Los re­lo­jes de la tran­si­ción

Perfil (Lunes) - - EDICION ESPECIAL - EN­RI­QUE SZEWACH

Las elec­cio­nes ge­ne­ra­les han ra­ti­fi­ca­do y, en al­gu­na me­di­da, am­plia­do los re­sul­ta­dos de las PA­SO de agos­to. Aho­ra sí, en­ton­ces, y sal­vo im­pon­de­ra­bles, es­ta­mos an­te un cla­ro “fin de ci­clo”.

Pa­ra­fra­sean­do, en­ton­ces, a Chur­chil, y mi­ra­do des­de la eco­no­mía, el “fin del prin­ci­pio”, fue la des­truc­ción del In­dec. El “prin­ci­pio del fin”, fue la to­ma por asal­to de las Re­ser­vas del Ban­co Cen­tral, y la in­tro­duc­ción del con­trol de cam­bios, des­pués de 20 años de un mer­ca­do úni­co y li­bre.

Aho­ra ha lle­ga­do es­te “fi­nal” de un lar­go ci­clo po­pu­lis­ta, que oja­lá pue­da ser el úl­ti­mo de tan­tos que, la­men­ta­ble­men­te, he­mos vi­vi­do. Y es esa es­pe­ran­za de fin de ci­clo la que mue­ve a los mer­ca­dos que “an­ti­ci­pan” el 2016.

Sin em­bar­go, es­ta­mos fren­te a una muy lar­ga tran­si­ción de más de dos años. Es­to no se­ría un pro­ble­ma, si se tra­ta­ra de un cam­bio de go­bierno más, pe­ro, co­mo se ex­pre­sa­ra, lo que se es­pe­ra no es un cam­bio de go­bierno más en el 2016, se es­pe­ra un ver­da­de­ro cam­bio de ré­gi­men.

Los pro­ble­mas del pre­sen­te, en­ton­ces, no se­rán me­no­res. Bá­si­ca­men­te, por­que es di­fí­cil es­pe­rar del kirch­ne­ris­mo, al­go más que un in­ten­to por “em­par­char” lo ac­tual, con even­tua­les cam­bios cos­mé­ti­cos en la po­lí­ti­ca cam­bia­ria y fis­cal y “aguan­tar” con las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral.

Por­que la in­ter­ac­ción en­tre esos par­ches, un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal al­go más hos­til, y un go­bierno po­lí­ti­ca­men­te dé­bil, bus­can­do no ab­di­car de su vo­lun­ta­ris­mo ideo­ló­gi­co, pue­de lle­var a una di­ná­mi­ca muy pe­li­gro­sa en ma­te­ria in­fla­cio­na­ria, de ni­vel de ac­ti­vi­dad y de bre­cha cam­bia­ria y obli­gar al Go­bierno y a la opo­si­ción a en­fren­tar una co­yun­tu­ra mu­cho más com­ple­ja de la pre­vis­ta hoy.

Y ese es el prin­ci­pal desafío de los pró­xi­mos me­ses. El “re­loj” de la po­lí­ti­ca pa­ra el ofi­cia­lis­mo in­di­ca “du­rar” y lo­grar una sa­li­da hon­ro­sa que le per­mi­ta con­ser­var un ca­pi­tal po­lí­ti­co men­gua­do pe­ro su­fi­cien­te co­mo pa­ra in­fluir más allá del 2015. El “re­loj” de la po­lí­ti­ca, pa­ra la opo­si­ción, por su par­te, se­ña­la la ne­ce­si­dad de que la tran­si­ción sea lo me­nos trau­má­ti­ca po­si­ble y que per­mi­ta un nue­vo go­bierno sin nue­vas “emer­gen­cias”.

Pe­ro el “re­loj” de la eco­no­mía mar­cha a un rit­mo muy dis­tin­to. El fu­tu­ro, en ge­ne­ral, es­ta­bi­li­za el pre­sen­te, cuan­do se avi­zo­ra me­jor, es cier­to. Pe­ro no es me­nos cier­to que un pe­río­do tan lar­go co­mo el que fal­ta pa­ra ese fu­tu­ro, pue­de di­luir en par­te ese efec­to.

Si es­to es así, lo que pre­do­mi­na­rá se­rá un es­ce­na­rio de pre­cios re­la­ti­vos que fre­na el em­pleo y la in­ver­sión. Un ajus­te si­len­cio­so y en caí­da del sa­la­rio real. Re­ser­vas en ba­ja, y bre­cha cam­bia­ria con al­ta vo­la­ti­li­dad pe­ro con ten­den­cia a cre­cer.

¿Pue­den con­vi­vir “pa­cí­fi­ca­men­te” es­tos tres re­lo­jes? De­fi­ni­ti­va­men­te no. Y, sin el áni­mo de ser de­ma­sia­do “eco­no­mi­cis­ta”, la eco­no­mía do­mi­na. Si la eco­no­mía do­mi­na, lo que hoy pa­re­ce ser el “plan” ofi­cial de “bu­si­ness as usual”, no pue­de du­rar de­ma­sia­do. El cu­ran­de­ris­mo tie­ne un lí­mi­te. En­ton­ces el es­ce­na­rio más pro­ba­ble, siem­pre que la sa­lud de la Presidenta lo per­mi­ta, es que el Go­bierno in­ten­te des­viar­se lo me­nos po­si­ble de su ac­tual ca­mino. Y que tra­te de mo­de­rar en al­go la ex­pan­si­va po­lí­ti­ca fis­cal y mo­ne­ta­ria. Pe­ro, co­mo se se­ña­la­ra, di­fí­cil­men­te es­to al­can­ce pa­ra lle­gar sin más pro­ble­mas al 2016. Y si no al­can­za, el go­bierno de­be­rá ele­gir si sal­va su ideo­lo­gía o acep­ta la tran­si­ción.

LEO MIRVOIS

CON­DUC­CION. Lo­ren­zino y Ki­ci­llof no de­fi­nen sin CFK.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.