Un in­cier­to ho­ri­zon­te po­lí­ti­co

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - CARLOS GA­BET­TA*

Apo­cas ho­ras de ce­rra­do el es­cru­ti­nio, sin da­tos de­fi­ni­ti­vos, pe­ro con una ten­den­cia con­fir­ma­da, es po­si­ble ve­ri­fi­car al­gu­nas co­sas, pe­ro re­sul­ta di­fí­cil es­cri­bir so­bre al­go que no aca­ba de pa­sar, por­que es­tá pa­san­do aho­ra mis­mo.

Es­cri­bo es­to con los de­dos, mien­tras mi ca­be­za va de los de­dos al so­ni­do de la te­le, en la que Jor­ge La­na­ta, Ro­sen­do Fra­ga y otros ana­li­zan, y muy bien, los da­tos que van lle­gan­do. Se apo­yan, co­mo mis de­dos aho­ra mis­mo, en lo que se pue­de ve­ri­fi­car: la de­rro­ta del go­bierno, su pro­fun­di­dad, los ma­ti­ces im­por­tan­tes (la vic­to­ria de Ma­sa en el oes­te y el sur de Bue­nos Ai­res; la aplas­tan­te vic­to­ria de Bin­ner en San­ta Fe; el avan­ce del Fren­te de Iz­quier­da en las pro­vin­cias del nor­te, por ejem­plo) o, co­mo Mar­ce­lo Bo­ne­lli, en la pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca que arro­ja el in­só­li­to fes­te­jo de su de­rro­ta por par­te del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria: una re­afir­ma­ción de lo (mal) he­cho has­ta aho­ra. De al­gún mo­do, mis de­dos son una pro­lon­ga­ción del dis­cur­so de esos no­ta­bles co­le­gas, por­que Per­fil me pi­de un co­men­ta­rio del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pa­ra an­tes de las 12 de la no­che, con la di­fe­ren­cia de que és­te es un co­men­ta­rio es­cri­to; es de­cir que allí que­da­rá, ina­mo­vi­ble, cuan­do todo se se­pa con ab­so­lu­ta pre­ci­sión y re­sul­te po­si­ble afir­mar cier­tas co­sas con cer­te­za.

De mo­do que es me­jor que tor­ne aquí a es­pe­cu­lar so­bre el es­ce­na­rio po­si­ble en el país pa­ra los pró­xi­mos dos años, ya an­ti­ci­pa­do en PER­FIL del 13-10-13 (“De Isa­bel Pe­rón a Bou­dou”), que es­tos re­sul­ta­dos no han he­cho más que con­fir­mar y pro­fun­di­zar, ya que son una pro­lon­ga­ción de las PA­SO. Des­pués de com­pa­rar a Ama­do Bou­dou con “Isa­bel” Pe­rón y ve­ri­fi­car la sem­pi­ter­na ines­cru­pu­lo­si­dad po­lí­ti­ca pe­ro­nis­ta, de­cía en­ton­ces:

“Cris­ti­na Fer­nán­dez no es ‘Isa­bel’, quien te­nía el ai­re de no ver la ho­ra de que ter­mi­ne su man­da­to. En cam­bio, Cris­ti­na se ve pró­cer, su­ce­so­ra na­tu­ral de Pe­rón. Su Evi­ta es Nés­tor Kirch­ner: Él. Tan­to se ve así, que has­ta ha­ce muy po­co in­ten­ta­ba mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción pa­ra as­pi­rar a un ter­cer man­da­to. Aho­ra, su pro­ble­ma de sa­lud le acae­ce en vís­pe­ras de unas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de som­brío pro­nós­ti­co, no ya pa­ra sus po­si­bi­li­da­des de per­pe­tuar­se, sino pa­ra los dos años que le que­dan en el go­bierno. Ca­pa­ci­ta­da o no fí­si­ca­men­te, ten­drá que afron­tar una si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca muy si­mi­lar a la que obli­gó a “Isa­bel” a au­to­ri­zar el ‘ro­dri­ga­zo’. Al­go así co­mo si Pe­rón, en lu­gar de mo­rir, hu­bie­se en­fer­ma­do.

An­tes de su en­fer­me­dad, el úni­co ho­ri­zon­te de Fer­nán­dez era una de­rro­ta más o me­nos se­ria en las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. Lue­go, pa­sar dos años en con­di­cio­nes de de­bi­li­dad po­lí­ti­ca, tra­tan­do en lo esen­cial de evi­tar un nue­vo ‘ro­dri­ga­zo’. Al­go así co­mo tra­ba­jar pa­ra sal­var la ro­pa, de­ján­do­le el en­tuer­to al su­ce­sor. Fac­ti­ble, si se lo mi­ra bien; Ar­gen­ti­na es un país ri­co.

Pe­ro en su ac­tual es­ta­do de ‘Pe­rón en­fer­mo’, Fer­nán­dez pue­de eva­luar la con­ve­nien­cia de una re­nun­cia o li­cen­cia por en­fer­me­dad; an­tes o des­pués de las le­gis­la­ti­vas. Sus pro­ble­mas de sa­lud son reales y va­ria­dos, y así co­mo aho­ra se sub­ra­ya que no le im­pi­den ejer­cer el man­do, ma­ña­na po­dría sub­ra­yar­se ra­zo­na­ble­men­te que sí lo ha­cen. Ocu­rre que lle­gar al 2015 sin acu­dir a la de­va­lua­ción y el ajus­te po­dría re­ve­lar­se una ta­rea im­po­si­ble. La si­tua­ción so­cial se agra­va, y la vio­len­cia po­lí­ti­ca, sin­di­cal y ca­lle­je­ra pe­ro­nis­ta -en­tre otras; todo hay que de­cir­lo- ya vie­ne dan­do sig­nos de tor­nar a ins­ta­lar­se en el país. En es­te mar­co, su sa­lud es pa­ra la Pre­si­den­te una in­cues­tio­na­ble car­ta en la manga. Tam­bién pa­ra el pe­ro­nis­mo, don­de los ‘aprie­tes’ a lí­de­res de­bi­li­ta­dos y las re­nun­cias me­lo­dra­má­ti­cas son fre­cuen­tes.

En cuan­to al “Pre­si­den­te” Bou­dou, tan­to pue­de sa­lir de es­ce­na ma­ña­na o pa­sa­do con cual­quier ex­cu­sa y pro­ce­di­mien­to, co­mo per­ma­ne­cer has­ta 2015; un pe­le­le en el ai­re de la con­vul­sa po­lí­ti­ca na­cio­nal. Igual que ‘Isa­bel’. No ten­dría si­quie­ra que bus­car un Ce­les­tino Ro­dri­go: es eco­no­mis­ta; de for­ma­ción y pro­ce­den­cia li­be­ral”.

A lo di­cho en­ton­ces po­dría agre­gar­se aho­ra que la de­rro­ta del go­bierno no so­lo se con­fir­mó; se acen­tuó. Que­da por es­pe­cu­lar, con da­tos pre­ci­sos en mano, so­bre la de­ri­va del pe­ro­nis­mo; si tor­na­rá a unir­se o ha­brá mu­chos, pro­fun­di­zan­do una ten­den­cia a la dis­per­sión y pér­di­da de pe­so en la so­cie­dad que lle­va dé­ca­das. So­bre la po­si­bi­li­dad de que se con­cre­te un fren­te am­plio pro­gre­sis­ta en­tre so­cia­lis­tas, ra­di­ca­les y otras fuer­zas. O que se pro­duz­ca un frag­men­ta­ción ge­ne­ral.

Por úl­ti­mo, so­bre có­mo se lle­ga­rá a 2015. Un es­ce­na­rio po­si­ble es jus­ta­men­te que Cris­ti­na no pue­da o no quie­ra con­ti­nuar a la ca­be­za del go­bierno. Las va­rian­tes de todo lo que po­dría ocu­rrir en ese ca­so son del or­den ex­po­nen­cial. En cual­quier ca­so, se­rá la eco­no­mía, y sus re­per­cu­sio­nes en la si­tua­ción so­cial, la que de­ter­mi­na­rá la evo­lu­ción po­lí­ti­ca.

AFP

PRESIDENTA. “Cris­ti­na se ve pró­cer, su­ce­so­ra na­tu­ral de Pe­rón. Su Evi­ta es El”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.