Cam­biar pa­ra se­guir

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - MA­TIAS TOM­BO­LI­NI *

Lue­go de co­no­ci­do el re­sul­ta­do en los prin­ci­pa­les dis­tri­tos del país, es­tá cla­ro que el hu­mor so­cial res­pec­to del rum­bo que ha to­ma­do el país, es co­mo mí­ni­mo di­fe­ren­te del que pre­va­le­ció ha­ce dos años.

Se plan­tea una agen­da car­ga­da de desafíos: la po­si­bi­li­dad de re­com­po­ner la re­la­ción con los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, pa­ra re­to­mar pri­me­ro las lí­neas de cré­di­to pa­ra el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra, tan­to del BID co­mo del Ban­co Mun­dial a par­tir del arre­glo en el Cia­di, pre­sen­tar un nue­vo ín­di­ce de pre­cios en el mar­co de lo re­que­ri­do por el FMI y re­sol­ver ade­más la for­ma en la que di­cho ín­di­ce se va a em­pal­mar con el an­te­rior, la chan­ce de acor­dar con los fon­dos bui­tre uti­li­zan­do ter­ce­ros que le “com­pren” los de­re­chos a es­tos fon­dos, ce­rrar el fren­te de con­flic­to abier­to con YPF arri­ban­do a una ofer­ta de pa­go que sa­tis­fa­ga a am­bas par­tes. Lo an­te­rior, más el po­si­ble arre­glo con el Club de Pa­rís, abo­nan la idea de re­tor­nar a los mer­ca­dos de deu­da vo­lun­ta­ria pa­ra con­se­guir fon­dos fres­cos que per­mi­tan re­la­jar la pre­sión tri­bu­ta­ria al tiem­po que no se ace­le­ra la emi­sión.

En es­te mar­co, la pro­mo­ción y aper­tu­ra a in­ver­sio­nes en ma­te­ria ener­gé­ti­ca así co­mo fo­men­tar un de­sa­rro­llo más am­plio de la mi­ne­ría se­rían al­gu­nos de los ras­gos que en­tra­rían en el ca­so que el Go­bierno op­te por la es­tra­te­gia de “cam­biar pa­ra se­guir”, la cual se com­ple­ta­ría con una sin­to­nía fi­na en ma­te­ria de sub­si­dios a la ener­gía y el tras­por­te que se re­fle­ja­ría en un au­men­to de luz, gas y tras­por­te ur­bano de pa­sa­je­ros pa­ra los que vi­vi­mos en el área me­tro­po­li­ta­na.

Has­ta po­dría ima­gi­nar­se , en es­te mar­co, una sa­li­da pro­gra­ma­da del ce­po en un con­tex­to don­de el Go­bierno pro­fun­di­ce su po­lí­ti­ca de­va­lua­to­ria ac­tual (30% anual) jun­to con un au­men­to de las ta­sas de in­te­rés.

Del otro la­do po­de­mos ver lo que yo lla­mo “se­guir pa­ra cam­biar” en el mar­co de una pro­fun­di­za­ción de las po­lí­ti­cas que el Go­bierno uti­li­zó has­ta las PA­SO cuan­do se abrió una in­cóg­ni­ta res­pec­to de lo que ha­rán en el fu­tu­ro, da­do que co­men­za­ron al­gu­nas de las me­di­das co­mo las en­tes des­cri­tas. Si ese fue­ra el ca­so, “se­guir pa­ra cam­biar” im­pli­ca­ría, la con­ti­nui­dad de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de 2012 con una fuer­te ex­pan­sión del cir­cu­lan­te, re­pre­sión de las im­por­ta­cio­nes, ín­di­ces y es­ta­dís­ti­cas que se aco­plen al re­la­to, así co­mo pa­ri­ta­rias que han sos­te­ni­do el po­der de com­pra de los sa­la­rios, au­men­to de ju­bi­la­cio­nes por en­ci­ma de la in­fla­ción real, asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo co­mo ele­men­to fun­dan­te de la ex­pan­sión de de­re­chos. Lo cier­to es que nues­tro país ha ga­na­do so­be­ra­nía a la ho­ra de de­ci­dir su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y eso sin du­das es una bue­na no­ti­cia. Lo que hay que asu­mir siem­pre son las con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.