Ga­ne o pier­da, siem­pre ga­na el pe­ro­nis­mo

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - GUS­TA­VO GON­ZA­LEZ*

La de ayer fue al­go más que una elec­ción de me­dio tér­mino. Fue la pre pri­ma­ria de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que van a dar fin al pro­ce­so kirch­ne­ris­ta, al me­nos co­mo lo co­no­ci­mos has­ta aho­ra. Y el re­sul­ta­do arro­ja dos no­ti­cias im­por­tan­tes.

La pri­me­ra gran no­ti­cia es que el 2015 ya tie­ne a los pri­me­ros pre­can­di­da­tos: Mas­sa, De la So­ta, Bin­ner, Ma­cri ( y tam­bién Scioli) son al­gu­nos de los que subidos a es­tos re­sul­ta­dos in­ten­ta­rán po­si­cio­nar­se pa­ra re­em­pla­zar a Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Pe­ro cuan­do se ana­li­zan los co­mi­cios no só­lo a tra­vés de los nom­bres pro­pios, sino a par­tir de las alian­zas so­cio­eco­nó­mi­cas que los con­tie­nen, la con­clu­sión es que la ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos si­gue eli­gien­do can­di­da­tos de ex­trac­ción pe­ro­nis­ta.

Y la gran no­ve­dad de es­ta se­gun­da no­ti­cia es que no hay allí nin­gu­na no­ve­dad.

Kirch­ne­ris­tas co­mo In­sau­rral­de, pos­kirch­ne­ris­tas co­mo Scioli, me­nem- kirch­ne­ris­tas co­mo Mas­sa, an­ti­kirch­ne­ris­tas co­mo De la So­ta, in­ten­den­tes y gobernadores peronistas que se su­ma­rán al que ga­ne y peronistas que to­da­vía no sa­ben que lo son co­mo Ma­cri, son par­te de ese rea­lis­mo má­gi­co que lle­va el nom­bre de un mi­li­tar. Y la de ayer fue su PA­SO con vis­tas al 2015.

Es­tán re­pre­sen­ta­dos, por ejem­plo, en el 80% de los vo­tos que ayer fue­ron a peronistas en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res (Mas­sa + In­sau­rral­de + De Nar­váez + Mo­mo Ve­ne­gas), el 75 % de los que vo­ta­ron en Chu­but, el 58% del Cha­co, el 48% de La Rio­ja, el 61% de Neu­quén, el 71% de San Luis, el 50% de Río Ne­gro, el 41% de Cór­do­ba e, in­clu­so, el ca­si 50% de San­ta Fe (si se su­man los vo­tos del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria con los del pe­ro­nis­ta del PRO Mi­guel del Sel).

Quie­nes lo vo­tan son he­re­de­ros de aque­lla alian­za de cla­ses ini­cia­da en 1945 que fue ag­gior­nán­do­se a lo lar­go del tiem­po, pe­ro que siem­pre con­tó con un acuer­do tá­ci­to en­tre los sec­to­res más al­tos y más ba­jos de la in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va. Esa alian­za tu­vo en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos his­tó­ri­cos un in­vi­ta­do ex­terno: sec­to­res de la cla­se me­dia. No son par­te del gen ori­gi­nal del pe­ro­nis­mo, pe­ro hu­bo épo­cas (co­mo du­ran­te los se­ten­ta o en la dé­ca­da K) en las que se de­ja­ron se­du­cir por el olor de las ma­yo­rías.

En­tre to­dos si­guen for­man­do ese uni­ver­so de vo­tan­tes que eli­ge pe­ro­nis­mo y que po­ne tan mal a los can­di­da­tos opo­si­to­res (“¿No se dan cuen­ta de que son to­dos peronistas con dis­tin­to dis­fraz?”, pre­gun­ta­rán in­dig­na­dos Stol­bi­zer, Ca­rrió, Al­fon­sín o Bin­ner).

Qui­zás es­tas ma­yo­rías si­gan la má­xi­ma kaf­kia­na de que en la lu­cha con­tra el res­to del mun­do lo me­jor es po­ner­se del la­do del res­to del mun­do. Y en la Ar­gen­ti­na, des­de 1930, el res­to del mun­do es ese he­cho mal­di­to lla­ma­do pe­ro­nis­mo, por­que lo que que­da fue­ra de él son lí­de­res que no lo­gran se­llar una con­tra­alian­za tan fuer­te pa­ra lle­gar al Go­bierno y con­tro­lar el po­der. Fron­di­zi, Illia, Al­fon­sín y De la Rúa dan cuen­ta de esa la­ce­ran­te im­po­si­bi­li­dad.

De­cía un pe­rio­dis­ta ya fa­lle­ci­do que en po­lí­ti­ca siem­pre se co­rre el ries­go de per­te­ne­cer a las ma­yo­rías (Ib­sen di­ría pro­vo­ca­ti­va­men­te que “la ma­yo­ría nun­ca tie­ne ra­zón”). Pe­ro los vo­tan­tes ar­gen­ti­nos eli­gen co­rrer el ries­go de se­guir con­for­man­do una ma­yo­ría que vo­ta pe­ro­nis­mo, me­ne­mis­mo, kirch­ne­ris­mo o có­mo se lla­men esos po­lí­ti­cos que al me­nos ga­ran­ti­zan go­ber­na­bi­li­dad, prag­ma­tis­mo ideo­ló­gi­co, cre­ci­mien­to co­yun­tu­ral y la pre­vi­si­bi­li­dad de ser siem­pre po­pu­lis­tas.

Des­pués, has­ta se los pue­de re­pu­diar y pe­dir pa­ra ellos la cár­cel, pe­ro pron­to apa­re­ce­rá un nue­vo pe­ro­nis­ta que di­rá que es dis­tin­to pa­ra que lo vo­ten. Pe­ro no lo vo­ta­rán por eso, sino por­que es igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.