­re, la ma­yor cu­rio­si­dad del día de ayer ra­di­ca­ba en ver có­mo iban a en­fren­tar los co­mi­cios C5N y EL Tre­ce/ TN, da­do que una vez que Cris­tó­bal Ló­pez ad­quie­ra la pro­duc­to­ra Ideas del Sur de Mar­ce­lo Ti­ne­lli –ca­si se­gu­ro en es­ta se­ma­na– se trans­for­ma­rá en pro­vee­dor del Gru­po Cla­rín. La pre­gun­ta era si el mi­llo­na­rio mul­ti­tar­get – con ba­se en el jue­go, lo que le per­mi­te las ra­mi­fi­ca­cio­nes más in­sos­pe­cha­das– iba a en­ca­rar con C5N un úl­ti­mo ac­to de leal­tad a la fuer­za po­lí­ti­ca que tan­to lo be­ne­fi­ció en la úl­ti­ma dé­ca­da o si iba a co- men­zar a mos­trar­se en ma­yor sin­to­nía con su nue­vo gru­po de ami­gos.

Lo cier­to es que, pa­ra sor­pre­sa de al­gu­nos, la trans­mi­sión de­jó en cla­ro que la em­pre­sa de Ló­pez des­ti­la­ba una sim­pa­tía tras otra pa­ra con el ofi­cia­lis­mo. A las 17.23 el con­duc­tor Fabián Do­man – ese fe­nó­meno de 2013 que ha de­mos­tra­do que cual­quie­ra que ten­ga cá­ma­ra es plau-

C5N, de Cris­tó­bal Ló­pez, des­ti­la­ba una sim­pa­tía tras otra pa­ra con el ofi­cia­lis­mo

si­ble de trans­for­mar­se en un sex sym­bol– le pre­gun­ta­ba a la mo­vi­le­ra apos­ta­da en el bún­ker de Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer si ahí ha­bía mi­li­tan­tes pa­ra que la chi­ca le di­je­ra que no, no ha­bía, y de­ja­ra en cla­ro que en otro lu­gar sí; por su­pues­to, po­cos mi­nu­tos más tar­de se mos­tra­ban las ban­de­ras de La Cám­po­ra col­ga­das an­te el ci­ne Me­tro, por­que la te­la tam­bién pue­de ser mi­li­tan­te.

La to­ma de par­ti­do lle­gó a tal pun­to que lue­go de las 18 el tí­tu­lo del zó­ca­lo fue el mis­mo que re­pi­tie­ron to­dos los fun­cio­na­rios ofi­cia­lis­tas: “Fren­te Pa­ra La Vic­to­ria man­tie­ne su ma­yo­ría a ni­vel na­cio­nal”. Por si fue­ra po­co, en los mis­mos zó­ca­los ubi­ca­ban una fo­to­gra­fía de Martín In­sau­rral­de con ca­be­lle­ra fron­do­sa –na­da que ver con la pro­nun­cia­da cal­vi­cie ac­tual– y C5N fue la úni­ca se­ñal que ubi­ca­ba a Da­niel Fil­mus por en­ci­ma de Pino So­la­nas en la dis­tri­bu­ción fo­to­grá­fi­ca a la ho­ra de los bo­ca de ur­na.

De to­das for­mas, el in­cons­cien­te, di­cen, es éti­co, y a las 17.25 un mo­vi­le­ro ase­gu­ra­ba des­de el bún­ker del PRO que al­gu­nos po­lí­ti­cos del lo­cal no desea­ban que Mi­chet­ti le ga­na­ra por mu­cho a So­la­nas, con lo cual re­co­no­cía sin que­rer que­rien­do que Fil­mus que­da­ba afue­ra del Se­na­do; va­ya pa­ra­do­ja: el ca­nal se trans­for­ma­ba en el pri­me­ro en anun­ciar­lo.

Des­pués, por su­pues­to, se hi­cie­ron las 21 y, bueno, hay ele­men­tos que po­seen ex­tre­mi­da­des re­du­ci­das.

Por el la­do de su fu­tu­ro aso­cia­do, lla­mó la aten­ción que en TN y El Tre­ce – co­mo siem­pre, con trans­mi­sión en si­mul­tá­neo– no hu­bie­se ros­tros tan son­rien­tes en­tre los con­duc­to­res e in­vi­ta­dos co­mo en las PA­SO, cuan­do so­lo les fal­tó acer­car ca­jas con cham­pag­ne pa­ra des­cor­char­lo en cá­ma­ra.

Van der Kooy y Mo­ra­les So­lá ha­bla­ron bien tem­prano de “post-kirch­ne­ris­mo”

Qui­zás por eso de la pér­di­da de la sor­pre­sa, los ges­tos eran adus­tos. An­tes de las 18 se ha­bían en­tre­te­ni­do dan­do con­se­jos so­bre con qué DNI de­bían ir a vo­tar los re­mo­lo­nes – con mó­vil en es­cue­la quil­me­ña don­de los en­fo­ca­ban en­tran­do a las apu­ra­das–, aun­que, cla­ro, ese ges­to pé­treo no im­pi­dió que a las 18.20 fue­ran las pri­me­ras se­ña­les de to­das en las que, por me­dio de Joa­quín Mo­ra­les So­lá y Eduar­do Van Der Kooy, se pro­nun­cia­ra la pa­la­bra “post-kirch­ne­ris­mo”. De he­cho, a las 20.28 se per­mi­tie­ron, por me­dio de una in­ter­ven­ción de Jor­ge La­na­ta, po­ner en du­da si Cris­ti­na Kirch­ner reasu­mi­rá sus fun­cio­nes lue­go de su le­tar­go po­so­pe­ra­to­rio, co­mo pa­ra ce­rrar la idea que desea­ban de­jar prís­ti­na.

Co­mo es ló­gi­co, en la TV Pú­bli­ca se la pa­sa­ban sin de­cir quién ga­na­ría sino qué ban­cas es­ta­ban en jue­go y re­pe­tían una y otra vez – a ve­ces por me­dio de Luis Bruchs­tein– que la re­la­ción de fuer­zas le­gis­la­ti­va se­gui­ría “más o me­nos” (sic) igual.

En fin. Quie­nes apos­ta­ron a ga­na­dor se re­go­dea­ron, quie­nes apos­ta­ron a per­de­dor in­ten­ta­ron di­si­mu­lar el fra­ca­so has­ta úl­ti­mo mo­men­to. Lo de siem­pre. Si de res­ca­tar lo po­si­ti­vo se tra­ta, al me­nos na­die ha­bló de “fies­ta de la de­mo­cra­cia”, que des­de ha­cer rato más que “fies­ta” vie­ne sien­do “par­tu­za” en el sen­ti­do or­giás­ti­co.

LAR­GA­RON. A las 21, las se­ña­les mi­ra­ron los re­sul­ta­dos se­gún sus afi­ni­da­des. En TN y El Tre­ce ti­tu­la­ron con Mas­sa; C5N y Amé­ri­ca se es­cu­da­ron en los da­tos fríos.

CAP­TU­RAS DE PAN­TA­LLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.